Los héroes del 'Fedra'

  • Acompañamos en una inspección por la Bahía de Algeciras a tres tripulantes del 'Helimer Andalucía' que participaron en el rescate del carguero.

La imagen del Fedra a vista de pájaro sigue impresionando. A bordo del Helimer Andalucía sobrevolamos el carguero, de 200 metros de eslora, que encalló el día 10 junto al Peñón de Gibraltar. Hoy, un día claro y sin apenas viento, el aparato, un helicóptero de la clase Sikorsky S-61 de Salvamento Marítimo, realiza una de las habituales salidas de inspección de lucha contra la contaminación por la Bahía de Algeciras, ahora incrementadas para controlar posibles vertidos.

Al mando se encuentra el comandante Carlos Riscos, que el día 10 tuvo que afrontar la evacuación de los tripulantes del carguero de bandera liberiana. "Llevo más de diez años haciendo esto y, con diferencia, ha sido el peor salvamento". Este experimentado piloto, que lleva volando desde los 19 años, realizó una arriesgada maniobra, no exenta de peligro. Él le resta importancia: "para eso nos pagan", explica.

Carlos Riscos, apodado cariñosamente Nube Negra, explica que cuando está de servicio ocurren todos los accidentes. Allí estaba cuando el New Flame, pero también fue el primer comandante que llegó al Prestige, del que rescató a siete tripulantes y así otros muchos. "Con diferencia, el Fedra fue el peor, por las condiciones meteorológicas", destaca.

Hoy es un día soleado, pero normalmente cuando hay que intervenir en una emergencia las condiciones son malas. Riscos recuerda que ese día había olas de ocho y nueve metros, que el barco estaba junto a la escollera y el mar rompía fuerte provocando incluso una mayor altura en las olas. De ahí, la dificultad para "mantener el helicóptero en esa posición, de noche, sin referencias, con las olas pasando por encima de ti, es como si el helicóptero estuviera en una piscina de agua salada".

El primero en bajar fue Alberto Márquez, uno de los dos rescatadores de a bordo. Ante una emergencia, "intentas repasar todo mentalmente, lo que llevas, lo que puedes encontrar y sabes que cada operación es diferente. Cuando estás descolgándote tienes que tener muy claro a lo que vas", dice. El día del Fedra se encontraron una situación muy complicada: "las olas pasaban por encima del helicóptero, imagina quedarte abajo, en el barco", dice.

En esos momentos, había rachas de viento de 140 e incluso 160 kilómetros/hora. "Fui enganchando a gente, pero en una de las subidas me golpeé contra la roca del acantilado y después con uno de los carteles que había arriba". Tubo problemas en una cadera, "nada serio, algo muscular, más que nada, moratones y algunos cortes", añade. Márquez agradece la atención que le dieron en Gibraltar, donde había un hospital de campaña, junto al faro, desde donde le trasladaron hasta el hospital de la ciudad. Márquez indica que había tanta gente por salvar que decidimos alternarnos y tuvimos la parada".

"Tuvimos un problema con las turbinas que fue lo que hizo que no pudiéramos acabar el rescate", apunta el comandante. "El salitre se deposita en las turbinas, se produce una pérdida de compresión, la temperatura de la turbina se dispara y no entra combustible. Tienes que cortar rápidamente. El problema ocurrió justo cuando teníamos en el barco a uno de nuestros rescatadores", añade.

Era Raúl Ares y era su primera misión en Salvamento Marítimo. "Se portó como un héroe", añade Riscos. En esos momentos, "haces todo lo posible por seguir adelante, pero hay un dicho: una misión de salvamento es buena cuando, como mínimo, vuelven los mismos que han ido a ella, y excelente si, además, te traes a alguien". Para Riscos el que quedara un rescatador era algo que "moralmente, no puedes permitir".

En una operación de salvamento, uno de los rescatadores baja, en este caso al Fedra. Allí organiza a los supervivientes y los engancha con un cabo guía para izarlo desde el helicóptero. Cuando bajó por primera vez Raúl Ares y tenía enganchado a un tripulante quiso subir con él "para que no fuera solo". Sin embargo, en ese momento, el Helimer hizo una maniobra por el temporal "y se lo llevó hacia arriba y yo me quedé. Busqué a otro tripulante que tenía el arnés para subirlo, pero el helicóptero no venía. Pensé que había pasado algo y me quedé con la tripulación para tranquilizarla y organizar la evacuación". Había que buscar un lugar resguardado porque "había olas y caían los cascotes de piedra del acantilado".

Cuando hay una emergencia se produce una subida de adrenalina, reconoce Carlos Riscos. Se piensa en un momento que hay que cortar una operación, pues "piensas que no es todo lo segura que debería para la tripulación, pero piensas que puedes aguantar, que la gente se hecha para adelante y, sobre todo cuando tienes 30 personas abajo en el barco, que no es que esté mal, sino muy mal y a punto de hundirse".

El comandante explica que cuando estaban ya posados frente a la mezquita, en el Peñón, debido al problema de las turbinas "no vi partirse el barco, pero cuando salimos del helicóptero oímos un golpe enorme y nos dijeron que se había partido". Y allí tuvieron que quedarse intentando lavar las turbinas con el agua dulce que les facilitaron los bomberos. Riscos recuerda al ministro principal, Peter Caruana "con las manos en lacabeza. Se portaron muy bien".

Gracias a una pluma y una cesta de los bomberos de Gibraltar, Raúl Ares retomaba el rescate de los tripulantes. "Yo no sabía a cuántas personas podría aguantar la cesta. Tenía miedo de que ésta se enganchara con el barco y pudiera tirar la grúa hacia abajo. Metí a cuatro y después a otros seis, pero la grúa tardaba bastante tiempo en subir y bajar. Los bomberos y la policía intentaban que la cesta se mantuviera estable", relata. Ares añade que una de las veces, la polea de la de la grúa cayó encima y "tiró la cesta con la gente dentro". Riscos incide en que tuvieron que obligar a gritos a que Raúl abandonara el barco.

La inspección viasual de la Bahía termina y apenas se han visto dos pequeños regueros, uno de ellos salía del Fedra. "Luego lo notificaremos", apunta Riscos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios