Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Andalucía

Juanma Moreno presiona a Pedro Sánchez con la financiación y su reunión con Torra

  • El presidente de la Junta remite la tercera carta en menos de un año al líder socialista para solicitarle una reunión y desbloquear la llegada de fondos estatales a Andalucía

Juanma Moreno felicita a la presidenta del Consejo Consultivo de Andalucía, María Jesús Gallardo. Juanma Moreno felicita a la presidenta del Consejo Consultivo de Andalucía, María Jesús Gallardo.

Juanma Moreno felicita a la presidenta del Consejo Consultivo de Andalucía, María Jesús Gallardo. / Julio Muñoz / Efe

La Junta de Andalucía quiso enviar ayer un mensaje de "lealtad y entendimiento" al nuevo Gobierno, pero también lanzó una amenaza de correosa oposición a un Pedro Sánchez que "ha orillado" a la región en el debate de investidura. "No nos gusta ni el fondo ni la forma", reconoció ayer el portavoz del Ejecutivo andaluz, Elías Bendodo, antes de revelar que el presidente, Juanma Moreno, ha vuelto a enviar una carta al flamante inquilino de La Moncloa para pedirle una reunión urgente. El objetivo es desbloquear asuntos de interés para Andalucía, como la financiación autonómica o el desarrollo de infraestructuras en la región.

Con el envío de la misiva, Moreno baja un pistón en la estrategia de oposición al Gobierno central que lleva semanas escalando. No descarta las movilizaciones, pero vuelve al tono institucional que ha definido su acción en el año que lleva en San Telmo. No es la primera carta que Juanma Moreno remite a Pedro Sánchez. La primera le llegó al líder socialista en enero de 2019, poco después de la llegada del mandatario del PP a la Junta. Entonces se programó una reunión que acabó pospuesta por petición del presidente andaluz, que tuvo que recibir al vicepresidente de la Comisión Europea. En septiembre hubo un segundo intento que no fraguó y, ahora, se ha producido el tercer intento.

Entre el segundo y el tercer envío Sánchez ha pasado de fracasar en la investidura a ganar unas segundas elecciones y armar un gobierno de coalición con Unidas Podemos y el aval de fuerzas nacionalistas e independentistas. El nuevo escenario, con un Gobierno "socialcomunista", carga de munición al Ejecutivo andaluz para presionar desde el sur al secretario general del PSOE. La Junta ha puesto tres líneas rojas a Sánchez para accionar la palanca de la presión, pero se pueden resumir en una:"Que no haya unas comunidades de primera y otras de segunda".

"¿Sánchez va a recibir antes a Torra, un presidente inhabilitado, que a Moreno?”, critica Bendodo

De entrada, la conversación que mantuvieron ayer Pedro Sánchez y Quim Torra ya ha puesto a la Junta en alerta. "¿Va a recibir antes a Torra? ¿Un presidente inhabilitado y que se salta la ley?", se preguntó ayer Bendodo, quien consideró que un encuentro entre el jefe del Ejecutivo central y el dirigente catalán supondría "deslegitimar" a la Junta Electoral Central, que ha inhabilitado a Torra por desobediencia.

Otra de las líneas rojas de la Junta consiste en la apuesta por mantener el diálogo multilateral entre las comunidades y la Administración central. Un ejemplo de ese tipo de foros es el Consejo de Política Fiscal y Financiera, del que Cataluña lleva años ausente y que Andalucía aspira a que se convoque cuanto antes, tal y como solicita Juanma Moreno en su carta a Pedro Sánchez. La ministra de Hacienda –y futura portavoz–, María Jesús Montero, debió reunir este órgano en 2019, pero no lo hizo. Es en este Consejo donde la Junta aspira a desbloquear dos de los asuntos prioritarios que el presidente andaluz quiere plantear al jefe del Gobierno central: la reforma de la financiación autonómica y la transferencia de los 537 millones del desfase del sistema de contabilidad de IVA de 2017.

Sobre la financiación autonómica, la reclamación de la Junta es la misma que la propia Montero defendía cuando formaba parte del Ejecutivo andaluz de Susana Díaz. La petición de aumentar en 4.000 millones el dinero que llega a Andalucía del Estado es el cálculo incluido en el acuerdo que impulsó el PSOE en 2017 en el Parlamento. Fueron los socialistas, con el apoyo de Podemos e IU, quienes pergeñaron aquel documento, al que se sumó el PP de forma inesperada. Ahora son los populares quienes esgrimen el consenso de aquel acuerdo contra una María Jesús Montero que en su primera etapa al frente de Hacienda no ha sido capaz de poner en marcha las negociaciones para reformar la financiación autonómica.

La segunda reclamación en materia de Hacienda entronca de forma directa con la polémica por la "intervención" que Moreno menciona también en su carta a Sánchez. El desvío presupuestario en 2018 –año de gestión socialista– ha provocado una tutela reforzada del Ministerio de Hacienda a las cuentas andaluzas. La situación va camino de repetirse en 2019, primer año de gestión íntegra del Gobierno de PP y Ciudadanos. En San Telmo achacan el "más que probable" desvío del objetivo de déficit al agujero provocado por los 537 millones del IVA de 2017, que no llegaron por el fracaso del proyecto de Presupuestos Generales del Estado elaborado por Montero el año pasado. Fuentes del Ministerio de Hacienda explican que este dinero ya no llegará, pues debía pagarse en la liquidación del sistema de financiación autonómica de 2017, que se hace efectivo en 2019.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios