Cómics

La pesadilla del Murciélago

  • El Señor de la Noche se va a enfrentar a un nuevo enemigo tan inesperado como peligroso. Su propia memoria

Detalle de la portada del cómic. Detalle de la portada del cómic.

Detalle de la portada del cómic.

La batalla de Batman contra su némesis, el Joker, es eterna. El payaso psicópata ha ideado mil y una trampas en las que, como si de un ratón se tratara, introducir al defensor de Gotham.

Afortunadamente, la preparación física, y sobre todo mental, de Bruce Wayne, ha conseguido que saliera ileso de todos estos enfrentamientos. Pero, ¿qué ocurriría si en esta ocasión el enemigo fuera él mismo, y unos oscuros recuerdos que, súbitamente, le hacen plantearse su verdadera existencia?

Huido una vez más (y van) del Asilo Arkham, Batman sigue al Joker hacia un lugar que le resulta conocido, el estudio de grabación de un programa de televisión dirigido a los más pequeños de la casa, protagonizado por una marioneta cuyo nombre se reflejaba en su propio rostro, surcado por una enorme sonrisa.

El Sr. Sonrisas se dirigía a su audiencia, retándoles a juegos, compartiendo canciones… Pero la relación que al parecer tuvo con el joven Brucie traspasaba la pantalla. Una auténtica amistad se había establecido entre la marioneta y el niño.

Y justo cuando estos recuerdos regresan, Batman abre los ojos a una nueva e impactante realidad, ya que la pelea que tenía con Joker, y que se decantaba hacia su lado, se detiene y, extrañamente, lo ha transportado a otro lugar. Un lugar que conoce y ha visitado mil y una veces para comprobar que todo iba bien en su interior, pero en esta ocasión las tornas han cambiado y su status para nada es el habitual.

Allí se encontrará con un rostro conocido, el del doctor Arnell, personaje que tuvo la mala fortuna de cruzar su camino con el de Joker, tratando de comprender su locura. Y bueno, ya sabéis lo que suele ocurrirles a los incautos que intenta acceder al caos que se esconde tras la terrorífica sonrisa del payaso, ¿no?

Esos recuerdos, hasta ahora desconocidos, arrasan a Brucen, que no los identifica como suyos, hasta que una inesperada visita los hace verdaderos. O tal vez se encuentre dentro de una trampa tan perfectamente elaborada, la definitiva, de la que debe escapar de una manera u otra…

Jeff Lemire, el guionista de moda, y Andrea Sorrentino regresan una vez más como tándem artístico a Gotham para regalarnos esta historia, spin off de la miniserie Sonrisa asesina, realizada por ambos, y siembran la duda en el lector, que se plantea si lo que hasta ahora sabíamos del protagonista, Batman, ha sido real o una mentira.

Comienza la que puede ser una de las pruebas más difíciles para el protagonista que, desprotegido, solo, y dudando de su propia memoria, se encuentra inmerso en una trama con una fuerte carga psicológica que está plasmada con maestría por Sorrentino (Green Arrow, Gideon Falls), que aprovecha el gran tamaño de este formato para regalarnos unas escenas espectaculares en su composición.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios