Vivir

Helado de pistacho: la auténtica receta y sus beneficios para la salud

  • Este fruto seco no sólo aporta proteínas de origen vegetal de la misma calidad que las del huevo, sino que, a igualdad de peso, aporta más cantidad de proteína

El pistacho constituye una óptima fuente de proteína vegetal, ácidos grasos esenciales y minerales (azufre, cobre, fósforo, hierro, magnesio, potasio, selenio y zinc).

El pistacho constituye una óptima fuente de proteína vegetal, ácidos grasos esenciales y minerales (azufre, cobre, fósforo, hierro, magnesio, potasio, selenio y zinc). / M. G.

Numerosas son las propiedades del pistacho, un fruto seco que se transforma en verano en su versión más refrescante y, para muchos, más esperada del año, el helado. Para los fans de este tradicional helado y para aquellos que quieran animarse a elaborarlo en casa, aquí todos sus beneficios para la salud y la auténtica receta del helado de pistacho.

Este fruto seco no sólo aporta proteínas de origen vegetal de la misma calidad que las del huevo, sino que, a igualdad de peso, aporta más cantidad de proteína. American Pistachio Growers explica los beneficios y los trucos de la auténtica receta del helado de pistacho.

Beneficios para la salud del pistacho

Según el estudio realizado por el Departamento de Ciencias Animales de la Universidad de Illinois, la proteína del pistacho (tanto crudo como tostado) contiene los nueve aminoácidos esenciales: histidina, isoleucina, leucina, lisina, azufre AA, aromático AA, treonina, triptófano y valina. Todos ellos son necesarios para la síntesis proteica; y, son los mismos y en cantidad similar a las proteínas del huevo.

La doctora Nieves Palacios, médico especialista en Endocrinología y Nutrición y jefa del Centro de Medicina del Deporte del Consejo Superior de Deportes, destaca que "por cada 100 gramos de alimento comestible, el pistacho contiene 17,6 gramos de proteínas; mientras que el huevo de gallina, 12,5 gramos. Así, a igualdad de peso, el pistacho aporta más cantidad de proteína que el huevo". En este sentido, apunta: "La ración que se ingiere de cada alimento es diferente. Una ración de pistachos supone unos 30 gramos y aporta unos 5,3 gramos de proteínas vegetales de buena calidad. Por su parte, un huevo mediano, de unos 65 gramos de peso, proporciona alrededor de 8 gramos de proteína animal y de buena calidad".

Los cinco beneficios del pistacho son: 

  • Constituye una óptima fuente de proteína vegetal, ácidos grasos esenciales y minerales (azufre, cobre, fósforo, hierro, magnesio, potasio, selenio y zinc).
  • Es rico en vitaminas A, B, C y E.
  • Bajo en grasas saturadas y sin colesterol.
  • Alto contenido en fibra que ayuda a ralentiza la absorción de glucosa por el intestino; disminuye la consistencia de las heces y mejora el tránsito intestinal.
  • Reduce los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre.
El pistacho es bajo en grasas saturadas y sin colesterol. El pistacho es bajo en grasas saturadas y sin colesterol.

El pistacho es bajo en grasas saturadas y sin colesterol. / M. G.

La auténtica receta de helado de pistacho, paso a paso

Los ingredientes necesarios para elaborar el helado de pistacho son:

  • 250 ml de leche entera.
  • 150 ml de nata montada.
  • 130 g de pistachos sin sal.
  • 75 g de azúcar.
  • 4 yemas de huevo.
  • 1 cucharada de licor Amaretto

El día antes de finalizar la receta es necesario tostar un poco los pistachos en una sartén. El siguiente paso será hervir la leche y la nata montada en una cacerola. Sacar del fuego la cacerola e, inmediatamente, añadir los pistachos. Dejar los pistachos en remojo con la mezcla de leche y nata montada en la nevera toda la noche.

Al día siguiente, sacar los pistachos de la mezcla de leche y nata montada y ponerlos en un robot de cocina o batidora a alta velocidad hasta conseguir una pasta homogénea. Hervir la leche y la nata montada en una cacerola. Batir las yemas de los huevos y el azúcar en un bol con una batidora, hasta que la masa sea consistente y esponjosa. Cuando la leche y la nata hiervan, verterlos sobre la mezcla de las yemas y remover constantemente con un batidor. Verter la mezcla con textura de crema o natilla en la cacerola donde anteriormente se había hervido la leche y la nata montada, y cocer a fuego lento. Remover constantemente con una cuchara de madera hasta que se vuelva más espeso. La temperatura debería ser de unos 80º C.

Enfriar la crema resultante colocando la cacerola en agua con hielo. Incorporar la pasta de pistacho y convertir la crema en helado mediante una heladera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios