Cinco Llagas

Usted no es una niña pequeña

  • Teresa Rodríguez ha vuelto. Después de varios meses de baja por su maternidad la jefa de Podemos hizo un enfoque apocalíptico sobre el cambio climático y la destrucción del planeta

Teresa Rodríguez intentó leerle la cartilla al presidente parafraseando a Greta Thunberg. Teresa Rodríguez intentó leerle la cartilla al presidente parafraseando a Greta Thunberg.

Teresa Rodríguez intentó leerle la cartilla al presidente parafraseando a Greta Thunberg. / JULIO MUÑOZ / EFE

Sesión de control alborotada ayer en el Parlamento. Mucha pose electoral ¡y China! Sus señorías deberían releerse el artículo 162 del reglamento de la Cámara. Las preguntas al presidente deben ser de interés general para la comunidad autónoma. Pero los portavoces de Ciudadanos y PP toman la norma por el pito de un sereno. Y montan un club de elogios mutuos en el que dedican piropos a su Gobierno, que son devueltos con requiebros por el presidente. Y encima, China como alternativa a los Cerros de Úbeda.

Teresa Rodríguez ha vuelto después de varios meses de ausencia por maternidad con su espada de fuego en perfecto estado de uso. Mantiene la jefa de Podemos su imbatible velocidad de palabra y su enfoque apocalíptico; postrotskismo en defensa del planeta. La culpa de los desastres medioambientales la tiene el capitalismo depredador, vino a decir. Moreno, que le tiene cogido el tranquillo a las exaltadas preguntas del sector Podemos de Adelante Andalucía, le replicó que para sistemas depredadores los de China o la Unión Soviética. También añadió Venezuela, aunque probablemente lo hizo por fastidiar. Consciente de la provocación, Rodríguez le recordó que se había olvidado de citar a Corea.

Teresa replicó que el modelo de China es el del PP, con bajos salarios y contaminación. Y Juanma remató con un sarcasmo acerca del neoliberalismo conservador del partido comunista chino. Sergio Romero más tarde calificó de cuento chino los falsos intentos de Pedro Sánchez de formar Gobierno cuando en realidad quería elecciones. Y Susana Díaz para pedir a Moreno que fuese al grano, le espetó que no le estaba hablando ni de China, ni de Corea, ni de Venezuela.

Además del precalentamiento electoral, hubo bastante calentamiento del planeta. El cambio climático, la sequía y las inundaciones de las últimas semanas centraron la mayoría de las preguntas. La jefa de Podemos empezó parafraseando a Greta Thunberg: "Me han robado los sueños con palabras vacías". Y se comparó con la joven activista sueca. Explicó que cuando era chica pensaba que si reciclaba ya hacía su contribución para salvar el planeta, pero ahora maldice el granito de arena que propone la Junta como fórmula medioambiental. Usted no es una niña pequeña, sino un dirigente político con responsabilidades, le dijo a Moreno después de ridiculizar su anuncio de una declaración institucional. "Ohhh, una declaración; estará temblando la peor industria contaminante".

En el fondo esta maldición suya al granito de arena es otra versión del asalto a los cielos de Pablo Iglesias, para que luego digan que no se entienden. Rodríguez hizo su inventario apocalíptico en este punto: plagas, tempestades, dengue, muertos, cementerio nuclear del Cabril, carretera de Doñana, Polo de Huelva y los fosfoyesos, refinería en la Bahía de Algeciras… para añadir que está en contra de las políticas que se han hecho en Andalucía, en España y en Europa en la materia.

Moreno hizo frente a la tormenta Teresa con la mejor compostura que pudo y mucho papel secante. Le dijo que ella no era más medioambiental que él. Y que grano a grano se componen los mares de los océanos. Añadió que está convencido del cambio climático producto de la acción del hombre y relató una serie de medidas y planes sobre energías renovables, sellos verdes, motos eléctricas y demás.

Sobre gestión del agua preguntó el portavoz de Vox, que ocupa en la capilla de Las Cinco Llagas la misma ubicación en la que estuvo al principio de la anterior legislatura la portavoz de Podemos. Rodríguez exigió que la cambiasen de sitio porque el tiro de la cámara de televisión durante sus discursos mostraba detrás al público de la tribuna, que hacía gestos de desaprobación con frecuencia. Ahora Alejandro Hernández tiene el mismo riesgo, pero no se ha percatado del inconveniente o sencillamente no le importa. Teresa le dedicó una frase despectiva al lugar que ocupa y a su ideología: "El fondo José Antonio".

Participó ayer Hernández de la distinguida sociedad de bombos mutuos del trío Moreno&Nieto&Romero y formaron un cuarteto muy cariñoso. Elogió el portavoz de Vox las explicaciones que el miércoles dio a la Cámara el vicepresidente Marín sobre las medidas para paliar los daños de los temporales, y pronunció con enorme gravedad una frase de Perogrullo: nunca llueve a gusto de todos. En su afán por agradar a su interlocutor, Moreno repitió sin pestañear lo de que nunca llueve a gusto de todos, con lo que el asunto quedó muy claro.

El presidente añadió varios tópicos como pertinaz sequía o déficit hídrico, para pasarle a continuación la pelota al Gobierno central, responsable de dos tercios de las cuencas regionales. Nadie mencionó que la sequía es cíclica en Andalucía y tenemos una agricultura intensiva que exige más agua que la que se dispone. Rodríguez había reprochado a Moreno que no hubiese Consejería de Medio Ambiente y él, atropellado por el tiempo, acertó a decir que sí la había y que su titular es "la señora Carmen", se entiende que por Carmen Crespo. Tener unidas agricultura y medio ambiente produce contradicciones y trompicones.

En el turno de juegos florales, Romero (Cs) habló de lo serio, fuerte y unido que es el Gobierno andaluz y Moreno le contestó que había estado brillante. También insinuó que estaba dispuesto a ir a los tribunales para reclamar al Gobierno central lo que debe a Andalucía. Nieto (PP) disertó sobre las virtudes de estabilidad y diálogo de su Gobierno.

Susana Díaz estuvo allí. Se quejó del deterioro de la educación pública y de que haya 30.000 funcionarios interinos. Moreno le preguntó qué había hecho durante sus años de presidencia para dejar tantos interinos. Para hacer honor a su cambio de papeles en el que todo es igual, el presidente se quejó del daño que hace a la marca Andalucía con sus críticas a la Junta. Es exactamente de lo mismo que decía ella de él en la anterior legislatura. Calcado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios