Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Mascotas | Seguridad vial

¿Cómo deben viajar los perros en los coches?

  • El uso de dispositivos (arnés, rejilla divisoria y transportín) debe hacerse según el tipo de animal, el peso y el tamaño del mismo

Una nula o deficiente sujeción de los animales puede agravar las consecuencias de un accidente. Una nula o deficiente sujeción de los animales puede agravar las consecuencias de un accidente.

Una nula o deficiente sujeción de los animales puede agravar las consecuencias de un accidente. / D. S.

En España, hay 20 millones de animales de compañía; o lo que es lo mismo: dos de cada cinco hogares españoles cuentan con animales, la mayoría perros. ¿Pero, cómo debemos viajar con ellos en carretera? "Grosso modo, deben hacerlo sujetos por el cuerpo, sin que puedan asomarse a través de la ventanilla, sin interferir en la conducción y lejos de las zonas de despliegue de los airbags", señala Roberto Ramos, director de Formación de la Fundación de la Confederación Nacional de Autoescuelas (Fcnae).

Aunque es común ver perros asomando la cabeza por la ventanilla, esta práctica está prohibida y debe evitarse, porque peligra la integridad física del animal y aumenta considerablemente la probabilidad de que se distraiga el conductor.

Además, en caso de accidente, una nula o deficiente sujeción del animal puede agravar las consecuencias del siniestro para éste y para los ocupantes. Por ejemplo, en un impacto frontal a 90 km/h contra un obstáculo inmóvil, los 25 kg de un perro ejercen hacia delante una fuerza que es como si su masa fuese de 600 kg. Es fácil imaginar la repercusión para los ocupantes y para el propio perro, si el animal va suelto en el habitáculo.

Si el vehículo es tipo familiar, lo mejor para animales de gran tamaño es la rejilla divisoria. Si el vehículo es tipo familiar, lo mejor para animales de gran tamaño es la rejilla divisoria.

Si el vehículo es tipo familiar, lo mejor para animales de gran tamaño es la rejilla divisoria. / D. S.

Sistemas de retención del perro

En cuanto a las diferentes formas de retener a los animales en el vehículo, y en consonancia con los sistemas de sujeción homologados por las normas europeas, el experto de la Fundación CNAE recomienda tener en cuenta la talla y el peso, a la hora de elegir el dispositivo. De entrada, se pueden diferenciar tres tipos: el arnés, la rejilla divisoria y el transportín o jaula.

  • El arnés se utiliza especialmente con los perros, dado que permite sujetarlos mediante el cinturón de seguridad o los dispositivos isofix. Roberto Ramos insiste en la importancia de que "la longitud del cinturón sea la adecuada e impida al animal interferir en la conducción. Y no sirven de nada los correajes que se enganchan al collar, ya que, en caso de colisión o de volantazo, no lo retienen".
  • Si el vehículo tiene portón trasero o es de tipo familiar, para animales de gran tamaño lo mejor es la rejilla divisoria. Aquí hay que tener en cuenta la estabilidad tanto de los respaldos de los asientos como de la propia rejilla. Debe optarse por aquella que vaya montada desde el techo del vehículo al suelo del maletero y que cumpla la normativa.
  • El transportín es uno de los métodos más seguros tanto para perros de gran tamaño como para animales medianos o pequeños, aunque su ubicación idónea en el coche difiera. Si el animal es de gran tamaño, el cajetín debe colocarse en el maletero, lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha. "Por el contrario, para perros de menor tamaño, gatos o roedores, el transportín ha de situarse en el habitáculo del coche, siempre en el suelo y detrás de los asientos delanteros, nunca sobre un asiento aunque se sujete con un cinturón de seguridad. Las multas por una mala colocación de los animales en el vehículo pueden llegar hasta los 200 euros", añade el experto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios