EDUCACIÓN ¿Hay colegio en Sevilla el 31 de mayo?

Cómic

¿Quién es quién?

  • 47 cuerdas serán las diferentes pruebas que el joven protagonista de este cómic tendrá que realizar si quiere conseguir su objetivo

Detalle de la portada.

Detalle de la portada.

Una playa aparentemente desierta, y un encuentro que marcará el inicio de una extraña historia en la que el joven Ambroise, arpista, se convierte en el objetivo de un ser con mil caras, que poco a poco se va a ir introduciendo la en la vida del protagonista gracias a su condición de metamorfo, adoptando los rostros de un chico llamado Thomas, con el que el protagonista mide sus fuerzas en una galería de escalada, y al que acabará por convertir en su confesor y amigo.

Pero en la vida del tímido Ambroise aparecerá también Elisa, una atractiva joven con la que vivirá un tórrido romance, pese a las capas y capas que ésta ha de ir superando para conocer al verdadero Ambroise, del cual nosotros, lectores, también vamos a conocer secretos y el por qué de su manera de ser, sobre todo por la afición que éste tiene por el dibujo y un cuaderno que pocos han podido ver, y cuyas páginas nos acompañarán a los largo de la historia.

Pero este es tan solo el principio, ya que el verdadero leiv motiv, que da título a esta obra surge desde el momento en el que el protagonista cruza su camino con el de una reputada, famosa, cantante de ópera, Francesca Forabosco, con la que va iniciar un juego no exento de crueldad, misterio y oscuridad, en el que Ambroise se irá internando en un mundo totalmente desconocido para él, secreto, donde nadie es quien parece ser y los rostros y los cuerpos son tan solo envoltorios de carne que puede cambiar a voluntad.

Thomas, Elisa, Francesca… Rostros de un solo ser.

Mientras, en su vida 'real', tratará de reconstruir una relación dañada en el pasado con su hermana, Zahidé, así como adaptarse a su nuevo trabajo dentro de una orquesta, comenzando una relación de amistad con Charlene y Lucien, una curiosa ex pareja que le presentará al resto del conjunto musical, en que por supuesto hay también odios soterrados, como ocurre con el grupo de Los Zodiaco, que rápidamente hacen buenas migas con el chico, iniciándose una trama secundaria para averiguar quién es el misterioso 'cuervo'…

Desde que el autor de esta obra, el galo Timothé Le Boucher, desembarcó en nuestro país con su primer cómic, Esos días que desaparecen, marcó una original y personal línea con el argumento de sus historias, ya fueran relatos fantásticos u oscuros thrillers como El paciente, publicado por Nuevo Nueve. En todos, sus protagonistas guardan secretos de su pasado, y el tema de la identidad sexual siempre planea sobre ellos, aunque en estas 47 cuerdas es el que éste es más obvio, ya que la vida y los deseos de Ambroise se mueven entre esa súbita atracción, disfrazada de amistad, que siente por Thomas, la relación física con Elisa y ese pozo al que se lanza de la mano de Francesca, que va a regalarle una cuerda para su arpa si va a avanzando en las invisibles casillas del divertimento que ella le propone.

Cuando llegas al final de esta primera entrega de dos, casi cuatrocientas páginas que te agarran, atrapado en una absorbente trama, en la que Le Boucher avanza sin prisa pero sin pausa, con un estilo gráfico heredero del manga japonés pero que cada vez es más personal.

¿Cómo acabará esta historia? Sus últimas páginas nos dejan con uno de esos cliffhangers que hacen que quieras que la continuación llegue pronto a tus manos, debido al súbito e inesperado vuelco que da la trama.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios