COMO NUESTROS PADRES | CRÍTICA

La herencia femenina

Fotograma de la cinta. Fotograma de la cinta.

Fotograma de la cinta.

La popular canción de la gran Elis Regina da título a esta comedia dramática brasileña ambientada en una familia de clase media de Sao Paulo, un nuevo retrato de empoderamiento femenino que aborda el discurso feminista contemporáneo (y sus contradicciones) desde la perspectiva (emocional) de una mujer cercana a los cuarenta, también madre, hija y trabajadora, en plena crisis tras descubrir que su verdadero padre no es quien pensaba sino un amante ocasional de su madre, ahora enferma.

La película de Bodanzky (Las mejores cosas del mundo) busca tocar muchos asuntos de manual de crisis generacional y de género, desde el matrimonio agotado a las raíces identitarias, desde la búsqueda de nuevos modelos familiares al (auto)reconocimiento en los errores, los miedos y la falta de valentía para tomar decisiones de cambio, pasando por las teorías sobre el amor libre o la reivindicación de la creación (con referencias a Casa de muñecas, de Ibsen) como catarsis para superar el trance.

Lo más interesante de este fin de dudosa tesis liberadora reside en la creación de algunos personajes satélite, sobre todo en esos dos padres (ahora separados), ella (estupenda Clarisse Abujamra) en su plácido y valiente camino hacia la muerte, él (interpretado por el legendario cantante Jorge Mautner) bandeando con ironía y desahogo sus propias fantasías de artista fracasado, bastante más estimulantes que la propia protagonista que encarna María Ribeiro, neurótica urbana entrañable que, a la postre, no deja de encarnar al mismo estereotipo burgués y cinematográfico del que su personaje intenta escapar a toda costa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios