Aljarafe

Coria advierte del riesgo "endémico" del Virus del Nilo, detectado incluso en aves urbanas

  • El Ayuntamiento ha comenzado a fumigar en parques y a actuar con larvicidas en las alcantarillas

  • Va a remitir escritos a 300 propietarios de fincas y a otras administraciones para que apliquen medidas

  • El alcalde esgrime un nuevo informe de la Diputación para insistir en que la Junta debe actuar en un problema de salud pública

Un operario de Lokímica, la empresa contratada pro Coria para ejecutar los trabajos del Plan Municipal de Congrol de Mosquitos, en el parque Adolfo Cantajelo Suárez.

Un operario de Lokímica, la empresa contratada pro Coria para ejecutar los trabajos del Plan Municipal de Congrol de Mosquitos, en el parque Adolfo Cantajelo Suárez. / Antonio Pizarro

El alcalde de Coria del Río, Modesto González, ha corroborado el riesgo al que se enfrentan, de nuevo, los municipios del entorno de las marismas por la circulación del virus del Nilo Occidental (VNO): "Estamos muy preocupados", "sabemos que es endémico en el Bajo Guadalquivir". No es que pueda aparecer con aves migratorias, es que está ya en las que permanecen todo el año en la zona y se pueden encontrar dentro de los cascos urbanos. Asegura que hay estudios de la Estación Biológica de Doñana -que tiene uno de los puntos de recogida de muestras en término de Coria, la finca La Hampa- que lo han detectado en gorriones.

Así lo ha trasladado coincidiendo con el inicio de las fumigaciones en zonas verdes para reducir la presencia de mosquitos adultos -que pueden contagiarse del virus si pican a un ave infectada y transmitirlo a los humanos- en aplicación del plan municipal de control que Coria ya tiene en marcha, pero que deben elaborar otros 42 municipios de Sevilla.

Coria lo entregó el 10 de abril y se remitió de nuevo a la Junta el 20. Aunque no ha habido respuesta o valoración, el regidor señala que han decidido no esperar para ejecutarlo, pero ha vuelto a defender que es la Administración andaluza la que debería asumir estas labores, como competente en salud pública y vigilancia epidemiológica, esgrimiendo un nuevo informe de la Diputación.

El grueso de las localidades afectadas no tienen medios económicos, humanos y técnicos para un plan así y ni el virus ni los mosquitos que pueden transmitirlo (entre ellos los del género Cúlex, común en la zona) entienden de límites territoriales. De nada servirán que se actúe en unos sí y en otros no. Hace falta un "acción conjunta entre todos", ha insistido.

El Programa de Vigilancia y Control Integral de Vectores por la Fiebre del Nilo Occidental que sacó la Junta y que obliga a ejecutar estos planes municipales ya deja claro que el periodo de mayor riesgo arranca en marzo -cuando comienzan a subir las temperaturas y el ciclo reproductivo del mosquito se acelera también- aunque el documento se publicó justo ese mes. "Vamos tarde", ha reiterado Modesto González.

Coria insta al Ministerio a actuar en la laguna que se ha formado en la que iba a ser la embocadura de los túneles de la SE-40

Las fumigaciones se van a desarrollar en 40 zonas verdes de Coria, de forma periódica hasta noviembre. Se va actuar con larvicidas en los imbornales, las rejillas de desagüe calle por calle, como foco de cría de mosquito.

Son trabajos que ejecuta la empresa Lokímica, con un contrato de emergencia por 20.000 euros, aunque el Ayuntamiento lleva gastados en otras actuaciones relacionadas con el VNO unos 100.000 desde septiembre. Se han limpiado y desbrozado determinadas zonas del entorno del Riopudio y se han instalado nidos para murciélagos como medio de control natural.

Propietarios privados también deben actuar en sus fincas

El plan incluye la remisión de escritos a unos 300 propietarios de fincas y que deben ejecutar o contratar a una empresa para que controle y haga esos mismos trabajos. Es uno de los aspectos más controvertidos del programa de vigilancia de la Junta, porque basándose en las competencias municipales de control de plagas, también deja esta supervisión de terrenos agrícolas en manos de los ayuntamientos.

Esos escritos van a llegar a otras administraciones como titulares de espacios naturales o humedales dentro de la zona de riesgo: la propia Junta, con el Brazo del Este; la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), competente en el Riopudio o el Guadaíra e incluso el Ministerio de Transportes, porque lo poco de la obra para los túneles de la SE-40 que se llegó a ejecutar se ha convertido en una importante laguna que los estudios han señalado como foco de reproducción de mosquitos. 

Como marca el protocolo de la Junta, el Consistorio va a instalar trampas para mosquitos el casco urbano, para conocer la densidad, el tipo y la presencia o no de virus en los mismos. No obstante, Modesto González ha avanzado que datos previos del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) apuntarían a que la población de los insectos es normal o similar a otros años en Coria -donde sí hubo un repunte en 2020 por las lluvias de la primavera-, pero sí es más alta en La Puebla del Río e Isla Mayor, que ya han comenzado a fumigar también.

La campaña de información a la ciudadanía para que evite las picaduras también ha arrancado este martes

Desde hoy se pone en marcha además la campaña de información a la población para que tome medidas en el interior y fuera de sus hogares y evite las picaduras. También se insistirá con ella en la importancia de mantener de forma adecuada las zonas en las que se acumula agua para evitar que las larvas. 

En este sentido, la bióloga Lidia Nájar, responsable técnico de Lokímica, ha subrayado la necesidad de mantener las piscinas cloradas -las "verdes" son un riesgo- y evitar los cubos o cualquier otro objeto con agua acumulada en casas de campo o zonas de cría de animales.

El brote que se registró en 2020 en el entorno a las marismas del Guadalquivir se saldó con 76 casos. De ellos, 57 fueron en vecinos de la provincia de Sevilla. Este año no se ha notificado ninguno hasta el momento.

Según la experiencia de años previos, los primeros casos de contagio suelen aparecer en caballos, sobre el mes de junio, aunque hay vacuna para los equinos que usan algunos criadores. No existe para los humanos, en los que en el 1% de los casos la fiebre del Nilo Occidental puede derivar en una enfermedad grave, una meningoendefalitis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios