san juan de aznalfarache

Segura es expulsado del nomenclátor

  • El gobierno socialista lleva al Pleno de hoy la supresión de la calle en honor del cardenal que se enfrentó a Franco y promovió la construcción del Cerro de los Sagrados Corazones

La calle todavía rotulada en honor al Cardenal Segura en San Juan La calle todavía rotulada en honor al Cardenal Segura en San Juan

La calle todavía rotulada en honor al Cardenal Segura en San Juan / Belén Vargas

Polémico, controvertido, provocador, un príncipe de la Iglesia que a nadie dejó indiferente. Décadas después de su fallecimiento se le sigue teniendo por sus recordadas pastorales y admoniciones como guardián de la moral cristiana de una España en sepia. Monárquico de Alfonso XIII, crítico con el régimen en sus célebres sabatinas en la Capilla Real. Franco no logró expulsarlo de España, pero el gobierno socialista de San Juan de Aznalfarache lo hará hoy del nomenclátor del municipio en aplicación de la Ley de Memoria Histórica. Pedro Segura y Sáez (Carazo, Burgos, 1880-Madrid, 1957) saldrá del callejero del municipio que tuvo como principal referencia durante su pontificado en Sevilla, donde promovió la construcción del Cerro del Sagrado Corazones, donde descansan sus restos mortales y los de su familia, y donde dirigió centenares de ejercicios espirituales.

El cardenal Segura El cardenal Segura

El cardenal Segura

Su calle -una de las principales arterias de la villa de San Juan- pasará a rotularse Paseo de las nueve aceituneras en homenaje a las mujeres que fueron fusiladas en octubre de 1936. La iniciativa es de la Plataforma de la Memoria Histórica de San Juan de Aznalfarache, que recuerda que de algunas de aquellas asesinadas todavía no se han hallado los cuerpos. El biógrafo del cardenal Segura, el sacerdote Carlos, no encuentra justificación a la supresión del rótulo: "No era precisamente franquista. Fue monárquico de Alfonso XIII. Ocurre que hay mucha ignorancia en estos asuntos de la memoria histórica". Ros recuerda el día en que se inauguró, precisamente, el monumento de los Sagrados Corazones en 1948. El banquete posterior a la misa se tuvo que suspender porque Segura se negó a ceder su puesto en la mesa a la mujer de Franco. "El municipio de San Juan es hoy conocido por el cardenal Segura. El antiguo camino que hoy es la Avenida República Argentina era el que él recorría por las tardes para subir al cerro y visitar las obras del templo". El carácter del cardenal, definido por Ros como "el cardenal selvático", generó no pocas anécdotas que hoy se recuerdan. El coche donde viajaba era conocido como "la aceituna". La razón la explica el propio Ros: "Porque se decía que dentro iba el hueso".

Sus críticas a Franco, que lo quiso echar de España, le costaron pintadas de protesta

Nada amigo de la Feria, ni de los bailes, ni de los baños en verano: "A pesar de que en esos años casi nadie iba a la playa. La gente empezó a ir a la playa más tarde, con la aparición del Seiscientos". Sí era muy partidario de las cofradías. Cuando Franco visitó Sevilla durante una larga estancia, el cardenal se marchó a San Juan. A su regreso destituyó al vicario que había recibido a Franco bajo palio en la Catedral. Tal era la oposición del régimen a Segura que aparecieron pinturas a favor de Franco en la fachada del Palacio Arzobispal: "Algunas estuvieron hasta que el edificio se pintó con motivo de la visita del Papa en 1993".

Ramón Serrano Súñer, entonces ministro de Exteriores, se negó a ejecutar la expulsión de Segura de España, tal como había ordenado Franco. Había un avión preparado, pero la orden no se cumplió. El cuñadísimo medió en el Pardo. Tan polémico fue este cardenal que tuvo un hijo secreto, como tiene documentado Ros en su biografía. Nunca fue franquista. Decía que sólo se inclinaba ante el Papa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios