Cómics

Enciclopedia monstruosa

Detalle de la portada. Detalle de la portada.

Detalle de la portada.

Sobre una imaginaria mesa de operaciones, el autor va diseccionando a estos curiosos especímenes.

Y es que Shigeru Mizuki, uno de los grandes autores de manga japonés, tuvo mucho de zoólogo, ya que queriendo olvidar sus trágicos días bélicos, volcó su vida y energía en plasmar sobre el papel historias que lo convirtieron, por méritos propios, en uno de los más reconocidos mangakas del País del Sol Naciente.

Y lo hizo con narraciones donde regresó a la temida guerra (Operación Muerte), o a narrar la vida de cierto infausto dictador (Hitler), e incluso su propia existencia, larga y llena de anécdotas (NonNonBa, Autobiografía). Pero lo que nos hace volver a hablar sobre él y su obra es la publicación por parte de Astiberri de un volumen de lo más curioso, que sirve como guía para conocer mejor, por fuera y por dentro, a esos seres fantásticos que ocuparon tantas y tantas páginas de la obra de Mizuki.

Os hablo, claro está, de los Yokai.

Tanto en 3, calle de los misterios, como en la saga de Kitaro (aún en fase de publicación por parte de la editorial, cuyo último volumen fue el séptimo), podemos apreciar la profunda relación, a base de cuentos, narraciones orales la mayoría, que ocuparon buena parte de la infancia del autor, dejándolo tan marcado el resto de su existencia que, gracias a este hecho, podemos disfrutar en estos momentos de este Dentro de los Yokais, un compendio, que con formato de guía nos va a mostrar una buena cantidad de estos monstruosos seres pertenecientes al folclore nipón. A lo largo de casi noventa fichas, vamos a detenernos en las increíbles recreaciones que Mizuki realiza de los seres y, con un corte que nos muestra ese imposible interior, desvelando el misterio de sus poderes, la mayoría malignos, destinados a hacerle la vida imposible a los humanos, en ocasiones de manera harto letal, ya que su sola visión puede causarnos un irrefrenable ataque de terror.

Así que cuidado cuando caminéis por parajes solitarios, ya que aunque una bella joven se os acerque, bajo esa frágil apariencia se puede esconder una hone-onna, cuyo plato preferido son los cadáveres que encuentra en los camposantos…

Sin embrago, en otras ocasiones, por el rabillo del ojo os percataréis de que 'alguien' os está siguiendo con poco disimulo. No temáis, ya que es más que probable que se trate de 'don Betobeto', un tipo redondito, achuchable y que es un perfecto ejemplo de esos yokais positivos.

Seres que lanzan sus ojos como ataque (hyakume), otros que con su extrema belleza congelan las almas de sus víctimas masculinas (yuki-onna), algunos que provocan insoportables picores a todos aquellos que osen perseguirlos (takekiri-danuki), muchos de ellos los podréis encontrar cerca o dentro de los ríos (kappa)…

En fin, una auténtica curiosidad visual, con la que para los que amamos la cultura y mitología nipona podremos ocupar un buen rato y, de paso, llegar a conocer mejor a estos sobrenaturales seres que tanto reflejo han tenido, y siguen teniendo (no solo como juego para los chavales), sino siendo protagonistas en películas (La gran guerra Yokai – Takashi Miike) o en las aventuras del conejo ronin más famoso de los cómics, Usagi Yojimbo, con los que se topa en su deambular en más de una ocasión.

Si no los conoces, no sabes lo que te pierdes…

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios