Nuevo escenario andaluz

El cambio en la Junta conlleva el cese de 718 personas entre cargos y asesores

  • A estas 718 personas que salen con el Gobierno, hay que añadir los contratos de alta dirección en 93 entes de la administración paralela, por lo que pueden sumar 1.000

El cambio en la Junta. Edificio de presidencia, palacio de San Telmo. El cambio en la Junta. Edificio de presidencia, palacio de San Telmo.

El cambio en la Junta. Edificio de presidencia, palacio de San Telmo. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 61

El cambio político en la dirección de la Junta de Andalucía conlleva el cese inmediato de 268 altos cargos de la administración y 450 eventuales, que ejercen diversas labores, como la de asesores, jefes de gabinetes, periodistas o técnicos documentación. Son 718 personas ligadas al PSOE que ocupan los puestos políticos del Gobierno andaluz, desde los consejeros a los directores generales, más un variado conjunto de profesionales cuyos puesto están vinculados a estos jefes.

Todos son personas que cesan en sus funciones en cuanto hay un nuevo Gobierno después de unas elecciones, pero, en esta ocasión, saldrán en su mayoría si se produce el cambio político en la Junta. Una alianza de Gobierno de PP, Ciudadanos y Vox pondrá fin a 36 años de administración socialista. Serán, aproximadamente el mismo número de personas, que entren si hay un nuevo Ejecutivo de coalición del bloque de derechas.

La estructura laboral del cuerpo político, la nuez, de la administración andaluza tiene varias capas, y no todas ellas se conocen, aunque el portal de la transparencia de la Junta ofrece la información básica.

Los altos cargos

En primer lugar están los altos cargos, aquellas personas que se van nombrando en cuanto haya un nuevo presidente. En estos momento, son 268, según el portal público, donde se indican los nombres y apellidos, así como sus salarios y sus declaraciones de IRPF. Es el presidente de la Junta, son los consejeros y viceconsejeros, los secretarios generales y los directores generales, a los que se suman los delegados provinciales y responsables de algunos institutos, como el de La Juventud y el de la Mujer.

Los consejeros del Consejo Consultivo tienen carácter de altos cargos, al ser nombramientos del Consejo de Gobierno, aunque con un mandato más amplio.

En este cálculo no se encuentran los vocales del consejo de administración de Canal Sur ni del Consejo Audiovisual ni de la Cámara de Cuentas, porque son personas elegidas por el Parlamento andaluz. Cuando la Cámara se constituya, sí podrán cambiar; de hecho, algunos de estos últimos han cumplido los plazos legales de permanencia.

Los eventuales

A los altos cargos, hay que sumar los eventuales, que son jefes de gabinete y asesores. Cada consejero cuenta con siete personas, pero también hay asesores en las provincias y en algunos institutos. Y el conjunto de Presidencia, incluido el gabinete de la presidenta más la Consejería homónima, tiene ahora cerca de 100 personas trabajando. Estos suman 450 personas, actualmente, en nómina.

No todas estas personas tienen que salir si se produce el cambio político, algunos son profesionales, como muchos periodistas de la Oficina del Portavoz, que llevan decenios, pero su puesto es de eventual; es decir, que cesan con el nuevo jefe y sin derecho a ninguna indemnización.

Tanto las plazas, el tipo de éstas como los sueldos también son públicos en el portal de transparencia. No así sus nombres. 

Tras este núcleo de poder, los pata negras del Gobierno por así decirlo, hay una red de fundaciones, empresas públicas y agencias que suman un total de 23.899 trabajadores, aunque la fecha de esta contabilización es de hace dos años. Es la administración paralela de la Junta. Y ahí están desde los consorcios metropolitanos de transportes hasta algunas sociedades mercantiles, como Tecno Bahía o Invercaria, que forman parte del sector público andaluz.

Estos trabajadores no están sujetos al cambio político, pero al frente de cada uno de los entes sí suele haber un responsable vinculado al Gobierno y, en otras, son personas con contratos de alta dirección.

También se encuentran en este sector algunos hospitales, las grandes agencias de las Consejerías y fundaciones. Algunas son muy conocidas, como la fundación que se dedica a la inserción de personas con problemas mentales, pero hay otras como la Fundación Pública Andaluza Rey Fahd Bin Abdulaziz, que ni la propia oposición ha logrado saber en esta legislatura qué es. Hay una Fundación Audiovisual de Andalucía, otra en universidades públicas y algunas más de gran trayectoria, como la de la Real Escuela de Arte Ecuestre.

93 entes en la administración paralela

Según la información del Ministerio de Hacienda, al que las comunidades autónomas deben informar de sus sectores, la Junta de Andalucía cuenta con 93 entes paralelos. Hay 12 agencias administrativas, 3 agencias de régimen especial (como el SAE), 19 agencias públicas, 14 consorcios, 24 sociedades mercantiles y 21 fundaciones.

Para saber cuántos cargos políticos hay en estos entes, hay que acudir a cada una de las estructuras. En la que cuelga de la Consejería de Cultura, por ejemplo, que es una agencia pública de instituciones culturales, hay dos nombramientos, pero cada una de estas personas puede contar con contratos diferentes.

Si a los altos cargos y eventuales, se suma una media de una personas por ente, el número total de personas que saldrían con el cambio político serían 718. Si fuesen dos, llegan a 998.

 

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios