Moda flamenca

La pasarela Emprende Lunares, un anticipo a Simof

  • Los diseñadores del proyecto formativo presentaron este martes su colecciones en la Fundación Cajasol

La Fundación Cajasol, en la Plaza de San Francisco, acogió la tarde de este martes la tercera edición de Emprende Lunares, un proyecto formativo de la Fundación Cajasol y la Agencia Doble Erre, en colaboración con Simof. Dividida en dos jornadas con cuatro diseñadores cada día, esta pasarela pretende impulsar las carreras profesionales de las nuevas promesas de la moda flamenca.

Diseños de la colección de Andrea Cobos. Diseños de la colección de Andrea Cobos.

Diseños de la colección de Andrea Cobos. / Juan Carlos Muñoz

En su primera sesión, que contó con la presencia de Raquel Revuelta, directora de la Agencia Doble Erre, y Antonio Pulido, presidente de la Fundación Cajasol, participaron Andrea Cobos, Santos Rodrigues, Javier del Álamo y Fran Solís. Como en la Feria de Abril, la variedad de diseños en la pasarela fue la tónica dominante.

Una flamenca con aires árabes

Diseño de la colección de Andrea Cobos. Diseño de la colección de Andrea Cobos.

Diseño de la colección de Andrea Cobos. / Juan Carlos Muñoz

Encargada de abrir los desfiles, la firma Andrea Cobos presentó El asombro de Damasco. De inspiración árabe, la colección se presenta como una fusión de culturas que ensalzan la figura de la mujer. Árabe y andaluza, la flamenca de Belén Cobos e Irene Andrea, responsables de Andrea Cobos, se envuelve en tejidos vaporosos que se aprecian en la caída de los volantes y en la gasa con la que están confeccionados los diseños.

Con distintas alturas del talle, los diseños juegan con los trajes canasteros y las faldas de capa. Las mangas abullonadas son un elemento más a la hora de conseguir vaporosidad. En cuanto a los tejidos, destacan los brocados, el raso, el tul y la gasa, que se entremezclan en unos diseños en los que los colores protagonistas son el rosa, el azul, el plata, el negro y el oro.

La mezcla de culturas también se aprecia en los complementos, entre los que destacan unos curiosos sombreros realizados en gasa de Flor de Pimienta Atelier, que se combinan con pendientes de la firma De mil colores.

Sencillez cargada de volumen

En la sencillez radica la belleza y así lo demuestra Catarina Santos Rodrigues, responsable de Santos Rodrigues. Con su colección La coronada, la diseñadora presenta flamencas más sobrias. Homenaje a las reinas que han gobernado y a las mujeres del presente, la colección se compone de diseños que resaltan la figura de la mujer con trajes ceñidos. Sus faldas, con volantes de capa, destacan por su voluptuosidad, algo que logra con diminutos volantes de tul bajo la falda, incluso en un diseño con falda plisada.

El volumen de las faldas contrasta con lo sobrio de los escotes, siempre en barco en el frontal y de amplia en la espalda. Las mangas en Santos Rodrigues se simplifican con un volante de capa que juega al bicolor entre la parte visible y la cara interna del mismo. En cuanto a los tonos, la diseñadora apuesta por el rojo, el negro y el verde metalizado, tonalidades que se entremezclan con las flores, el blanco y los tonos pastel.

Los complementos en esta ocasión son de Maryna Torres, que se combinan con los coquetos bolsos de Nina Moniz da Maia, dignos de toda una reina.

Damasco y brocados para el amor de Don Quijote

De inspiración quijotesca, la colección de Javier del Álamo destaca por el juego con los volantes voluminosos. Bajo el nombre de Dulcinea, la colección muestra a una flamenca mucho más romántica. En tonos lisos, los vestidos juegan con el blanco, el gris y el negro, aunque también hay hueco para el rojo.

Diseños más atrevidos, con aperturas en las faldas y talles que salen desde la cintura y son de corte evasé, se aprecian en Dulcinea. En cuanto a los escotes, Javier de Álamo presenta su trío de ases: el palabra de honor, el pico y el barco. Todos ellos con amplitud en la espalda, una apuesta que cada vez cobra más peso en las pasarelas.

La ausencia de lunares se justifica con la creación de texturas a través de los brocados, el damasco, el raso y el lino. Estos tejidos destacan en las mangas que, en su mayoría, son de capa y desde el hombro. Los diseños se combinan con complementos de Artepeinas, que ha creado la colección Del Mudéjar al Barroco.

Reinvención de un clásico

Diseño de la colección de Santos Rodrigues. Diseño de la colección de Santos Rodrigues.

Diseño de la colección de Santos Rodrigues. / Juan Carlos Muñoz

Encargado de cerrar el desfile, Fran Solís presentó en el patio de la Fundación Cajasol la colección Onuba. Inspirado por la riqueza natural de Huelva, Solís recurre al traje clásico de flamenca para adaptarlo y reinventarlo con cortes asimétricos y mangas a la sisa, unas olvidadas en las pasarelas de moda flamenca en los últimos años.

Trajes cortos y largos, cortados a la altura de rodilla y con nesga, que se funden con volantes canasteros y de capa, se dejan ver en Onuba. Vaporosos, los diseños se presentan como vestidos livianos elaborados en crepe, georgette y cole de algodón. En cuanto a los colores, el diseñador recurre a una paleta muy alegre para hacer destacar el azul klein, el amarillo, el verde, el rosa, el blanco y los estampados.

Los diseños de Onuba se combinan con pendientes dorados y tocados de flores y pedrería de María Gutiérrez.

Nuevos desfiles este miércoles

Emprende Lunares vive este miércoles su segunda sesión con los cuatro diseñadores restantes. Los desfiles empiezan a las 17:00 con Jorge Sánchez, continúan a las 18:00 con Pilar Arregui, a las 19:00 con María Fernández Fuentes y a las 20:00 con Pepa Mena

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios