Andalucía

Ruta gastronómica por los mejores paradores de Andalucía

Los Paradores de Andalucía ofrecen entornos privilegiados y opciones gastronómicas que conquistarán al viajero. Los Paradores de Andalucía ofrecen entornos privilegiados y opciones gastronómicas que conquistarán al viajero.

Los Paradores de Andalucía ofrecen entornos privilegiados y opciones gastronómicas que conquistarán al viajero.

Tras unos meses duros de confinamiento debido a la crisis sanitaria por el coronavirus nos encontramos en un momento estival donde lo que nos apetece es disfrutar y viajar, sí, pero a lugares cercanos que no nos suponga ningún riesgo para nuestra salud ni nuestros bolsillos.

A continuación proponemos una breve ruta, susceptible de ampliarse, por algunos paradores de Andalucía, ubicados en lugares que merecen la pena visitar y con una gastronomía exquisita que dará reposo y descanso a una nueva tipología de turista que disfruta de lo más cercano. ¿Te apuntas?

Detalle de la ubicación del Parador de Mazagón. Detalle de la ubicación del Parador de Mazagón.

Detalle de la ubicación del Parador de Mazagón.

Parador de Mazagón (Huelva)

Queremos playa y tranquilidad, ¿verdad? Ambos requisitos los cumple sobradamente el Parador de Mazagón, ubicado a unos 27 kilómetros de la capital onubense y dentro del propio Parque Nacional de Doñana. En él encontraremos sauna, jacuzzi, piscina, jardines, gimnasio y pistas de tenis, además de campo de golf cercano.

Frente al océano y en playas vírgenes, en medio de un frondoso bosque de pinos y cerca de la Ermita de El Rocío este parador ofrece lo mejor de la gastronomía local, con delicioso marisco y embutidos que nos ofrece la costa atlántica.

Una oferta culinaria que reúne, en suma, productos del mar y la sierra: gambas, coquinas y langostinos, sin olvidar jamones de Jabugo, lomos y patés ibéricos.

Terraza del Parador de Carmona. Terraza del Parador de Carmona.

Terraza del Parador de Carmona.

Parador de Carmona

El Parador de Carmona es una propuesta de belleza, tranquilidad, exquisita gastronomía, y hermoso paisaje. El edificio se levanta sobre las ruinas de un impresionante alcázar árabe del siglo XIV que corona el pueblo y nos ofrece una fabulosa piscina, terrazas con vistas a la campiña y un patio andaluz interior rodeado de tranquilas salas de estar.

El antiguo refectorio, reconvertido en restaurante, es uno de los más espectaculares de la red de Paradores; ofrece bonitas vistas a la piscina, además de comida tradicional donde no falta la exquisita repostería ni los platos a base de perdiz.

Sin embargo, la carta también combina deliciosos platos de cocina regional y otros de temporada. Deberemos pedir las espinacas con garbanzos al estilo de Carmona, los platos de ibericos o la verdura de la huerta, sin olvidar la pastelería local con su torta de cidra. ¡Buen provecho!

Detalle exterior del Parador de Córdoba. Detalle exterior del Parador de Córdoba.

Detalle exterior del Parador de Córdoba.

Parador de Córdoba

Haremos otra parada en la legendaria ciudad de los Califas, donde el Parador de Córdoba se erige sobre las ruinas del palacete de verano de Abderramán I, un elegante edificio con magníficas vistas a la ciudad, con piscina y rodeado por un jardín al que llaman 'Los Naranjos', donde se encuentran las palmeras más antiguas de Europa.

En su interior descubriremos estancias luminosas y espaciosas, decoradas con un gusto tan exquisito como el famosísimo salmorejo cordobés, el gazpacho blanco de almendras, o el churrasco en salsa verde, platos que se podrán probar en el restaurante.

Tampoco se perderán en el olvido las tapas de  rabo de toro, el flamenquín de cerdo ibérico o las berenjenas con miel de caña, además del pastel cordobés, un dulce a base de hojaldre y cabello de ángel.

Imagen exterior del Parador de Ronda. Imagen exterior del Parador de Ronda.

Imagen exterior del Parador de Ronda.

Parador de Ronda (Málaga)

En un lugar privilegiado, junto al emblemático Puente Nuevo de Ronda, encontraremos este maravilloso Parador, sobre la antigua Casa Consistorial. Se ubica en un impresionante enclave (en el centro de la ciudad), con vistas únicas sobre el Tajo, una hendidura de 120 metros de profundidad.

Nos podremos dar un baño y tumbarnos al sol en sus jardines con piscina y sus habitaciones por las que se vislumbran panorámicas de cine. De hecho, el entorno natural de Ronda no es menos bello que la ciudad, rodeada de espacios protegidos y de los Parques Naturales de Sierra de la Grazalema, Sierra de las Nieves y Los Alcornocales.

El Parador de Ronda cuenta, además de dos restaurantes: uno de cocina Andaluza y Mediterránea y otro denominado El Manzel de Ronda con una cocina identificada con las comarcas de Málaga, informal, para compartir y con productos tradicionales. En ambos espacios gastronómicos podremos degustar postres elaborados artesanalmente.

Detalle nocturno exterior del Parador de Cádiz. Detalle nocturno exterior del Parador de Cádiz.

Detalle nocturno exterior del Parador de Cádiz.

Parador de Cádiz

Seguimos viajando por la costa hasta adentrarnos en la espectacular ciudad de Cádiz. En ella contamos con un parador situado a unos 10 minutos andando del centro de la ciudad y a 5 minutos de la famosa playa de la Caleta.

Este hotel es una joya moderna con impresionantes vistas a la bahía. Tiene relajante spa, piscina al aire libre con vistas al mar y cuenta con salones para realizar cualquier evento.

¿Y la gastronomía? El restaurante y la tapería nos permitirán disfrutar de exquisitos manjares como la tortillita de camarones, los erizos de mar, las papas aliñadas y el surtido de fritos, el atún de almadraba, el pargo o los chicharrones.

En la cocina gaditana son imprescindibles, además, productos de alta calidad como los pescados y mariscos del Golfo de Cádiz y del Estrecho, los vinos y vinagres de Jerez, la manzanilla de Sanlúcar y la carne de ternera retinta de la Sierra de Cádiz. Un gusto para todos los sentidos.

Imagen exterior del Parador de Cazorla. Imagen exterior del Parador de Cazorla.

Imagen exterior del Parador de Cazorla.

Parador de Cazorla (Jaén)

En el corazón del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, en el paraje conocido como Sacejo, se sitúa el Parador de Cazorla, un remanso de paz en plena naturaleza. Su altitud hace que las panorámicas de laderas llenas de pinos sean inmejorables.

El hotel retoma la tradición de los típicos cortijos andaluces, algo que se apreciará desde el exterior. Su piscina, con impresionantes vistas sobre el Parque Natural, y el luminoso interior, con un salón donde disfrutar de agradables sobremesas hará de nuestra estancia un lugar realmente acogedor.

A 1.400 metros de altitud disfrutaremos de platos de caza en temporada, como el jabalí al vino tinto y los escalopines de venado a la parrilla, además de sus especialidades: tallarines con conejo y hierbabuena, lomo de venado, trucha a la serrana y gachas dulces con matalahúva.

Entrada al Parador de Granada. Entrada al Parador de Granada.

Entrada al Parador de Granada.

Parador de Granada

Pasar una noche en el recinto de La Alhambra, entre jardines y fuentes que evocan un pasado donde se mezcla lo árabe y lo cristiano, es la oportunidad perfecta que te brinda el Parador de Granada, antiguo convento construido por los Reyes Católicos sobre un palacio nazarí del que aún se conservan restos como la Al Qubba y la Sala Nazarí.

En el comedor y la terraza del restaurante podremos disfrutar de unas magníficas vistas sobre los jardines del Generalife, mientras saboreamos platos como el remojón granadino, habitas con jamón, piononos de Santa Fe o un delicioso gazpacho andaluz.

No podemos dejar de pedir platos típicos como la breua nazarí, rape en salsa mozárabe, cabrito al estilo alpujarreño o la tarta del Convento de San Francisco. Todo ello nos propiciará una experiencia inolvidable.

Terraza y piscina del Parador de Mojácar. Terraza y piscina del Parador de Mojácar.

Terraza y piscina del Parador de Mojácar.

Parador de Mojácar (Almería)

Nuestra última parada es en esta localidad almeriense. La imagen de Mojácar, con sus casas blancas colgando de la última estribación de la Sierra de Cabrera y a tan solo 20 minutos del Cabo de Gata, nos sorprenderá nada más llegar a este precioso enclave.

Al lado de las playas de la localidad, y beneficiándose de uno de los mejores climas de España, con una temperatura media de 20 grados y más de 3.000 horas de sol al año, se encuentra el Parador de Mojácar.

En el restaurante saborear exquisitos pescados del Mediterráneo, jugosos arroces de la cocina almeriense, cuajadera de sepia, gambas rojas de Garrucha, sabrosas recetas hechas con frutas y verduras almerienses con un broche final con la crema mojaquera.

En la Terraza Mar de Alborán tendremos la ocasión de disfrutar de agradables cenas al aire libre y degustar el fresco buffet de verano, con espetos de sardinas y menús temáticos. Una tentación que, sin duda, querremos repetir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios