Barómetro joly

Los andaluces aprueban la salida de Chaves y quieren un cambio en el PP

  • El ex presidente logra el aprobado a su gestión durante 19 años · Griñán es bien acogido como sucesor en la Presidencia de la Junta · Cuatro de cada diez entrevistados prefieren el relevo de Arenas como candidato

Comentarios 44

El Domingo de Ramos se inició una crisis de Gobierno que llevaría al presidente de la Junta de Andalucía durante 19 años, Manuel Chaves, de camino de vuelta a Madrid para hacerse cargo de un ministerio. José Antonio Griñán, de la misma generación y responsable de la política económica del Ejecutivo autonómico los últimos cinco años, tomó el testigo por designación de su antecesor. Dos meses después de la sucesión, y tras la primera reválida de las elecciones europeas del 7 de junio, el relevo en la Presidencia de la Junta de Andalucía ha sido bien acogido. Así se desprende de la opinión de los andaluces encuestados por el Barómetro Joly elaborado por el Instituto Commentia en la semana posterior a la cita electoral europea.

Las primeras valoraciones que registra José Antonio Griñán en su condición de presidente de la Junta de Andalucía son netamente positivas. Griñán es uno de los políticos andaluces más valorados con una nota de un 5,7, levemente por encima de su predecesor en el cargo Manuel Chaves (5,4) y de su presumible rival político en 2012, Javier Arenas (4,5). La valoración de Griñán se incrementa un punto con respecto a la última registrada en el Barómetro Joly de febrero, cuando obtuvo un 4,7. En aquella ocasión, la agudeza de la crisis pasó factura a los políticos y tanto Chaves (4,7) como Arenas (4,3) suspendieron. La figura de Griñán se salva ahora de la quema.

El nuevo presidente andaluz recaba las filias de los electores socialistas casi en la misma proporción que Chaves (7,2 el primero y 7,3 el segundo) y recibe mejor nota por parte de los populares en la comparación entre los citados líderes. La preferencia de los votantes del PP por Griñán que por Chaves (4,3 frente a 3,2) puede estar fundamentada en que consideran que su candidato tendrá más posibilidades de arrebatar al PSOE la Presidencia de la Junta. Lo mismo ocurre entre los votantes de IU y los andalucistas: en ambos casos la valoración de Griñán (5,2 los primeros y 5,3 los segundos) supera a la de Chaves (4,3 y 3,9 respectivamente).

¿Pasará factura al PSOE la marcha de Chaves? A tres años vista de las elecciones, la mayoría simple de los entrevistados (42,8%) considera que el cambio de líder no tendrá influencia.

Así lo consideran tanto los que votaron en 2008 a los socialistas (45%) como a los populares (42,5%). Eso sí, entre los que consideran que tendrá efecto, los del PP se muestran más confiados de que esa influencia les será favorable y tan solo un 4% piensan que Griñán les mermará posibilidades. En las filas socialistas crece la inquietud entre un 14% que creen que el abandono de Chaves les perjudicará, mientras otro 24,3% son optimistas y estiman que, gracias al cambio, el PSOE incluso mejorará su resultado.

Influya o no, lo cierto es que se abre una nueva etapa y se cierra otra, la de Manuel Chaves al frente de la Junta durante 19 años. La labor del ex presidente en la totalidad de su mandato obtiene un 5,6, una calificación moderadamente positiva. La nota se eleva gracias al 7,5 de los que votaron a los socialistas, ya que no logra convencer de la bondad de su gestión a quienes se posicionan en la órbita de otros partidos. Las mujeres y el sector de 65 y más años guardan el mejor recuerdo del ex mandatario andaluz.

La marcha de Chaves abre el interrogante sobre la necesidad de una renovación en el principal partido de la oposición. Chaves y Arenas han rivalizado hasta en tres ocasiones por la Presidencia de la Junta (1994, 1996 y 2008) y en todas el popular salió derrotado, aunque en la última ocasión Arenas consiguió el mejor resultado de la historia para el PP en Andalucía.

Tomando en cuenta los datos recabados del total de la muestra, el 42,8% de los encuestados estiman que el PP debería presentar un candidato diferente, frente a un 36% de consultados que se mostrarían en contra y un 21% que no se definen.

Entre los votantes del PP, quienes piden que Arenas no sea el candidato del partido se sitúan en un porcentaje similar, casi cuatro de cada diez, un 39,5%. Otro 8,6% no se define y la opción mayoritaria de quienes declaran haber votado a este partido en los últimos comicios autonómicos (51,9%) muestran su apoyo a Arenas como futurible candidato. Éstos últimos, quienes defienden al actual líder en su puesto, lo hacen de una forma mucho más contundente, como demuestra que el 35,6% de votantes populares dice estar "nada de acuerdo" en que haya un cambio frente al 14,9% que dicen estar "totalmente de acuerdo" con el relevo en el PP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios