Aljarafe

Plaga de culebras en Castilleja de la Cuesta

  • Los vecinos llevan años denunciando la existencia de este reptil y aseguran haber encontrado en sus casas ejemplares de "más de un metro de longitud"

  • Proceden de un terreno de propiedad privada lleno de jaramagos

Una culebra en el interior del patio de una vivienda. Una culebra en el interior del patio de una vivienda.

Una culebra en el interior del patio de una vivienda. / M.G.

Comentarios 3

A convivir con culebras durante más de 20 años. A esta situación se han tenido que acostumbrar un grupo de vecinos de Castilleja de la Cuesta que, como cada año en esta época, denuncian la existencia de una plaga de este reptil en la barriada El Faro. Dentro de este grupo de vecinos hay algunos que incluso han llegado a poner en venta sus casas ante la desesperación de una situación que se repite años tras año.

Las culebras, que incluso se cuelan en las viviendas, proceden de un descampado cercano a esta urbanización y que es de propiedad privada. Unos terrenos llenos de jaramagos y suciedad donde se instalan estos reptiles desde finales de agosto y septiembre e incluso en octubre, cuando es un mes caluroso. Según denuncian los vecinos, es un problema "que nadie quiere afrontar", pero que combatirlo les está costando el dinero a ellos mismo. "Yo he tenido que cambiar las ventanas y las persianas de toda la casa y hoy mismo vienen a limpiarme la parte de los terrenos que están más cerca de mi casa", denuncia una de las afectadas.

Reptiles de más de un metro debajo de las camas

La piel de una culebra en la persiana de una de las viviendas afectadas. La piel de una culebra en la persiana de una de las viviendas afectadas.

La piel de una culebra en la persiana de una de las viviendas afectadas. / M.G.

Estos vecinos denuncian llevar años viviendo en continua alerta. "El año pasado me encontré una piel de gran tamaño en la persiana del salón y mi vecina se encontró debajo de la cama de los niños cuando eran pequeños una de mucho más de un metro de longitud", denuncia una vecina que asegura vivir con una gran incertidumbre: "si me encuentro la piel que ha mudado, entiendo que la serpiente debe estar en algún sitio cercano. Yo lo que hago es revisar la casa cada día y taponar los bajos de las puertas", dice.

Esta misma vecina asegura que la desesperación le llevó incluso a poner en venta su vivienda, pero "el mal aspecto" del entorno con el citado descampado no llevó a nadie a llegar a comprarla. "Hace unos años pensé en tirar la toalla y he tenido la casa en venta dos años, pero no lo he conseguido pese a que tenía hasta tres visitas diarias", afirma. Esta mujer cree que la gente se echaba para atrás al ver el estado de la zona. "La casa estaba para entrar a vivir en ella, pero la gente que viene ve los terrenos y la plaza y se echa para atrás", argumenta.

Desde el Ayuntamiento se llegó incluso a aprobar una ordenanza municipal para obligar a los propietarios a la limpieza y mantenimiento de estos terrenos ante las continuas quejas de los vecinos afectados y, según explican los vecinos, el propio gobierno local se comprometía a realizar estas laboras y luego pasar las facturas a los dueños. Pero el problema sigue sin solucionarse. "Uno de los dueños lo que hace de vez en cuando es meter máquinas para tumbar los jaramagos y amontonarlos, pero no los recoge por lo que el problema sigue siendo el mismo y el otro dueño ni siquiera se molesta", explican los vecinos.

Una de las culebras en una silla de la terraza. Una de las culebras en una silla de la terraza.

Una de las culebras en una silla de la terraza. / M.G.

El gobierno local tiene publicado en su web un comunicado fechado en septiembre de 2017 en el que hace referencia a esta situación. El documento recoge que esta normativa municipal que citan los vecinos en la que se requiere a los propietarios la limpieza de la zona está incluso publicada en el BOE. El escrito municipal se refiere a una actuación de 2016, en concreto los días 13 y 19 de septiembre y ya el año pasado, los días 30 de marzo y 3 de abril y también en septiembre. "El lunes 18 de septiembre de 2017 se procedió a la fumigación y al tratamiento del perímetro de toda la barriada, se colocaron carteles indicando que se iba a fumigar y se realizó entre las 15 y las 16 horas del citado lunes día 18 de septiembre", recoge la nota informativa.

Sin embargo... el problema persiste para estos vecinos de El Faro, que un año más se ven en la necesidad de seguir denunciado una situación que arrastran desde hace décadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios