Toros

Moral: "Creo que me deberían de haber dado la segunda oreja"

  • La estocada caída impidió al palaciego obtener la segunda oreja y abrir la Puerta del Príncipe

Faena grande de Pepe Moral que no pudo abrir la Puerta del Príncipe de la Maestranza debido a que la presidenta, con buen criterio esta vez, no le concedió una segunda oreja que la plaza sí pedía después de una estocada que cayó desprendida.

Al primer toro de Miura le cortó la oreja. Moral comentó que “al principio creía que iba a costarle más pero ha ido la faena de menos a más. Busco más cosas y poder demostrar mucho más lo que llevo dentro”. Y pudo demostrarlo con su segundo toro.

El quinto de la tarde se dejó torear con la muleta y Moral le sacó varios naturales que hicieron levantar a los tendidos. No estuvo muy acertado a la hora de matar ya que la espada quedó desprendida. No fue impedimento para que el público sacase sus pañuelos y pidiese con insistencia la oreja. La presidenta la concedió. La petición del segundo apéndice tuvo la misma intensidad que el primero pero esta vez, la presidencia, con buen criterio, no la concedió.

Al ser cuestionado por la negativa a concederle la oreja, Moral dijo que “la presidencia tendrá sus motivos para no dar la segunda oreja pero si medimos a todos por el mismo nivel, creo que me la debería de haber dado”.El torero de Los Palacios confesó que “los naturales han sido los soñados. No esperaba que el toro rompiese por ese pitón. Este toro me ha hecho sentir el toreo y he podido acariciarlo y empujarlo hacia delante. He disfrutado mucho y he visto cómo ha rugido la plaza. Los muletazos y lo que he hecho sentir a la gente me quedará en el recuerdo. Es un sueño hecho realidad y todo trabajo y esfuerzo en la vida tiene su recompensa y eso lo he vivido hoy” sentenciaba el diestro que salió a hombros por la puerta de cuadrillas ante una gran ovación.

Esaú: “No me acuerdo de lo que ha pasado en la cogida”

Susto tremendo de Esaú Fernández al recibir al primero de su lote en la puerta de chiqueros. El toro, que se paró un par de veces antes de embestirlo, lo arrolló y le dio con la pata trasera en la cabeza, provocándole la pérdida de conciencia durante unos segundos. Volvió al ruedo con tan mala suerte que el toro se rompió la mano al empezar la faena con el capote.

El torero analizó su primer toro y comentó que “sigo mareado pero eso no es lo importante. El toro podía haber sido de triunfo y se ha partido la mano” decía con los ojos llorosos.

Con su segundo toro no tuvo opciones “el animal tenía una embestida descompuesta. Pegaba unos cabezazos que eran difíciles de controlar. Tenía obediencia pero era muy violento. Ha sido una pena que me cogiese el primero de la tarde. A la próxima será” sentenciaba el diestro.

Nazaré: “La pena es que uno necesita triunfar”

Antonio Nazaré no tuvo opciones con los dos astados de la finca Zahariche.

El primer toro, en palabras de Nazaré “ha ido de mentira y no ha cogido la muleta de verdad en ningún momento. Tampoco descolgaba y estaba tapado, por eso me ha costado tanto matarlo. Yo hubiese devuelto al animal. También me ha afectado el estado del ruedo, que resbalaba mucho. Hasta el toro ha perdido las manos”.

Con el segundo tampoco tuvo suerte y el diestro argumentó que “no fue fácil. Nunca terminaba de pasar pero la actitud ha sido la importante y ha habido un momento en el que la gente ha visto la entrega. La pena es que no hubiese tenido un poco más. Me voy con la sensación de llegar a casa y sentirme en paz con uno mismo. La pena es que uno necesita triunfar y cortar las orejas porque la cosa está difícil” concluyó Nazaré.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios