Tesis sobre el consumo doméstico de agua

El Aljarafe tiene ya más de 15.000 piscinas: una por cada 20 vecinos

  • Palomares, Espartinas y Valencina están a la cabeza, con una instalación de este tipo por cada seis habitantes 

  • En la capital se contabilizan 1.500, una por cada 466 empadronados

  • El consumo medio de agua es un 40% más alto en zonas de chalés que en barrios de viviendas plurifamiliares 

Uno de los chalés con piscina y parcela amplia, que abundan en la comarca. Uno de los chalés con piscina y parcela amplia, que abundan en la comarca.

Uno de los chalés con piscina y parcela amplia, que abundan en la comarca. / Juan Carlos Vázquez

La aspiración de poder acceder a una vivienda con más metros y, a ser posible, con jardín y piscina es uno de los motivos que ha impulsado e impulsa a muchas familias a trasladarse al Aljarafe. A ese deseo ha respondido la oferta de las promotoras en una comarca que funciona casi como un barrio más de Sevilla, aunque con más suelo disponible.

Tres décadas después de que ese modelo urbanístico, en el abundan adosados y chales, cogiera vuelo antes de la Expo, se contabilizan sólo en los 29 municipios a los que surte de agua Aljarafesa un total 15.000 piscinas, entre públicas y privadas, según datos de 2014.

Ello supone una por cada 20 vecinos. En la ciudad de Sevilla hay aproximadamente unas 1.500, con una media de una por cada 466 empadradonados.

Mapa de densidad de piscinas en el Aljarafe. Fuente: UPO Mapa de densidad de piscinas en el Aljarafe. Fuente: UPO

Mapa de densidad de piscinas en el Aljarafe. Fuente: UPO / Dpto. de Infografía

Son algunos de los datos recopilados para la tesis Distribución espacial de la población y del consumo doméstico de agua a escala de detalle en el sistema de abastecimiento de Aljarafesa, que acaba de presentar Serafín Ojeda Casares, profesor de Sistemas de Información Geográfica de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), con la calificación de sobresaliente cum laude.

Se gasta más agua no sólo por las piscinas, sino por los jardines vinculados a éstas

Los datos de las piscinas están extraídos del Catastro y en ellos no se han contabilizado las que existen en las urbanizaciones pendientes de regularizar, algunas de las cuales tienen un tamaño importante, como las que existen en Almensilla o Sanlúcar. Con ellas, la cifra sería más alta.

En cualquier caso, hay cuatro municipios que destacan sobre el resto porque suman más de un millar de piscinas dentro de su término. A la cabeza está Espartinas, con 2.497; le sigue Palomares del Río, que tiene un total de 1.371, y Mairena del Aljarafe, con 1.386 piscinas.

Los datos son más descriptivos si se ponen en relación con el número de habitantes de cada ayuntamiento en el mismo año. De esta forma, Palomares está a la cabeza, con una piscina por cada 5,85 empadronados, a la par que Espartinas, con una por cada 5,90 residentes.

En Valencina, hay una piscina por cada 6,07 empadronados y en Almensilla, una por cada 7,29. En términos relativos, también destacan Bollullos de la Mitación, con 921 piscinas en números absolutos o 10,89 habitantes por cada una y Salteras, con 443 instalaciones o una por cada 12,34 vecinos.

Con menos de 20 vecinos para cada una de sus piscinas se sitúan además Castilleja de Guzmán (14,72); Gines (14,49), Sanlúcar la Mayor (13,95) y Villanueva del Ariscal (19,82).

En el otro extremo, los municipios de Aljarafesa con menor número de piscinas coinciden con los del interior de la comarca, que han conservado el modelo tradicional de construcción, o los que, aún estando surtidos por Aljarafesa, no se ubican físicamente en la comarca del Aljarafe pero están en el estudio.

Destaca Espartinas, con casi 2.500 piscinas. Palomares y Mairena superan las 1.370

La Algaba tiene 596,48 vecinos por cada piscina y Aznalcóllar, 256. Gerena sí destaca, con una piscina por cada 21,50 vecinos. En Santiponce, la media es algo más de 126 habitantes por piscina y en Pilas, de 91,59.

Como novedad, Serafín Ojeda se acerca a esta realidad geográfica con cuadrículas más pequeñas que las habituales en este tipo de trabajos, que son las de un kilómetro cuadrado. Las que ha usado en su tesis son celdas de 250 metros cuadrados, que le han permitido describir una realidad a escala menor a la municipal.

Así, la mayor concentración de piscinas por celda (teniendo en cuenta las láminas de agua por metro cuadrado, como se ve en la infografía que acompaña a esta información) se da en áreas concretas de algunos municipios.

Destacan una zona entre Gelves y Mairena (que coincide con Simón Verde); las nuevas urbanizaciones de Palomares del Río y Almensilla, que son ya mayores que el casco histórico de cada municipio; La Juliana, en Bollullos; y las urbanizaciones que se extienden entre Gines y Valencina y alrededor de la antigua carretera a Huelva, en Espartinas.

Aunque el dato de las piscinas ya resulta llamativo de por sí, el objetivo de la tesis, dirigida por la catedrática de Geografía Humana Pilar Paneque Salgado, se centra en ponerlo en relación con el consumo de agua, con datos aportados por Aljarafesa, para ver en qué media aumenta cuando hay piscinas.

El descenso del consumo ha sido generalizado en la comarca, en la línea de Andalucía y el resto del país

Las medias más bajas son los 93,35 litros por persona y día que se consumen en las zonas con bloques plurifamiliares exentos y los 111,33 que se dan en cascos antiguos.

Pero pasan a los 125,03 litros por persona y día cuando la construcción dominante en una zona es el adosado con piscina y patio; y a los 155,88 litros por persona y día que se consumen en lo que en la tesis se clasifica como zonas de tipo C y que se corresponden con chalés exentos con grandes parcelas y, por supuesto, un buen espacio en el que nadar. En estos datos de consumo no está incluida el agua que pueda provenir pozos, sin pasar por el contador de Aljarafesa.

Evolución del consumo de agua per cápita. Fuente: UPO Evolución del consumo de agua per cápita. Fuente: UPO

Evolución del consumo de agua per cápita. Fuente: UPO

Según estas medias, en las zonas de chalés el consumo es casi un 29% mayor que en los centros históricos y un 40% mayor que las construcciones plurifamiliares, aún cuando éstas también tengan piscinas comunitarias.

El geógrafo incide en que se trata de medias, pero que si se utilizaran para comparar los datos extremos en cada caso, las diferencias serían aún más altas. Por ejemplo, en algunas zonas de concentración de piscinas, como la que se da entre Mairena y Gelves, el consumo se dispara a 250 litros por persona y día.

Una imagen de google map de Simón Verde, una de las zonas con mayor concentración de láminas de agua. Una imagen de google map de Simón Verde, una de las zonas con mayor concentración de láminas de agua.

Una imagen de google map de Simón Verde, una de las zonas con mayor concentración de láminas de agua. / D. S.

Serafín Ojeda aclara que este mayor consumo no tiene sólo que ver con el agua de las piscinas –se han generalizado los sistemas para mantenerla durante bastante tiempo, incluso de una temporada a otra–, sino con los jardines o patios que van vinculados a las mismas y que implican que se gaste más en riego y, en general, en un uso más ocioso o distendido de agua.

A pesar de todo, ninguna de éstas áreas ha quedado fuera de la tendencia generalizada de reducción del consumo de agua, que se ha dado tanto en la parte central como en la oriental y occidental y norte de la comarca, coincidiendo con lo que ocurre en el resto del país y en Andalucía.

Divida la comarca en tres partes, los mayores consumos de agua per cápita se dan en la zona central del Aljarafe (137 litros por persona y día) y que corresponde a los municipios de Albaida, Almensilla, Benacazón, Bollullos, Espartinas, Olivares, Salteras, Sanlúcar la Mayor, Umbrete y Villanueva del Ariscal.

Le sigue la zona oriental, con una media de 133,6 litros por persona y día, incluyendo a La Algaba, Bormujos, Castilleja de Guzmán, Castilleja de la Cuesta, Gelves, Gines, Mairena, Palomares, Santiponce, Tomares y Valencina.

En la zona occidental (Aznalcázar, Carrión, Castilleja del Campo, Huévar, Pilas y Villamanrique) y norte (Aznalcóllar y Gerena), el consumo medio es 128,5 litros por persona y día. 

Preguntado por la sostenibilidad a largo plazo de este modelo urbanístico, Serafín Ojeda cree que, pese a todo, es menos preocupante en el aspecto del consumo de agua que en otros.

Así, destaca que la concienciación y las nuevas tecnologías favorecen el uso cada vez más eficiente del agua en piscinas y jardines. Mucho más compleja es, desde su perspectiva, la sostenibilidad desde del punto de vista de la movilidad.

El modelo extensivo, de viviendas unifamiliares aisladas, lleva sí o sí a la dependencia del coche, que copan carreteras, y dificultan la puesta en marcha de sistemas de transporte público eficientes, que lo son cuando pueden hacer un recorrido rápido y con pocas paradas entre centros neurálgicos, donde se concentra mucha población.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios