Deportes Todo sobre la Carrera de la Mujer en Sevilla: recorrido, cómo llegar o dónde recoger el dorsal

Andalucía

Haz que pase

  • Susana Díaz cierra la campaña con una de sus ya célebres camisetas con mensaje en la que podía leerse, en inglés, el lema que Pedro Sánchez utilizó en las generales de abril de 2019

Susana Díaz, en La Carlota.

Susana Díaz, en La Carlota.

La sesión de control al Gobierno en el Parlamento, que suele ser al mediodía de los jueves, se adelantó esta semana al miércoles a las cuatro de la tarde porque al día siguiente Juanma Moreno tenía un acto con los Reyes en Granada. Al efecto del calor sofocante que anunciaba la llegada del verano había que sumar el sopor propio de la hora, lo que provocó un intercambio descafeinado, de baja intensidad, en la vieja iglesia renacentista donde los políticos andaluces se interpelan cada dos semanas. Pese al terremoto granadino del Gobierno andaluz, el aliciente de este pasado Pleno estaba ver cómo en las primarias que hoy celebra el PSOE andaluz se colaban en el antiguo Hospital de las Cinco Llagas. Todas las expectativas desaparecieron cuando Susana Díaz, que suele protagonizar el intercambio más sonoro con el presidente de la Junta, preguntó por sanidad y se llevó de vuelta críticas a su gestión como jefa del Ejecutivo andaluz. Ni rastro de las primarias en las contestaciones de Juanma Moreno.

Díaz apareció en el Pleno con una camiseta color champagne, con cierto brillo, pero sin mensaje. Fue incluso llamativo ver un lienzo liso donde, en las últimas semanas, hay multitud de mensajes. Diez minutos después de la sesión de control, la secretaria general del PSOE andaluz apareció por los pasillos con otra prenda, esta vez sí, con una palabra en inglés y un arcoiris de lentejuelas. “Positive”, se podía leer. Díaz se dirigía al coche en el que se ha pateado Andalucía en las últimas semanas y en el que volvía a montarse para acudir a un acto en Alcalá de Guadaíra para después seguir hacia Córdoba. A preguntas –insistentes– de los periodistas sobre sus sensaciones respecto a esta noche contestó con un somero “estoy, estoy”.

En una de las escasas entrevistas que ha dado en esta campaña –ninguna a un medio escrito– la propia Díaz explicó que ha visitado más de 300 agrupaciones socialistas. Ayer, en su último día de campaña, sumó otras cuatro, ya que la quinta cita del día, el cierre, fue en Sevilla capital. Para esta última etapa eligió una camiseta blanca con un mensaje rojo,“Make it happen”, es decir, haz que pase. Hace poco más de dos años, en la campaña de las elecciones generales de abril de 2017, los muros de todo el país se llenaron con carteles en los que podía verse la cara de Pedro Sánchez, mirando al frente, con el mismo mensaje.

Lo que el presidente del Gobierno pedía a sus votantes era un apoyo suficiente para seguir en La Moncloa, una forma de movilizar a los votantes. Lo que ahora pide Diaz es que los más de 45.000 militantes del PSOE andaluz la elijan como candidata a la Junta, según su relato, contra la voluntad de Ferraz, es decir, de Pedro Sánchez. La mimetización de la ex presidenta de la Junta con su viejo contrincante y compañero dio ayer una nueva vuelta de tuerca con esa camiseta. Queda por ver todavía qué enseña elige hoy, cuando acuda a votar a las 12:30 a su agrupación de Triana-Los Remedios, y si se cambia de ropa para acudir a San Vicente, donde a partir de las 20:00 se esperan los resultados sobre la que puede ser la última oportunidad de Díaz para remontar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios