El Ayuntamiento descartó la corrida del Bicentenario en San Antonio

Una empresa taurina propuso organizar el festejo en Cádiz y finaciarlo totalmente

F.o. / Cádiz

10 de agosto 2012 - 01:00

El Ayuntamiento de Cádiz dio la callada por respuesta a una empresa taurina que propuso la organización de una corrida de toros extraordinaria en Corpus, con motivo del Bicentenario, en la plaza de San Antonio, donde se celebraban las corridas a pie en el siglo XVII.

Aficionados gaditanos nos han preguntado por qué este festejo no se da en Cádiz. La idea se venía barajando desde hace tiempo, uno de los que estaban al corriente de esta posibilidad era quien fue director general de Juego y Espectáculos de la Junta, el arcense Manuel Brenes, que llegó a comentar a este diario que se había medido el recinto.

Mas tarde, en otoño del pasado año, los empresarios Carmelo García y Antonio Caba, de la plaza de toros de Sanlúcar y con amplia experiencia en otras plazas como Utrera o Ubrique y que han organizado festejos en colaboración con Canal Sur TV, se reunieron con el gerente del Consorcio del Bicentenario, Emilio Aragón y el secretario general de la entidad Agustín Barberá. Carmelo y Caba ofrecían el festejo sin coste para las arcas públicas y habían contactado con cadenas de televisión.

Uno de los empresarios, Antonio Caba, había toreado en la corrida del bicentenario de la Plaza Mayor de Salamanca, que se celebró a finales del Siglo XX en aquel histórico recinto y quedó impresionado. La idea era montar un festejo a la piconera en San Antonio, ofrecer el despeje de plaza a los Voluntarios Distinguidos, que ya lo hicieron en la corrida del aniversario de la Constitución en marzo de 1814 en la Plaza Nacional, junto al Campo de las Balas.

Carmelo y Caba visitaron varias veces San Antonio, midieron el recinto y lo único que pedían era que se desmontaran las farolas. No se contaba con el Consorcio para la financiación y esta empresa afrontaba la financiación del festejo de su propio bolsillo.

Se instalaría un coso desmontable, el mayor existente. Carmelo y Caba tenían pensado, al igual que se hace en Francia en Carcasona, colocar un toldo de obra alrededor de la estructura exterior, con un diseño de arquitectura de la época acorde con la plaza.

En cuanto al peso de la estructura sobre el piso de la plaza y el albero, el recinto soportar un peso mayor con el escenario del Carnaval, y el peso del coso desmontable era menor por metro cuadrado que ese escenario. Contaban con que los gaditanos se volcaran en el evento e iban a promover asistir con traje piconero.

Las elecciones retrasaron el encuentro con el Ayuntamiento al primer trimestre de 2012. Costó trabajo que el Ayuntamiento les concertara una cita. Por fin, tras mover influencias, recibió a los promotores el concejal Ortiz y les dijo que se iba a estudiar. La callada fue la respuesta: silencio administrativo.

Carmelo y Caba, sin respuesta, desistieron y por fin se ha aprovechado la goyesca que impone el pliego de la Plaza Real a la Empresa para el evento.

También te puede interesar

stats