Vivir

Un catálogo de músicos con garantía

  • Tres jóvenes andaluces fundan en la ciudad Glissando, una plataforma dedicada a la gestión musical de eventos

Celebraciones y fiestas, como bodas o cumpleaños, o eventos de todo tipo, desde institucionales a eclesiásticos, en los que un grupo o solista ameniza la velada con sus melodías. Pocos ciudadanos de a pie conocen cuál es el procedimiento correcto para contratar legalmente unos servicios musicales. Incluso pocos músicos son conscientes de estos procedimientos o, aunque conocedores de los mismos, actúan "en B". Así lo han observado a lo largo de su trayectoria profesional los creadores de la plataforma Glissando, que nace para cubrir este "vacío legal" y se dirige a los potenciales clientes con dos interrogantes: ¿Eres músico? ¿Quieres música? Si se responde afirmativamente a alguna de las dos cuestiones, los responsables de esta empresa "pionera en el sector" se encargan de asesorar al interesado y de realizar el contrato.

Jaime Calderón es el tesorero de Glissando. Este gaditano de 24 años vino a Sevilla para terminar sus estudios de violín y ahora quiere cursar un máster de gestión cultural y de eventos. Conoce las dos caras de la moneda: "Sé lo que es trabajar como músico desde los 14 años y apenas haber cotizado una semana en esta década. Además, por mi vinculación con mi hermandad, también sé lo que es tener que buscar músicos para los oficios". Esa es la sensibilidad que mueve a estos emprendedores para trabajar por la regularización de los contratos musicales en los eventos: "Nosotros nos encargamos de poner en contacto al cliente con una amplia variedad de solistas y grupos de distintas corrientes musicales que están registrados en nuestra plataforma, además de encargarnos del contrato".

Calderón comparte hermandad de gloria, la Pastora de Santa Marina, con Francisco Javier Segura, sevillano de 28 años, licenciado en Historia del Arte y que realiza la labor de secretario de la empresa. Su formación en piano, aunque inacabada, sirvió a Segura para dedicarse al acompañamiento de ceremonias eclesiásticas tocando el órgano. Y, a través de su grupo El Sochantre Hispalense, contactó con José Ramón Pérez, sanluqueño de 24 años licenciado en Administración y Dirección de Empresas y con el Grado Profesional de piano, que se encargó del papeleo de la fundación y ahora de presidir el proyecto.

Este trío de emprendedores ya cuenta con medio centenar de grupos, como el cuarteto de cuerda Proms de Sevilla y el grupo celta Almadraba Folcks, y una veintena de solistas como Alberto Leal y el guitarrista Isaac Moreno. Una cartera "variada y completa de estilos musicales" con la que quieren "ayudar al que quiere música y al que quiere ofrecerla, dándole su lugar a la malquerida música y, si es posible, expandirnos con ella al infinito", comenta Segura.

Con vistas a la celebración de la Feria, estos emprendedores están realizando una campaña para concienciar a los responsables de las casetas de contratar legalmente los espectáculos musicales. Según avisan, "nosotros podemos encargarnos de gestionarlo todo antes de que Hacienda intervenga".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios