EDUCACIÓN ¿Hay colegio en Sevilla el 31 de mayo?

Contenido patrocinado por el Ayuntamiento de Sanlúcar

Una bolsa de ‘chuches’ para los ganadores

  • Los niños sanluqueños continúan la tradición de los quioscos de apuestas

Un grupo de niños participan en las tradicionales apuestas infantiles de las carreras.

Un grupo de niños participan en las tradicionales apuestas infantiles de las carreras.

Las carreras de caballos no es solo un maravilloso atractivo para las miles de personas que se agolpan en los más de seis kilómetros de playa de Sanlúcar de Barrameda, a la caída de la tarde. También son los días esperados por muchísimo niños y niñas que continúan la tradición de las apuestas juveniles de estas famosas carreras. Un hecho que se repite año tras año, a cual con más arte y gracia. Normalmente, por parejas o por grupos, crean con cartón sus propias cabinas, dignas de verdaderos diseñadores. Algunas representan monumentos de la provincia de Cádiz, otros edificios emblemáticos, otros casetas personalizadas… Se hace todo lo posible por conseguir el atractivo y el interés de los viandantes de la orilla. Una vez colocadas las ‘casetillas’, comienzan las apuestas. Pero cada una tiene la suya. Es decir, cada caseta tendrá una línea marcada frente a la misma, que será su particular meta. Esa meta efímera será quien dictamine qué caballo sea el ganador. El vencedor de la carrera completa es cuanto menos indiferente. En esta ocasión prima el paso por delante de sus casetas. Y, por supuesto, hay premios, ¡cómo no en la realización de apuestas! Regalos que van desde varios céntimos de euro hasta increíbles y deliciosas bolsas de chucherías. ¿Y si hay alguna discusión por saber el ganador? Pues se discute como niños, que son los que al fin y al cabo llegarán a ponerse de acuerdo, en ocasiones con más honestidad que los mayores. En las cabinas no falta de nada. Por supuesto, los boletos (sellados por delante o por detrás), la cajita de colores con el cambio, las libretas para apuntar y las bolsitas de chucherías. Las apuestas son de dos euros como máximo.

Si acudes a las Carreras de Caballos no puedes perderte este espectáculo infantil que supera incluso el atractivo de las propias carreras equinas. Al menos una hora antes del comienzo del espectáculo, ya estarán los ‘protagonistas’ comenzando a poner en pie sus kioskos. Puedes apostar por poco dinero y divertirte como nadie. Además de aprovechar para coger un buen sitio en la arena de la playa que, si llegas con tiempo suficiente, podrás darte un buen chapuzón para aliviar las altas temperaturas. Niños, jóvenes y adultos se amontonan tras las casetas, queriendo revisar quién gana la carrera en cuestión. Pero no hace falta molestarse. La última palabra la tiene el responsable de la cabina que hará las veces de cobrador, de juez y de presentador para cumplir su cometido en la playa.

Por su parte, la familia de los pequeños organizadores se alinean estratégicamente con varias sombrillas tras la cabina, para asegurar su ‘punto de descanso’. Las apuestas se realizan desde más de media hora antes del inicio de la primera carrera, y así sucesivamente con todas las siguientes hasta la última. En suma, una preciosa y divertida tradición que se da cita cada año en las playas de Sanlúcar en las seis sesiones de las carreras de caballos de cada mes de agosto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios