Sevilla FC

No a otro caso Sergio Ramos

  • Castro pide mesura a la afición ante un posible regreso de Vitolo a Nervión para evitar perjuicios.

  • "¿Y qué le voy hacer?", dice el jugador ante un recibimiento hostil.

Vitolo señala su nombre en su camiseta de la UD Las Palmas el día de su presentación. Vitolo señala su nombre en su camiseta de la UD Las Palmas el día de su presentación.

Vitolo señala su nombre en su camiseta de la UD Las Palmas el día de su presentación. / efe

Cuando todavía es una incógnita si Víctor Machín, Vitolo, dará el paso y estará presente en el Ramón Sánchez-Pizjuán en la visita de la UD Las Palmas después de lo que en Sevilla fue considerado una "traición", en el club nervionense se teme por las consecuencias negativas de lo que nadie duda que se producirá este miércoles por la noche en el escenario en el que el jugador canario ha logrado sus mayores éxitos como futbolista.

"Todavía estoy un poco falto de ritmo", explicó este lunes Vitolo en un medio local, si bien aseguró que "la rodilla ya está bien". Esto hace indicar que el extremo que salió del Sevilla abonando su cláusula de rescisión para acabar en el enero en el Atlético previo paso por Las Palmas estará junto a la avenida de Eduardo Dato en la visita liguera del cuadro amarillo. El recibimiento, está claro, no será muy agradable para Vitolo, pues el sevillismo está encendido y las redes sociales han contribuido a avivar un fuego que puede convertir el Sánchez-Pizjuán en una caldera que supere incluso lo ocurrido con Sergio Ramos en los Sevilla-Real Madrid de Copa y Liga de la pasada campaña."¿Y qué le voy a hacer?", admite de forma escueta el futbolista a La Provincia.

En el Sevilla se teme que las consecuencias perjudiquen de forma clara los intereses del club, tanto deportivos como económicos. Con la seguridad de que el ambiente estará muy caliente en contra de Vitolo esté o no en el partido -mucho más si está presente-, el presidente, José Castro, quiso adelantarse este lunes a esta situación y envió un mensaje al sevillismo a través de los medios oficiales. El máximo mandatario pidió a la afición que no insulte porque los perjuicios pueden ir desde una dura sanción económica hasta exponerse a la clausura del Ramón Sánchez-Pizjuán ya sea parcialmente o en su totalidad.

"Me da absolutamente igual que venga o no venga. No voy a hablar de un jugador que ya es de otro equipo. Aunque desde otro punto intenten calentar el partido, mi responsabilidad es otra. La indiferencia es la mejor medida. La afición ha vuelto a entender que para animar no hace falta insultar y un mal ambiente nos perjudicaría. En cuanto al presidente de la UD Las Palmas... Ha sido una irresponsabilidad en la que yo no voy a caer", comentó.

"Me da absolutamente igual que venga o no, pero un mal ambiente nos perjudicaría"

Actualmente, las relaciones entre ambas entidades están prácticamente rotas y después de un verano en el que Miguel Ángez Ramirez, homólogo de Castro en el club canario, cayese continuamente en provocaciones con el futuro de Vitolo, la situación es muy tensa. El Sevilla anunció medidas legales contra Vitolo, su agencia de representación, la UD Las Palmas y el Atlético poniendo el caso en manos del abogado Juan de Dios Crespo, mientras que el club canario anunció que denunciará ante la UEFA el impago por parte del Sevilla de la plusvalía del traspaso que entiende que le corresponde. Ramírez incluso amenazó con pedir que impida al Sevilla fichar por violar el fair play financiero.

El presidente de Las Palmas, en principio, estará en el palco

Si el ambiente en el Sánchez-Pizjuán estará caliente en contra de Vitolo, tampoco hay que olvidar la incómoda situación en la que puede encontrarse el presidente de la UD Las Palmas en el palco. En un principio, el dirigente canario tiene previsto asistir al partido encabezando la delegación de su equipo, por lo que, según las normas de protocolo, seguirá el partido en el antepalco sentado junto a José Castro. Miguel Ángel Ramírez ha protagonizado fuertes encontronazos dialécticos con los miembros del consejo de administración sevillista, con mensajes que han incluido amenazas y provocaciones. Otro de los encuentros hostiles, aunque éste sea de carácter privado, puede producirse en la comida oficial antes del partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios