Muestra de dulces de conventos 2018 Seis toneladas de dulces en el Alcázar

  • El Salón Gótico acoge del 6 al 9 de diciembre la XXXIV Exposición y Venta de Dulces de los Conventos de Clausura de Sevilla y su Provincia

Los conventos aportan 290 variedades o especialidades de dulces. Los conventos aportan 290 variedades o especialidades de dulces.

Los conventos aportan 290 variedades o especialidades de dulces. / Juan Carlos Vázquez

Más de 6.000 kilos de dulces se venderán, del 6 al 9 de diciembre de 10:00 a 19:00, en el Salón Gótico del Alcázar, con motivo de la XXXIV Exposición y Venta de Dulces de los Conventos de Clausura de Sevilla y su Provincia.

En total, participan 19 conventos, de los cuales siete son de Sevilla capital –San Leandro (Agustinas), Santa Paula (Jerónimas), Santa Inés (Clarisas), San Clemente (Cistercienses), Madre de Dios (Dominicas), Santa Ana (Carmelitas) y Santa María de Jesús (Clarisas)– y 12 de la provincia de Sevilla –Jerónimas de Constantina, Jerónimas de Morón, Clarisas de Alcalá, Estepa, Marchena, Morón y Carmona, Dominicas de Bormujos, Mercedarias Descalzas de Marchena y de Osuna, Concepcionistas Franciscanas de Osuna y Carmelitas de la localidad de Utrera.

Las novedades de la edición 2018 

Este año destacan, entre las novedades, los corazones de Santa Gertrudis (una tarta de almendra, huevo y mantequilla) que elaboran las mojas de San Clemente, las hojaldrinas de las Mercedarias de Osuna o los dulces sin lactosa de las Carmelitas de Utrera. No faltarán los dulces especiales sin azúcar (Santa Clara de Estepa), los sin lactosa (Purísima Concepción de Utrera) y las yemas de San Leandro sin gluten.

Sin lactosa, sin gluten o sin azúcar, en la exposición se venden dulces para todos. Sin lactosa, sin gluten o sin azúcar, en la exposición se venden dulces para todos.

Sin lactosa, sin gluten o sin azúcar, en la exposición se venden dulces para todos. / Juan Carlos Vázquez

Todos los dulces que se presentan en la exposición se hacen y se venden durante todo el año en los tornos de los conventos, donde también se pueden encargar para celebraciones o eventos.

En Sevilla y provincia hay 35 conventos de clausura con 523 monjas. Los 19 que exponen sus dulces en la muestra traen 290 variedades, que suponen las seis toneladas que se venderán en el Alcázar.

Más de 100 voluntarios por un fin solidario

En este evento, acostumbrado a cerrar sus puertas antes de lo previsto por la rápida venta de sus existencias, colaboran más de 100 voluntarios que admiran la dedicación y labor de las religiosas. Los voluntarios se reparten por comunidades y conventos y conocen los dulces, ingredientes y novedades de lo que venden. De esta manera, cada puesto pertenece a una orden religiosa y tiene a su encargada que todos los años es la misma. Los pedidos se hacen en función de las ventas de la edición pasada. La mercancía siempre se recibe el día anterior a la fecha de la inauguración, de 09:00 a 13:00.

En la organización, hay encargadas de atender a los medios de comunicación, responsables de almacén, de las cajas registradoras, de las vendedoras, de hacer los pedidos, recoger y hacer cuenta con los albaranes, de contar el dinero a diario y de tener siempre el cambio a punto.

Un centenar de voluntarios colaboran en la organización del evento. Un centenar de voluntarios colaboran en la organización del evento.

Un centenar de voluntarios colaboran en la organización del evento. / Juan Carlos Vázquez

Los primeros años de la exposición había un puesto de labores que tenía como encargadas a Maribel González y Reyes Bernáldez. "Era lo más difícil de vender pues casi todo el público va a comprar dulces y, por mucho que ellas iban a los conventos y las orientaban, las labores no tenían tanto éxito de ventas como los dulces y ocupaban bastante espacio en el salón de exposición. Por eso, desde el año 2000, la muestra se dedica sólo a la venta de dulces", detallan desde la organización.

El objetivo de esta muestra de dulces es dar a conocer los productos, recordar la tarea que realizan las hermanas en cuanto a la elaboración de dulces y artesanía, acercar al público a los monasterios no sólo en esta cita sino también durante el resto del año y ayudar con la compra de los dulces a cubrir las necesidades básicas de las religiosas durante el año. "De hecho, ya hay algunos conventos que no vienen a la exposición porque lo venden todo en sus respectivos tornos", cuentan desde la organización.

Una historia y la mayoría de edad cumplida en el Alcázar

La historia de la Exposición y Venta de Dulces de Conventos de Sevilla y Provincia arranca en el año 1985, cuando se celebró en el Instituto Francés tras la cesión de su directora por entonces, Mª Teresa Michoud, de las instalaciones para tal fin. Esa primera vez, inaugurada por el arzobispo Carlos Amigo Vallejo, se agotaron la mayoría de las variedades de dulces en su primer día.

Desde entonces, la exposición se ha celebrado en distintos emplazamientos como el Salón de Salón Tomás del Palacio Arzobispal (durante 14 años, 1986-1999), el Atrio de la Catedral (año 2000) y este año cumple la mayoría de edad en el Salón Gótico de los Reales Alcázares.

Más información: del 6 al 9 de diciembre, en el Salón Gótico del Alcázar, de 10:00 a 19:00. Entrada por el Patio de Banderas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios