Eduardo Escobar. 'Headhunter' de Michael Page Group

"Las empresas se tendrán que adaptar al talento 'millennial"

Eduardo Escobar. / ANTONIO PIZARRO Eduardo Escobar. / ANTONIO PIZARRO

Eduardo Escobar. / ANTONIO PIZARRO

-¿Es un cazatalentos?

-Headhunter, recruiter… Seleccionamos perfiles cualificados. Si considera eso un cazatalentos, sí.

-¿Y quién selecciona a los que seleccionan?

-Nuestra habilidad es detectar las fortalezas de los candidatos y conectarlos con las necesidades de nuestros clientes. Pero en muchos casos descubrimos cualidades de consultoría en nuestro candidato y le planteamos que forme parte de nuestro equipo, siempre que cumpla los requisitos de experiencia y especialización que una empresa como la nuestra requiere. No es fácil…

"El 80% de los alumnos que reciben formación dual en Andalucía acaban colocándose"

-¿Cuántos perfiles manejan en su base de datos?

-Tendremos 1.200.000.

-Estoy seguro de que pese a tener esa base de datos a veces no tienen lo que las empresas les piden.

-Ocurre con frecuencia y entonces hay que buscar el talento de forma directa.

-Quitándoselo a otra empresa.

-Si en otra empresa está el perfil que nos demanda nuestro cliente, naturalmente. Por eso se llama mercado laboral.

-Con toda la fuga que ha habido de talentos en España durante la crisis, ¿ustedes también se dedican a recuperarlos?

-Por supuesto, es lo que llamamos perfiles repatriados. Estoy orgulloso de haber traído de vuelta a casa a un buen número de andaluces. La tecnología nos ayuda mucho en este tipo de procesos donde las primeras entrevistas se realizan con videoconferencia. El concepto de espacio y tiempo ya no es relevante para nuestro trabajo. Podemos captar candidatos que se encuentren en cualquier punto del planeta.

-¿Cuál es el perfil en el que más coinciden las empresas?

-Se buscan personas con un alto grado de compromiso. Es lo que más se valora, pero curiosamente se está dando cierto cambio en la tendencia. En la generación de los millennials no es tan fácil encontrar ese compromiso y las empresas empiezan a comprender que para conseguir a los mejores talentos son ellas quienes tienen que adaptarse al trabajador y no al contrario. Este aspirante va a buscar una conciliación personal, no necesariamente familiar, con su trabajo.

-Supongo que se está refiriendo, principalmente, al mercado tecnológico. Y no sé por qué me estoy figurando lo que genéricamente llamamos frikis.

-Claro, aquí nos encontramos unas competencias distintas. Es el gran cambio en el mercado laboral. Las motivaciones de estos aspirantes no son tanto económicas. Pueden tener una buena oferta económica y no interesarle porque el reto no es lo suficiente innovador. Esto en programación sucede mucho. Y el principal hobby de un programador suele ser programar, por lo que pedirá a su empleador que le deje tiempo para seguir trabajando en sus propias apps.

-Hablamos de trabajos que no son de 9 a 3 en la oficina y cobro una nómina.

-Puede ocurrir que el empleador no llegue ni a conocer físicamente a su empleado. Esos perfiles empiezan a tener más demanda y el concepto de asalariado clásico disminuye. En el futuro se trabajará para varias compañías a la vez a tiempo parcial.

-¿Qué tendríamos que cambiar de inmediato en el mercado laboral?

-El gran cambio que tenemos pendiente es adecuar de una vez por todas el sistema educativo a las necesidades de las empresas. Aunque avanzamos, nuestras universidades siguen siendo estáticas en muchos casos. Mejorar la empleabilidad de las personas es el gran reto de nuestro mercado laboral.

-¿Cuál sería el modelo?

-Una de las vías claras es la formación dual que acaba de nacer en España y que en Alemania lleva funcionando desde hace más de 30 años. El alumno realiza el ciclo formativo y a la vez lo compatibiliza con estancias en empresas de la zona. En Andalucía en torno al 80% de los alumnos consiguen insertarse en el mercado laboral.

-¿En qué se suelen equivocar los departamentos de recursos humanos?

-La función de recursos humanos entendida de manera moderna es relativamente nueva. Aquí se trabajaba con un jefe de personal cuya tarea era llevar las relaciones con el comité de empresa y que dependía del departamento financiero. El profesional de recursos humanos de hoy tiene que estar en la estrategia de la empresa, conocer profundamente el negocio para poder aportar soluciones a medida, alineado con los objetivos de la compañía y cumpliendo necesidades de negocio. En Andalucía, hay trabajo que hacer en este terreno.

-Si uno ha cumplido los 45, se va olvidando de que alguien se interese por él. ¿Me equivoco?

-En los perfiles cualificados la edad no es un hándicap. Quizá en grandes multinacionales que prefieren trabajar con jóvenes a los que ellos forman, pero para las empresas familiares, que son la base en el tejido empresarial andaluz, contar con una experiencia sólida puede darte hasta más puntos que tener un buen currículum universitario. La experiencia es un grado y no nos olvidemos que aporta mucho valor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios