Aniversario

Tres siglos de las trinitarias en Sevilla

  • El 2 de febrero de 1719 Madre Isabel de la Santísima Trinidad y María Pérez fundaron un beaterio para niñas pobres y huérfanas

Patio del centro educativo.

Patio del centro educativo. / Colegio Beaterio de la Stma. Trinidad

Fue un 2 de febrero de 1719 cuando María Isabel de la Santísima Trinidad, a los 25 años de edad, fundó un beaterio donde acogería a niñas pobres y huérfanas a las que dar una educación cristiana y unos valores para que pudieran llevar una vida como la de cualquier otra menor. De aquella gesta se cumplen ahora tres siglos, un tiempo en el que este centro educativo, el Colegio de las Trinitarias, se ha convertido en un referente de la enseñanza por la labor social que presta.

Aquella Candelaria de hace 300 años Madre Isabel y María Pérez Rodríguez pronunciaban sus votos de pobreza, castidad y obediencia en el convento de los trinitarios calzados. Empezaba a cumplirse el sueño de la fundadora del beaterio. Quedaba por delante una larga travesía para dar respuesta a la alta demanda que tendría este servicio en unos años en los que la ciudad hispalense, tras el esplendor por el Descubrimiento de América, vivía sumida en una imparable decadencia.

Junto a dos mujeres más crearon aquella primera casa de acogida en la calle Enladrillada. Pronto se les quedó pequeño para atender a tantas niñas que requerían sus servicios. Por tal motivo, se decidió arrendar un inmueble de mayor superficie en la calle Santa Lucía, que requería de una reforma muy costosa para la que la comunidad no contaba aún con recursos económicos suficientes, lo que empuja a Madre Isabel a viajar a México, donde se encontraba su tío materno, Sebastián Caballero, quien le había legado una herencia.

Mural pintado recientemente en la fachada del colegio. Mural pintado recientemente en la fachada del colegio.

Mural pintado recientemente en la fachada del colegio. / Colegio Beaterio de la Stma. Trinidad

Una vez allí le exigieron una real cédula para pedir limosna, por lo que se vio obligada a volver a España. Cuando regresa a Sevilla lo hace con 6.000 pesos de herencia de su tío, un lienzo con la Virgen de Guadalupe que aún se conserva en la capilla mayor del colegio y la imagen de un Niño Jesús que se encuentra en la capilla de la fundadora.

Marchó otra vez a América. Llegó el 30 de marzo de 1754. En cuatro años de estancia en México recaudó 14.000 pesos, una cantidad que permitió dar un buen empuje a las obras del beaterio trinitario.

La dirección del colegio está compartida desde 2012 con las Hermanas Trinitarias de Madrid

La dirección del colegio, en este aniversario -que lleva el título Una puerta siempre abierta-, además de rescatar la biografía de Madre Isabel, quiere destacar el sentido de “liberación” que esta institución educativa ha tenido. Hace ahora siete años el beaterio se fusionó con las Hermanas Trinitarias de Madrid, que nacieron con idéntico fin:el de “acoger y liberar a la juventud necesitada”.

Para celebrar los 300 años del Colegio de las Trinitarias se va a desarrollar un extenso programa de actos durante el presente año, que comenzará este sábado, 2 de febrero y continuará el 8 y 22 de mayo y el 16 de junio, cuando la Iglesia celebra el día de la Santísima Trinidad.

La obra educativa de Madre Isabel se encuentra también presente en Galarosa, San Juan del Puerto y Fuenteheridos (Huelva);Sorihuela del Guadalimar (Jaén);y en la ciudad de Cádiz.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios