Vivir

El Alcázar del Rey don Pedro de Carmona, escenario para conciertos

  • Por primera vez en su historia, se celebrarán dos recitales en el lugar con entrada libre hasta completar aforo

Presentación del ciclo de conciertos en el Alcázar del Rey don Pedro de Carmona.

Presentación del ciclo de conciertos en el Alcázar del Rey don Pedro de Carmona. / M. G.

El Alcázar del Rey don Pedro de Carmona será el escenario por primera vez en su milenaria historia de un ciclo de conciertos organizados por la Delegación municipal de Cultura, Turismo y Patrimonio.

El alcalde de Carmona, Juan Ávila, presentó esta actividad junto con miembros de la Banda de música El Arrabal, Manuel Fernández, y la Banda de Cornetas y Tambores Nuestra Señora de Gracia, José Manuel Tomillero, que ofrecerán sus recitales los días 20 y 27, respectivamente. Los dos conciertos se celebrarán a las cinco de la tarde y la entrada será libre hasta completar aforo.

Juan Ávila mostró su satisfacción "por la celebración de estos conciertos al desarrollarse en un espacio patrimonial único, que hemos rehabilitado y recuperado no sólo para abrirlo a las visitas turísticas sino precisamente para convertirlo también en una nueva sede de actividades culturales".

Durante la presentación de los conciertos, el alcalde estuvo acompañado por los delegados municipales de Cultura, Turismo y Patrimonio, Ramón Gavira, y de Empleo y Comercio, Angélica Alonso, quienes destacaron que la apertura de este edificio así como otros enclaves patrimoniales de la ciudad se realiza gracias a la puesta en marcha de planes de empleo y a la colaboración de entidades locales como las propias hermandades carmonenses.

Historia del Alcázar del Rey don Pedro

De origen islámico, el Alcázar se convirtió en palacio real con Pedro I en el siglo XIV. Posteriormente adquirió mayor importancia con la reforma realizada por los Reyes Católicos, que también lo usaron como residencia habitual. El terremoto de Lisboa en 1755 produjo grandes daños sobre el edificio que fue abandonado completamente pero que, a pesar de ello, fue declarado Bien de Interés Cultural en 1993.

Durante los últimos años, se han realizado importantes obras en su interior y alrededores encaminadas a la recuperación de los elementos más deteriorados y a su reapertura al público. El Alcázar ofrece además impresionantes y novedosas vistas de la ciudad y de su entorno natural.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios