Vivir

Un mes para conocer conventos de clausura

  • Ispavilia ofrece durante este mes visitas y charlas sobre los cenobios de la ciudad y las zonas clave del patrimonio ya desaparecido

Una empresa sevillana pone en marcha los fines de semana de este mes de mayo dos ciclos de visitas culturales para conocer el patrimonio histórico oculto. Uno de los ciclos, denominado Sevilla de Clausura, ofrece un recorrido en cinco semanas por más de diez conventos. La ciudad desaparecida es el nombre del segundo ciclo, que se adentrará en la singular destrucción que el patrimonio sufrió a manos de la piqueta, explican desde Ispavilia, la empresa organizadora. La primera parte de este segundo ciclo se compone de dos itinerarios, Sevilla desaparecida y Triana desaparecida.

La primera visita ha sido este fin de semana a las once de la mañana en la iglesia de la Magdalena y se mostrará a los participantes los monumentos que la ciudad ha visto desaparecer a lo largo de los siglos, y especialmente en la década de los 60 del siglo XX.

El próximo fin de semana, el 9 y 10 de mayo, será el turno de Triana Desaparecida, que comienza a las once y media de la mañana en el Altozano y recorrerá "el barrio que ya no existe por la depredadora especulación inmobiliaria", explica Jesús Pozuelo, fundador de Ispavilia y responsable de la ruta. A través de este recorrido se conocerá cómo era el antiguo puente de barcas, el castillo de San Jorge, las cavas, las fraguas de los gitanos; dónde se encontraba la ermita de la Encarnación o los desaparecidos corrales de vecinos de Montaño o de la Parra, entre otros.

Sevilla de Clausura es un programa que recorrerá 10 conventos de clausura a lo largo de los sábados de este mes. El ciclo comenzará hoy a las 11 en la Puerta de la Barqueta con la visita al Real Monasterio de San Clemente, el primero que fundó en la ciudad el rey San Fernando, y vendrá a complementarse con otro de los cenobios del barrio de la Alameda, las Carmelitas de Santa Ana.

En las próximas semanas, hasta el 30 de mayo, se visitarán los conventos de la Encarnación, Madre de Dios, Santa Paula, Santa Isabel, Santa Inés, San Leandro, el Buen Suceso o el Hospital del Pozo Santo. Dos conventos cada sábado, accediendo a la totalidad de los templos y complementando en algunos de ellos la visita con el acceso a su coro, compás, museo o patios.

Este proyecto cultural pretende mostrar una parte desconocida de su patrimonio y colaborar con su conservación. "No podemos proteger el patrimonio que no conocemos", dice Adrián Yánez, gestor cultural y responsable de Sevilla de Clausura. "Parte de los beneficios se entregarán como donativo a las comunidades para colaborar con el mantenimiento de su patrimonio".

El coste de las rutas de La Ciudad desaparecida y Sevilla de Clausura oscila entre los 8 y 10 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios