Andalucía

Espadas y Díaz ponen fin a una bicefalia de 14 días

  • El candidato ha evitado lo que iba a ser el último choque de trenes entre la ex presidenta de la Junta y Ferraz

Susana Díaz felicita a Juan Espadas el  domingo 13 de junio.

Susana Díaz felicita a Juan Espadas el domingo 13 de junio. / Antonio Pizarro

Si algo o alguien no lo estropea, y es posible tanto lo uno como lo otro, Susana Díaz anunciará a principios de la próxima semana su salida de la secretaría general del PSOE-A, después de casi ocho años al frente de la mayor federación socialista del país. Su competidor en las primarias, Juan Espadas, ha logrado llevar lo que él mismo ha llamado la transición hasta una solución pactada entre ambos en solo dos semanas. Un éxito, si se consideran los antecedentes del partido. José Antonio Griñán y Manuel Chaves coexistieron durante casi un año en los cargos de presidente de la Junta y secretario general, respectivamente, pero aquella experiencia resultó definitiva para que recomendar que las bicefalias, si se dan, duren poco.

Manuel Chaves dimitió como presidente de la Junta el 23 de marzo de 2013, dejó el cargo a José Antonio Griñán y pactó con él que seguiría siendo el secretario general del partido hasta el congreso ordinario. No pudo ser. A Griñán y a buena parte del partido le entraron las prisas y Chaves quedaba expuesto en su día a día como vicepresidente en el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Hubo que adelantar el congreso para dar un relevo de liderazgos que se cobró la amistad personal de ambos mandatarios, y que dejó al partido dividido casi hasta la llegada de Susana Díaz.

Espadas y Susana Díaz han acordado los términos en que se producirá la retirada de la segunda. casi palabra por palabra. Ambos intervendrán en un acto público, explicarán sus razones y Díaz anunciará su dimisión como secretaria general para dar paso a Espadas. La ex presidenta de la Junta no dejará la política, probablemente vaya al Senado con el nombramiento del Parlamento andaluz. Esto es algo que ella explicará, y Espadas se encargará de decidir qué senador actual deja la Cámara Alta para que llegue Díaz. En apenas dos semanas, el alcalde de Sevilla ha logrado poner fin a una bicefalia y ha evitado un nuevo choque de trenes entre la ex presidenta y la dirección federal de Pedro Sánchez.

La misma noche de las primarias -de eso hace hoy dos semanas-, Díaz anunció que se retiraría en el congreso regional que toca en diciembre, pero las luces rojas se encendieron en el PSOE ante un nuevo período de bicefalia que amenazaba con extenderse durante seis meses. Y ahí fue cuando Espadas solicitó que lo dejasen sólo, a él y a la ex presidenta, sin más injerencias, para llegar a una salida. 

Ante las dudas de Susana Díaz, Ferraz apretó las tuercas. Adelantó el comité federal al 3 de julio, y amenazó a la ex presidenta con convocar otras primarias, para elegir secretario general, si antes no dimitía. En realidad, eso es lo que va a ocurrir, aunque el acuerdo de los dirigentes andaluces pasa por reunir al comité director del PSOE-A y adoptar esas decisiones antes que Ferraz.

Para logra esto, Espadas protagonizó este jueves una rueda de prensa que era en sí una rectificación. Él mismo aseguraba que no le había solicitado a Susana Díaz que dimitiese, algo que la ex presidenta y los leales que le quedaban llevaban días insistiendo. Es posible, pero Espadas nunca lo había explicitado así; en cualquier caso, concedió a la contrincante lo que ella requería y, con tan bajo precio, solventó lo que de otro modo hubiese sido la irrupción de Ferraz en la dirección del PSOE de Andalucía.

Espadas ha demostrado que maneja algo que él presume de conocer: la emocionalidad de los procesos de negociación. Ha evitado que Díaz se atrinchere y que Ferraz entre como elefante en cacharrería sin haber dado mucho a cambio. Es cierto que la ex presidente reconoció el 13 de junio que Espadas era quien iba a marcar las políticas del partido, y así fue desde el principio: tuvo libertad para elegir a la nueva dirección del grupo parlamentario y para marcar la nueva estrategia de oposición al Gobierno andaluz.

El comité director del PSOE-A tiene que ponerle fecha al proceso de elección del secretario general. Si no hay más candidatos que Juan Espadas, todo acabará este mes de julio, aunque el congreso regional tarde mucho más. Hasta entonces, Espadas tendrá que contar con los mismos miembros de la Ejecutiva de Susana Díaz, aunque buena parte de esta dirección ya apoya al alcalde de Sevilla.

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios