La Voz Invitada

La agricultura ecológica, clave en la preservación de la biodiversidad del planeta

  • El autor ha encontrado en HaciendasBio un modelo a seguir en la preservación de especies

Una de las explotaciones de HaciendasBio. Una de las explotaciones de HaciendasBio.

Una de las explotaciones de HaciendasBio.

La biodiversidad, término que define a las especies animales y vegetales que pueblan nuestro planeta, proporciona grandes beneficios a la especie humana. De hecho, nos permite llevar a cabo aquellas acciones tan necesarias para subsistir como comer, beber, vestirnos, prevenir y curar enfermedades, así como el hábitat idóneo para el desarrollo de la sociedad. Además, regula el clima, elimina residuos, recicla nutrientes, y pone a nuestra disposición agua, aire, fibras para desarrollar tejidos, madera o combustible, entre otros aspectos.

La biodiversidad nos aporta tanto, que su pérdida conlleva daños incalculables y consecuencias devastadoras afectando directamente a la salud de las personas. Entre las principales, destacan la vulnerabilidad que se genera frente a desastres naturales, la dificultad de acceso a agua y materias primas, el riesgo de inundaciones y también de sequía, incendios forestales o escasez de alimentos y de recursos tanto hídricos como energéticos.

Aunque sabemos que sin biodiversidad no puede desarrollarse la vida humana, no podemos obviar que la extinción de especies forma parte del curso natural de la historia de la Tierra. Actualmente muchas poblaciones de plantas y animales están desapareciendo de diferentes zonas geográficas y están reduciéndose en número. El principal problema aparece cuando al proceso intrínseco a nivel mundial se le suma la actividad humana que lo está acelerando a marchas forzadas, superando unas 100 veces el ritmo originario. La velocidad actual que está adquiriendo la pérdida de especies era hasta ahora desconocida en la historia de la humanidad y, por el momento, no hay demasiados indicios que garanticen que vaya a frenarse.

A pesar de que son muchos los factores que contribuyen a la merma de la biodiversidad, como el cambio climático o la contaminación, uno de los principales enemigos para su preservación y conservación es la agricultura. Esta práctica, si no se realiza de manera responsable y respetuosa, genera cambios en el uso del suelo además de una sobreexplotación de los terrenos.

Como biólogo especialista en la vida del suelo y conocedor de las plantas desde el punto de vista medicinal llevo 20 años analizando diferentes fincas agrícolas convencionales, ecológicas y biodinámicas por toda Europa a través de las plantas que las habitan.

Mi último descubrimiento en positivo y totalmente esperanzador se ha producido en España, concretamente en los terrenos de HaciendasBio, primera productora de fruta y verdura ecológica del país y líder en exportación a Europa. Los resultados extraídos de mi estudio concluyen que gracias a la producción respetuosa con el medio ambiente que lleva a cabo la compañía se preservan especies que con otro tipo de actividad ya habrían desaparecido.

Gracias a un exhaustivo análisis puedo avalar una explosión de biodiversidad en las fincas de la productora, siendo la primera vez en toda mi trayectoria que encuentro especies que habitualmente sólo se hallan en zonas silvestres altamente protegidas y que están recogidas en la denominada “Red List”.

Se trata de la Lista Roja de Especies Amenazadas elaborada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la principal autoridad en esta materia. Es el inventario más completo del estado de conservación de especies animales y plantas a nivel mundial.

Concretamente, en los terrenos de HaciendasBio he detectado la presencia de plantas calificadas como raras, casi en extinción, como Taenatherum caput-medusa o Vulpia cilliata, ambas herbáceas. La presencia de este tipo de especies indica que los procesos productivos ecológicos que desarrolla la compañía favorecen el desarrollo de una biodiversidad sobresaliente, amplia, completa y particular, superior a la normal en el medio agrícola, que normalmente desaparece con los cultivos convencionales.

Cuando los investigadores llegamos a conclusiones de este tipo es crucial que estas se divulguen para informar al conjunto de la sociedad de la relevancia que adquiere cultivar de una manera o de otra, de adquirir unos productos frente a otros y de los beneficios que se derivan de la conservación de la biodiversidad y la preservación del medio ambiente.

Incentivos

También es clave dar a conocer los buenos resultados obtenidos a nivel institucional porque debemos contar con el apoyo de organismos sólidos que contribuyan a la conservación de la biodiversidad y al uso sostenible de los ecosistemas. Cualquier tipo de acuerdo tanto local, como nacional o internacional debe prever medidas en ese sentido, así como incentivos para las prácticas agrícolas que aportan un valor incalculable a nuestro planeta.

De la misma forma, es cada vez más urgente eliminar subvenciones a aquellos procedimientos que son completamente perjudiciales para el planeta y a las actividades centradas únicamente en obtener resultados a corto plazo, sin tener en cuenta los factores que atentan a la biodiversidad e indirectamente a la calidad de vida de las personas.

Es necesario que las diferentes administraciones sumen esfuerzos para generar un cambio de paradigma fomentando una agricultura intensiva sostenible y se tomen medidas para detener la pérdida de especies animales y vegetales, promoviendo un interés real en la conservación de la naturaleza. La biodiversidad del planeta se está destruyendo a pasos agigantados y revertir esta situación debe ser al gran reto de todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios