Las instituciones económicas de Andalucía, en contra del referéndum

  • El Observatorio Económico advierte que una futura negociación no puede dejar al Estado sin competenciasl La Confederación de Empresarios aclara las dudas que levantó su presidente, Juan Rosell

  • El Parlamento no tiene aún fecha para una declaración institucional sobre el proceso en Cataluña

Agentes de la Guardia Civil, ayer en Tarrasa, ante una empresa de mensajería intervenida. Agentes de la Guardia Civil, ayer en Tarrasa, ante una empresa de mensajería intervenida.

Agentes de la Guardia Civil, ayer en Tarrasa, ante una empresa de mensajería intervenida. / toni albir / efe

Comentarios 2

La Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), la principal patronal de la comunidad, y el Observatorio Económico de Andalucía han sido las primeras instituciones en manifestarse en contra del referéndum de independencia de Cataluña. Hasta ahora, las manifestaciones se habían reducido al ámbito de los partidos políticos, aunque el Parlamento andaluz aún no ha puesto fecha para aprobar una declaración institucional en contra del secesionismo. En la Cámara había consenso en contra un referéndum, puesto que los partidos minoritarios de izquierdas estaban en contra que se convocase sin garantías, tal como ha ocurrido, pero Podemos cambió de opinión sin que la nueva fuese clara. Su líder en Andalucía, Teresa Rodríguez, sí ha dejado escrito que el referéndum, tal como está convocado, es legítimo. IU, por su parte, se ha sumado a nivel estatal a la petición de Podemos de convocar una asamblea de alcaldes y parlamentarios para defender el derecho de autodeterminación, con lo cual todo anticipa que el Parlamento andaluz ya no tendría una posición unánime.

Quienes se manifestaron ayer fueron los empresarios y los economistas. El Observatorio Económico hizo pública una declaración contraria al referéndum y a la respuesta de "desobediencia civil" que ha impulsado el secesionismo, una vez que el Gobierno trata de mantener el Estado de Derecho en la comunidad. Estos economistas subrayan que en Andalucía siempre se ha admirado a Cataluña por su "dinamismo económico y empresarial, por su cultura y por su cosmopolitismo", y que la independencia supondría un duro golpe para España porque aporta el 20% del PIB, aunque sostienen que los perjuicios aún serían peores para la comunidad en crisis. "Todos los beneficios de su pertenencia a España podrían desaparecer con rapidez", explica el Observatorio, quien recuerda que hay muchas multinacionales con planes de contingencia para salir de Cataluña en caso de que se independice.

Pero lo más interesante de esta declaración es la reflexión que se hace para el día de después, y que sí afectaría de lleno a Andalucía y al conjunto de las comunidades. Estos economistas abogan porque se debe abrir una negociación entre todos para mejorar el "encaje" de aquellas comunidades donde haya "malestar", pero que su conclusión debe reforzar la lealtad institucional entre territorios autónomos y el Estado y que la Administración central no puede quedarse si competencias. Del mismo modo, advierten que las competencias exclusivas de las autonomías no pueden utilizarse en beneficio de cada uno de los territorios. Lo que vienen a indicar es que, en su opinión, la cesión de competencias ha tenido un uso "torticero" de algunas comunidades contra el Estado.

Muchos de quienes proponen una tercera vía como solución para el desafío secesionista defienden, en efecto, mayores cuotas de autogobierno para Cataluña, tendentes a consolidar un federalismo asimétrico, que se haría en detrimento del conjunto si se beneficiase con un acuerdo fiscal. Para el Observatorio, la prioridad en estos momentos es impedir el referéndum del 1 de octubre.

La CEA también hizo público ayer un comunicado, aunque lo firmó de modo conjunto con el PP. Este manifiesto tiene menos matices, se trata de un texto de apoyo "unánime y sin fisuras" al Gobierno central, para que adopte las medidas necesarias para evitar la independencia. La CEA y el PP también abogan por abrir otras vías de diálogo. Aunque la patronal CEOE se ha manifestado en términos similares, el presidente de la organización, Juan Rosell, sorprendió con unas declaraciones de equidistancia por las que abogaba por buscar soluciones intermedias entre "el secesionismo" y "la sumisión". Rosell justificaba que en Cataluña hay una gran "desafección".

El único que ha roto este relativo consenso andaluz es el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, quien este fin de semana participó en un acto con los radicales de la CUP en Tarrasa. Miembro del SAT (Sindicato Autónomo de Trabajadores), Sánchez Gordillo se alejó de IU, como su organización, aunque ahora ha participado en el proceso de elección del líder. El alcalde, aliado de la CUP, mandó izar ayer una bandera independentista en Marinaleda. Su justificación de apoyo al proceso contiene párrafos como la siguiente, según se extrae de su intervención en Tarrasa: "Porque a Blas Infante se le asesina en la carretera de Carmona, kilómetro cuatro, y murió al grito de viva Andalucía Libre, viva Cataluña libre, vivan los pueblos libres, viva el planeta libre, fuera el capitalismo, fuera el imperialismo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios