sevilla - las palmas | informe técnico

Sin intensidad para percutir

  • Las tres sustituciones sí dieron el giro de tuerca para atornillar al rival

Las imágenes del Sevilla-Las Palmas Las imágenes del Sevilla-Las Palmas

Las imágenes del Sevilla-Las Palmas / A. Pizarro

Comentarios 1

Que el Sevilla atesora más puntos de lo que su juego refleja es innegable. Pero también lo es que acaba los partidos mejor que su rival y que al final se sale con la suya. A su ritmo pausado, parsimonioso, le va dando una mayor cadencia cuando al enemigo le van fallando las fuerzas y se le hacen las piernas pesadas. Berizzo dijo en la rueda de prensa previa que su Sevilla no puede jugar con el dinamismo de su Celta, que los jugadores son otros y que el juego es más elaborado. Pero la elaboración requiere tener la pelota y con el equipo inicial que dispuso, recuperarla, y más aún cerca del área grancanaria, era harto complicado. El dúo que formaron Ganso y Krohn-Dehli se llevó toda la noche persiguiendo a alguno de amarillo, tampoco el liviano Jesús Navas y los indolentes Correa y Ben Yedder dificultaron la salida del balón de los canarios y ya se sabe que si a Las Palmas no le hostiga, no se le propone un juego intenso y áspero, impone su son aplatanado.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Defensa

Berizzo parece no estar de acuerdo con eso de retocar lo menos posible la defensa. De nuevo cambió a los cuatro con respecto al último partido en Gerona. Ayer, el agujero por el que la UD Las Palmas se coló hasta el área de Sergio Rico empezó a abrirse más adelante. En esa casi nula capacidad que tuvieron los seis jugadores más ofensivos del Sevilla para trabajar en el repliegue, coordinarse en la presión y tratar de recuperar la pelota lo más arriba posible. Era casi una quimera.

Así, Las Palmas tuvo cierta facilidad para trasladar la pelota hasta Calleri, que fue un incordio para los centrales por su movilidad, manejo en el cuerpo a cuerpo y listeza para prolongar la jugada de espaldas al área. Encontró un socio en Míchel Macedo, que con potencia irrumpió y superó a Escudero. El peligro no fue a más porque en el área, Pareja y Kjaer sí mandaron por arriba.

Ataque

La dificultad para recuperar la pelota cercenó la intención de imponer un elevado ritmo de juego para asfixiar a los canarios. Sólo el primer cuarto de hora funcionó algo el plan, pero pronto cayó el Sevilla en un juego muy discontinuo. N'Zonzi no podía sostener solo ese ritmo.

Con Franco Vázquez por Ganso, el Sevilla dio un paso adelante. También las entradas de Banega por Krohn-Dehli y de Sarabia por Correa ayudaron a ese giro de tuerca que terminó de atornillar al rival en su área. Y la insistencia, percutir, dio su fruto.

Virtudes

Las variantes de la segunda parte de nuevo dieron a Berizzo una solución al galimatías que él mismo provocó con su planteamiento de salida.

Talón de aquiles

La incapacidad para hacerse con la pelota e implantar el dominio, como pretende, por las características del once. Y la escasa sensación de peligro en el área rival.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios