España mantiene el nivel de alerta pero refuerza las zonas turísticas

  • La mesa para evaluar la amenaza terrorista rechaza poner al Ejército en las calles al no percibir amenaza inminente

  • Zoido afirma que la célula está "prácticamente" desarticulada

Comentarios 1

Más seguridad en zonas turísticas y en las zonas más concurridas, más prevención en posibles objetivos de ataques terroristas y refuerzo de la capacidad de reacción ante ellos son medidas que España potenciará tras los atentados de Cataluña, sin necesidad de elevar al máximo el nivel de alerta, que se mantiene en 4. Así lo acordaron en la mesa de evaluación de la amenaza terrorista reunida ayer de forma extraordinaria presidida por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que dio cuenta después al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de esta decisión.

Los responsables de la lucha antiterrorista de la Policía Nacional, de la Guardia Civil, del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, del Centro Nacional de Inteligencia, del Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, de los Mossos d'Esquadra y de la Ertzaintza consideraron de forma unánime que debía mantenerse la actual situación. Zoido explicó que, de acuerdo con las evaluaciones de estos expertos, no existe "riesgo inminente" de atentado y, por tanto, no se considera conveniente elevar el nivel de alerta al 5, que habría supuesto la presencia del Ejército en las calles.

El ministro estimó "conveniente" que los ayuntamientos analicen y estudien en las Juntas de Seguridad la posibilidad de establecer medidas físicas de protección para evitar acciones terroristas, como la colocación de bolardos o maceteros, tal y como la Policía recomendó las pasadas navidades. Negó que no se haya querido aumentar la amenaza por sus posibles repercusiones en el turismo y en la imagen de España, ya que la principal prioridad es garantizar la seguridad.

Por otro lado, el titular de Interior afirmó que todos los expertos asistentes a esta reunión han coincidido en que "prácticamente la célula (terrorista) ha quedado totalmente desarticulada", teniendo en cuenta los cinco terroristas abatidos en Cambrils, los cuatro detenidos y las identificaciones que se han realizado. Fuentes de la lucha antiterrorista consideraron que los terroristas de la célula consiguieron carecen de capacidad operativa en este momento. Añadieron, además, que aún no está claro cuántos fueron los terroristas que murieron en la explosión de la casa de Alcanar, en Tarragona. Hasta ahora se había dicho que eran dos, pero para los investigadores parece probable que entre los escombros puedan estar los restos de un tercero.

Sin querer entrar en polémica, el conseller de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, contradijo a Zoido y se rechazó dar por desarticulada la célula. "Lo que se produjo en Cambrils permite garantizar que se ha dado un golpe muy fuerte a la célula, pero en este momento no se puede decir que esté absolutamente desarticulada".

Horas después, fuentes de ambos departamentos aseguraron que mantuvieron un contacto telefónico en el que coincidieron en que lo ocurrido era un malentendido, que "no tiene más recorrido". Las fuentes han precisado que técnicamente la célula está neutralizada para ambos departamentos, aunque insisten en que lógicamente hay que capturar a los que puedan estar huidos, pero ya no tienen capacidad de atentar, sólo de esconderse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios