Cofradias

Viernes de sol y mucho público en la calle

  • Las siete hermandades han cumplido puntualmente con su estación de penitencia en un espléndido día que abría La Carretería a primera hora de la tarde y que cerraba La Mortaja.

El Viernes Santo se ha convertido en los últimos años en una jornada redescubierta por los sevillanos. El buen tiempo -ha sido hasta ahora la mejor jornada en este aspecto- permitió a muchos sevillanos que se echaran a la calle para contemplar las siete cofradías que hacía su estación de penitencia a la Catedral. También se hacían visibles muchos turistas que cámara en mano no se querían perder ni un detalle de las cofradías.

Muchas comenzaron la jornada por la mañana aprovechando la entrada de las tres hermandades de capa de la Madrugada. Ya por la tarde, las emociones se fueron sucediendo en Triana, con la salida del Cachorro, y en el barrio del Arenal con la Carretería. Gustó sobremanera el canasto restaurado el paso de misterio de esta hermandad, que lució en todo su esplendor.

Mucho público se congregó por la zona de San Pablo y la Magdalena para ver a las hermandades del Cachorro y la O. El nazareno de Triana ha cumplido este año su 325 aniversario. Otro detalle de la jornada fueron las rosas rojas de la Soledad de San Buenaventura.

Las tres hermandades que cierran la jornada pusieron el broche de oro. Sobrio y sereno el discurrir de San Isidoro, al igual que el de la Mortaja. Una delicia fue contemplar a esta hermandad de vuelta entre los narajos de Doña María Coronel.

La cofradía de Montserrat volvió a lucirse en su camino de vuelta por las calles Castelar y Molviedro donde la aguardaba una multitud ávida de ver los pasos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios