Andalucía

El muerto en la cárcel de Archidona fue a una celda tras liderar un motín

  • Zoido defiende que habilitar la prisión malagueña como centro de internamiento de inmigrantes fue una solución excepcional

Juan Ignacio Zoido, ayer en el Congreso. Juan Ignacio Zoido, ayer en el Congreso.

Juan Ignacio Zoido, ayer en el Congreso. / efe

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, explicó ayer que el inmigrante Mohamed Bouderbala, que se suicidó en la cárcel de Archidona habilitada como Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE), fue confinado en su celda tras liderar un motín ese día. Zoido compareció en el Congreso, a petición de PSOE y Unidos Podemos, para informar sobre este suceso, y relató los hechos registrados en el informe policial sobre el caso del joven que fue hallado muerto en su celda el 29 de diciembre.

El documento policial que Zoido leyó ante los diputados de la Comisión de Interior señala que Bouderbala fue trasladado a un módulo, junto con otros 11 internos, al ser considerado uno de los responsables del motín. Sin embargo, no se precisa por qué no recibió atención de los responsables del centro, ni a la hora de la cena ni durante la noche, ya que según el auto judicial, el joven no salió de su celda desde las tres de la tarde, hasta que fue hallado muerto a la mañana siguiente.

El ministro dice que los CIE se mantienen para "evitar problemas de orden público"

Zoido señaló durante su intervención que los internos no cuentan con vigilancia en las habitaciones, como ocurre en el resto de CIE y apuntó que se acude en ayuda del inmigrante en el caso de que sea solicitada por él mismo a través de una llamada. Es decir, que mientras el interno está en su habitación, sólo cuenta con las cámaras de vigilancia instaladas en los pasillos del centro.

Por éstas quedó constancia de que "desde el ingreso del interno no se abrió la puerta de la habitación, ni entró nadie en la misma", declaró el ministro, para añadir que tampoco se grabó "movimiento" en el módulo. "Se descarta la participación de otras personas más allá de su decisión personal de poner fin a su vida", señala el auto del juez, que leyó Zoido ante los diputados.

Por otra parte, el ministro aseguró que los centros de internamiento no pueden desaparecer porque se precisa una inmigración ordenada "para evitar problemas de orden público" en los lugares de llegada. Zoido, que relató que las llegadas masivas de noviembre se sumaban las que se habían producido desde primeros de año, hizo hincapié en que el ingreso en los CIE lo determina un juez o un tribunal, como recoge la ley de Extranjería, y recordó que se está trabajando en un plan de mejora de los CIE con la creación de una mesa de trabajo que busca "la mejor fórmula posible", a la que ha invitado a sumarse a los grupos políticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios