El conflicto del taxi

Un grupo de taxistas bloquea un coche de alquiler con conductor en la Plaza Nueva

  • Los taxistas cruzaron dos taxis delante y detrás del vehículo, que permaneció casi una hora retenido sin poder maniobrar

Comentarios 43

Un grupo de taxistas cortó la madrugada de este domingo el paso a un coche de alquiler con conductor cuando esperaba a unos clientes en la Plaza Nueva. Los taxistas bloquearon al vehículo colocándole un taxi delante y otro detrás, para que el conductor no pudiera maniobrar. Además, lo amenazaron y golpearon en varias ocasiones el coche, que pasó casi una hora retenido por los taxistas hasta que intervino la Policía.

Los hechos ocurrieron pocos minutos después de la medianoche a las puertas del hotel Inglaterra, donde un vehículo con licencia VTC, la que se les otorga a los coches de alquiler con conductor, había acudido para recoger a unos clientes. Mientras esperaba, los taxistas colocaron un taxi delante y otro detrás y empezaron a amenazar al conductor y a golpear el vehículo. Los clientes grabaron incluso un vídeo del momento, en el que se aprecia cómo un grupo de personas no deja moverse al coche y el conductor pregunta a sus responsables qué debe hacer.

Una clienta avisó antes a la empresa VTC de que los taxistas iban a boicotear su trabajo

Fuentes del sector apuntaron que se trata de un grupo de unos siete u ocho taxistas y que el coche pasó entre 50 y 60 minutos retenido en la Plaza Nueva. Unos minutos antes de este incidente, una clienta avisó a la empresa de alquiler de vehículos con conductor de que había cogido un taxi y que por la emisora había oído que estaban quedando a las doce de la noche para hacer algo contra los vehículos con licencia VTC.

Este incidente se produce tres días después de que cinco coches de este tipo fueran rociados con ácido, en un nuevo sabotaje contra esta nueva modalidad de transporte público. La Policía ha abierto una investigación sobre estos hechos. Uno de los conductores vio que le lanzaban una bolsa desde un taxi en la avenida de Eduardo Dato, mientras que el resto sólo se percataron de los daños sufridos en la carrocería y los faros cuando terminaron sus servicios. La compañía Cabify, para la que trabajaban la mayoría de estos coches, ha pedido más seguridad a la Policía.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios