Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

11M 2004-2014

Entre ETA y Al Qaeda: El 11-M y la 'teoría de la conspiración'

  • La sentencia del caso atribuyó la autoría a una célula islamista; sin embargo sigue habiendo sectores que defienden que hubo manipulación de pruebas para aupar a Zapatero.

Comentarios 14

Diez años después de los atentados islamistas que el 11 de marzo de 2004 dejaron 192 muertos y más de 1.800 heridos en Madrid sigue habiendo sectores que defienden que la masacre fue una conspiración para echar del gobierno español al Partido Popular y colocar al socialista José Luis Rodríguez Zapatero

Estos sectores –de la derecha política, mediática y social– defienden que los autores de la matanza tenían vínculos con ETA. Y que policías, dirigentes socialistas y servicios secretos habrían estado implicados en la preparación y en posteriores maniobras para impedir la investigación de la masacre, que el entonces gobierno de José María Aznar atribuyó insistentemente al grupo armado vasco. 

La insistencia del dirigente conservador generó de hecho una gran crispación política que se mantuvo durante el primer mandato de Zapatero, con el delfín de Aznar, Mariano Rajoy, al frente de la oposición. La investigación policial; el juez instructor, Juan del Olmo; y la fiscal, Olga Sánchez, siempre coincidieron en que los atentados del 11-M fueron obra de una célula islamista inspirada en la Guerra Santa y que ETA no tuvo nada que ver

La propia sentencia del juicio, celebrado en 2007, consideró acreditado que los atentados fueron obra de una célula islamista inspirada por Osama ben Laden. La hipótesis de la conspiración se basa en que hubo una manipulación de las pruebas, la más importante relacionada con el explosivo usado por los terroristas. Según la investigación, basada en el análisis de una bomba que no llegó a estallar en los trenes, se trató de Goma 2 ECO. 

Los sectores que dudan de la versión oficial sostienen, sin embargo, que el explosivo detectado fue Titadyne, la dinamita habitualmente empleada por ETA. Y señalan que la mochila con la bomba que no estalló fue cambiada por otra para conducir a la policía hacia los islamistas y descartar a ETA

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios