Vivir

Salir de compras: Tiempo de Madroñas en Regina

  • Mariola Hogazón, Lali Fernández y María Melián están al frente del nuevo negocio. Moda de tendencia y barata centra la propuesta del local, que abrió en diciembre.

Hace tiempo que el comercio y la moda no tienen secretos para tres mujeres que, después de muchos años trabajando juntas, se han convertido en amigas y, ahora también, en socias. Mariola Hogazón, Lali Fernández y María Melián llevan toda la vida trabajando en diferentes comercios de la zona de Regina y el pasado 8 de diciembre abrieron su primer negocio propio. El nombre elegido es Madroñas, en honor al apodo con el que se las conoce después de muchos años trabajando para Madroño, la conocida firma de decoración.

La idea de abrir un negocio llevaba tiempo rondando las cabezas de estas tres mujeres y desde un principio su objetivo era vender "cosas bonitas y baratas". Lo explica María, que estuvo más de una década trabajando para Los Madroño y que, como sus socias, se mueve como pez en el agua en el sector. Eso es lo que ha hecho posible que en el poco tiempo que lleva abierto el negocio se haya corrido la voz y sean muchos los que se acerquen hasta la calle Regina para ver sus propuestas. "Pensamos que era un buen sitio no sólo porque llevamos aquí toda la vida sino porque la calle y el barrio se han convertido en una zona comercial muy importante", cuenta la empresaria.

Por toda la tienda -ubicada en parte del local que en su día ocupara Entretelas- se reparten objetos de decoración (espejos, lámparas, muebles...) pero, sobre todo, moda y complementos. Precisamente el diseño y los precios de estos artículos es lo que ha hecho que durante las pasadas fiestas las colas fueran lo habitual en la recién estrenada tienda. "Dedicamos mucho tiempo a buscar aquí y en otras ciudades prendas y complementos con estilo y baratas". Es por eso que en Madroñas se pueden comprar vestidos desde 15 euros, bolsos desde 17, relojes por 9 o bisutería desde 2 euros. "Queremos que cualquiera pueda vestir a la última y acorde con las tendencias sin tener que preocuparse del precio", asegura Lali, quien también tiene claro que esa es la razón del gran éxito que ha cosechado el negocio en este tiempo.

Chaquetas, blusas, pantalones, carteras y todo tipo de complementos -algunos de tipo vintage y otros elaborados por pequeños artesanos- completan las propuestas de un establecimiento en el que uno se siente como en casa nada más cruzar la puerta y que sólo pretende que comprar sea un placer al alcance de cualquiera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios