DEPORTES El papel de Sampaoli a Jordán, carne de meme en internet

Andalucía

Año 1 D. S. (después de Susana)

  • Nueva etapa para la ex presidenta de la Junta, pieza central del tablero político andaluz en la última década

Susana Díaz, en el Senado.

Susana Díaz, en el Senado. / Mariscal / EFE

El tablero político andaluz ha perdido una de sus piezas más relevantes de la última década. Susana Díaz encara 2022 en un segundo plano después de haber sido la principal protagonista. Paradójicamente, la ex presidenta de la Junta comienza el año donde estaba hace justo 10 años:en el Senado por designación del Parlamento autonómico. La diferencia es que en enero de 2012 la carrera de esta trianera estaba en pleno acelerón. Pocos meses después de estrenar su escaño en la Cámara Alta vio como el PP ganó las elecciones andaluzas sin la mayoría suficiente y se convirtió en consejera de Presidencia en el Gobierno que pactaron PSOE e IU y que acabaría siendo el suyo propio tras la salida de José Antonio Griñán. Seis años después, en diciembre de 2018, fue su partido el que ganó sin la mayoría suficiente y los socialistas fueron desalojados de la Junta de Andalucía por una coalición de derechas.

Esa victoria pírrica explica por qué Díaz está hoy en el Senado después de ser firme candidata a liderar el PSOE federal hace no tanto tiempo. Su derrota frente al hoy presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, fue, quizás el primer paso de ese camino a la Cámara Alta. Después, Díaz se enrocó en su bastión andaluz, pero también se le escapó de las manos en aquella noche del 2 de diciembre. Anunció entonces que no se iría, que intentaría recuperar el Gobierno andaluz, en parte convencida de que la alianza entre PP, Ciudadanos y Vox no sería tan sólida como después ha resultado.

Después de dos años de oposición titubeante, el sector crítico con la gestión de la ex presidenta conectó con la voluntad de la dirección federal de Ferraz y comenzó la presión que acabó con unas primarias que Díaz volvió a perder. A la dificultad de hacer frente a Juanma Moreno con las 37 años de gobiernos socialistas en las alforjas, Díaz tuvo que enfrentarse al problema orgánico. En primavera, Juan Espadas se convirtió en la opción de los críticos y de Ferraz y logró superar a la ex dirigente socialista. Más paradojas:ahora Espadas y Díaz comparten bancada en el Senado, ya que el ex alcalde de Sevilla ha querido mantener un cargo institucional hasta que llegue la fecha de las elecciones.

Díaz se puso a disposición de la nueva dirección mientras se gestó su marcha a la Cámara Alta, que acabó fraguándose el pasado mes de septiembre. Ahora ocupa la presidencia de la Comisión de Industria, Turismo y Comercio, lo que le permite cobrar lo mismo que percibía como presidenta del grupo parlamentario socialista en el Parlamento autonómico. Junto a su trabajo como senadora, Díaz compagina una nueva vertiente como tertuliana en programas de televisión nacional y ha redoblado su presencia en las redes sociales.El PSOE, sin Díaz en la sala de máquinas por primera vez en una década, se enfrenta a unas elecciones autonómicas sin el sostén de la Junta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios