calle rioja

El siglo XXI en primera persona

  • Apuesta. Athenaica, editorial joven especializada en libros digitales, reedita dos clásicos de la Islamología y los Estudios Árabes con prólogo de dos profesores de la Hispalense

Los profesores Emilio González Ferrín y Gracia López-Anguita y Sergio Rojas-Marcos, de la editorial Athenaica. Los profesores Emilio González Ferrín y Gracia López-Anguita y Sergio Rojas-Marcos, de la editorial Athenaica.

Los profesores Emilio González Ferrín y Gracia López-Anguita y Sergio Rojas-Marcos, de la editorial Athenaica. / J.A. García

Comentarios 0

Una editorial novísima, Athenaica, de 2014, especializada en libros académicos y universitarios, ha editado un libro de finales del siglo XIX y otro de mediados del siglo XX, dos clásicos del arabismo, disciplina para la que sus editores, Emilio González Ferrín y Gracia López-Anguita, reivindican el nombre de islamología.

Con ese título, Islamología, el jesuita Félix María Pareja (1890-1983), escribió entre 1952-1954 un título fundamental para el estudio de Al-Andalus. La reedición cuenta con un prólogo de Emilio González Ferrín (Ciudad Real, 1965). En el departamento de Estudios Árabes e Islámicos conoció a Gracia López-Anguita (Granada, 1979), que se encarga del estudio crítico y el prólogo de Bibliófilos y bibliotecas en la España musulmana, una obra que Julián Cabrera Tarragó (1858-1934) publicó en 1896 a partir de una conferencia pronunciada en la Universidad de Sevilla.

"La Islamología la crean los jesuitas. El padre Pareja estudió en Oxford y fue a la India"

En presencia de los editores Sergio Rojas-Marcos, Alfonso Crespo y Manuel Rosal, la Universidad de Sevilla acogió la presentación de estos dos volúmenes. "La Islamología cayó en desgracia en España porque sus creadores, Asín Palacios y Félix Pareja, eran dos curas jesuitas que fueron tildados de colaboracionistas de Franco", dice González Ferrín.

Este profesor de la Universidad de Sevilla conoció al padre Pareja, ya nonagenario, en una de las reuniones en Madrid de la Asociación Española de Orientalistas. "Pareja fue un tipo curiosísimo. Estudió en Oxford y se fue a Lahore, hoy de Pakistán, entonces de la India, a dar clases de Teología Islámica. Llegó a la India en moto y en un barquito que se fabricó él mismo". También enseñó Árabe en Bombay y en la Gregoriana de Roma.

González Ferrín intentó introducir la Islamología, "como se conoce la especialidad en las principales universidades del mundo", en la Hispalense, "pero no cuajó como disciplina y terminó llamándose Corán y Tradición Islámica". La Islamología es el estudio del Islam "en sus tres dimensiones de religión, cultura y sociedad contemporánea, para que cuando un terrorista le corta el cuello a un rehén la gente no le eche la culpa al Corán".

Miguel Asín Palacios es de una generación anterior al padre Pareja. Académico de la Lengua desde 1919, en 1931 publica El Islam cristianizado y dos años después funda la revista Al Andalus. El contexto cultural en el que se centra el estudio sobre bibliófilos y bibliotecas en la España musulmana de Ribera Tarragó. La profesora López-Anguita nació y estudió en Granada. "Entonces no había Semíticas en Sevilla. Casi todos los profesores de Árabe de Sevilla se licenciaron en Granada". Esta profesora hizo la tesis doctoral sobre el sufismo y la mística medieval musulmana. Ya colaboró en un libro que Emilio González Ferrín coordinó sobre Alfonso X, firmando una colaboración sobre la geografía espiritual de Ibn'Arabí.

Sabios totales, si Asín Palacios estudió la escatología musulmana en la Divina Comedia de Dante, Julián Ribera Tarragó mostro en su estudio Música de las Cantigas los puentes existentes entre la música arábigo-andaluza y los trovadores medievales.

En España dejó de hablarse de Islamología para imponerse el arabismo. González Ferrín no entiende un estudio global de España ni de Europa sin la presencia de Al-Andalus, por lo que valora que una editorial joven, hija de los tiempos digitales, con el respaldo de un centenar largo de catedráticos y profesores de Universidades europeas y americanas, apueste por unos autores clásicos objeto de ninguneo y de obtusos prejuicios ideológicos.

En los estudios islamológicos, los puntos cardinales no obedecen a la lógica. El norte es el sur y viceversa. Dice González Ferrín que la locomotora científica de estos estudios está ahora mismo en la Universidad de Edimburgo. "Hay una larguísima tradición de los estudios escoceses. Los curas son los mejores en los estudios islámicos. Saben de lo que hablan, saltan de un territorio a otro sin dificultades. En Nueva York, Harvard, Oxford o Cambridge empezaron a contratar a saudíes y se han cargado los estudios. El religioso de lo propio es muy mal crítico". Sin los jesuitas no existiría el Ulises ni las ensoñaciones infantiles de Alberti y Juan Ramón.

González Ferrín recuerda al padre Pareja al volante de un 600 con un espejo retrovisor de andar por casa. "Era gente que hablaban turco, persa, kurdu". En esa escala de maestros que arranca con Pascual de Gayangos y Codera, Julián Ribera es de una generación intermedia. Asín Palacios fue maestro de Emilio García Gómez, el arabista de la generación del 27 y autor de El siglo XI en primera persona.

En puertas de las bodas de plata de la Expo 92, Emilio González Ferrín llegó a Sevilla después de un amplio bagaje académico por los países árabes para trabajar en el pabellón de Arabia Saudí. Ganó el premio Jovellanos con La palabra descendida y ha sido jurado de los premios Príncipe de Asturias. El siglo XXI en primera persona, un milenio más allá del que estudió García Gómez, le ha permitido a una editorial especializada en textos digitales, la jarcha de los nuevos soportes, recuperar una tradición aparcada por las refriegas ideológicas y los clichés de la actualidad.

El magisterio de Ribera sobre el padre Pareja es una hermosa analogía del magisterio que gonzález Ferrín ejerció en su departamento sobre la profesora López-Anguita, especialista en la mística medieval, el preámbulo cultural de los terrenos que luego transitaron Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz.

Los dos libros están en soporte digital y en papel. Forman parte de la serie Literatura Árabe e Islam que dirige Emilio González Ferrín y un consejo con profesores de Universidades de Buenos Aires, Santiago de Chile, Complutense de Madrid, Granada, Córdoba, Extremadura y Sevilla (Hispalense y Olavide).

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios