Borja Jimenez. Matador de toros

"Será un año de transición para volver a las grandes ferias"

  • El diestro espartinero, que sumó dos corridas en 2018, espera volver a torear en Sevilla tras dos años de ausencia y confirmar en Madrid

El diestro espartinero Borja Jiménez, ayer, en la Plaza de La Magdalena de Sevilla. El diestro espartinero Borja Jiménez, ayer, en la Plaza de La Magdalena de Sevilla.

El diestro espartinero Borja Jiménez, ayer, en la Plaza de La Magdalena de Sevilla. / Belen Vargas

El matador de toros Borja Jiménez (Espartinas, 1992), quien únicamente sumó dos corridas la pasada temporada es un torero inédito que no ha hecho el paseíllo en Sevilla en los dos últimos años ni ha confirmado en Madrid. Sueña con su etapa de novillero, en la que triunfó en las grandes plazas de España y Francia. Apadrinado por Espartaco, quien vivió una etapa de sequía antes de alzarse como máxima figura del toreo, fortalece su mente con los consejos del maestro. Perito Agrónomo que no ejerce, afirma que, por encima de cualquier cosa, quiere ser feliz cumpliendo sus sueños como torero.

–Borja, tiene que ser durísimo torear tan sólo dos corridas...

–Es duro, sobre todo porque entrego mi vida al toreo y a entrenar, sin tener tiempo para nada. Cuesta mucho trabajo, pero al final por la afición y porque creo en mi mismo puedo cambiar la moneda.

–¿Dónde toreó?

–Las corridas fueron en Tafalla y Utiel y toreé en cuatro festivales.

–¿Qué faena recuerda con más cariño?

–Más que con faenas me quedo con que no se ha notado ese signo de haber toreado tan poco. Gracias al campo, a los tentaderos, he mantenido el nivel. Cuando se torea poco lo que más se nota es en la espada.

"Lo bueno es que, como matador de toros, no me han visto en las grandes plazas. Estoy inédito"

–¿Que perspectivas tiene para 2019?

–Tengo que seguir entrenando, hacer mucho campo y esperar a que lleguen esas fechas fuertes. Hay que estar por todos los medios en Sevilla. He hecho méritos para ello.

–¿Cuál es el balance en esta plaza?

–He toreado dos tardes de novillero, en la primera abrí la Puerta del Príncipe. Como matador, en la primera, en la alternativa –Domingo de Resurrección de 2015–, corté una oreja. Llevo fuera de los carteles desde 2016, en que no hubo suerte.

–¿Madrid?

–Tengo en mente la confirmación. Toreé una como novillero.

–¿Qué recomendaciones le da Espartaco sobre su situación?

–Tenemos una relación bastante estrecha y me da muchísimos consejos. A veces me acompaña al campo y, sobre todo, cuando voy a torear en la plaza. Lo que siempre me dice es que tenga paciencia, que no me aburra y crea en las condiciones que tengo. Me dice que en el toreo todo puede dar la vuelta en un momento y para ello hay que estar mentalizado y viviendo en torero.

–Pero en la época de Espartaco había un segundo circuito que ha desaparecido

. –Lo que toreaban antes los toreros nuevos es lo que torean ahora las figuras. Ese segundo circuito en el que se podía torear veinte o treinta corridas no existe.

–¿Eso le somete a más presión?

–Al igual que a mis compañeros, todo depende de una tarde. Si toreas en Sevilla o Madrid tienes que estar bien, tienes que triunfar. Una oportunidad así supone dos toros en los que te tiene que salir todo redondo y tienen que coincidir varios factores, desde unas buenas condiciones del toro hasta una gran respuesta del público. Es la única forma para que te vuelvan a contratar. Varios lo han conseguido. Antes, Manuel Escribano. El último año, Emilio de Justo, Octavio Chacón, Diego Urdiales. No seré el primero ni el último que pase por esta situación.

"Me alimenta el entrenamiento. Es como quien se alimenta leyendo la carta del restaurante"

–Entre tanto, ¿de que se ‘alimenta’ para continuar esperando esas oportunidades?

–(Responde con humor) Me alimenta el entrenamiento. Es como el que se alimenta leyendo la carta del restaurante.

–¿Cuántas corridas como matador?

–En los cuatro años he toreado veinticuatro.

–Como matador está inédito.

–Lo bueno es que, como matador de toros, no me han visto en las grandes plazas. Estoy inédito. Eso me da tranquilidad y más ilusión para evolucionar y crecer.

–¿Está preparado para la máxima responsabilidad?

–Me veo con sitio y preparado para afrontar esos grandes retos en las grandes plazas.

–¿Qué papel juega la mentalización?

–El 80 o 70 por ciento es mental. Y luego, torear mucho de salón y preparación física. Yo, toreando de salón, lo vivo y me siento.

–¿Su objetivo?

–Será un año de transición para volver a las grandes ferias como en mi etapa de novillero en la que toreaba en muchas plazas de primera categoría como Sevilla, Pamplona, El Puerto, Zaragoza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios