Consumo

Cambios en las etiquetas de las bombillas: evita sustos en la factura de la luz

El nuevo etiquetado puede contribuir a la reducción de la factura de la luz.

El nuevo etiquetado puede contribuir a la reducción de la factura de la luz.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) impulsa desde el 1 de septiembre el nuevo etiquetado energético de fuentes de iluminación (en especial bombillas y lámparas). Esta entrada en vigor viene motivada por la modificación producida por la Comisión Europea para adaptar la clasificación de eficiencia energética a los nuevos métodos de ensayo sobre el consumo de estos aparatos.

Ya desde el pasado 1 de marzo, este nuevo etiquetado comenzó a aplicarse a cinco familias de productos eléctricos tanto en las tiendas físicas como en la venta por Internet, pero ha sido ahora cuando la nueva etiqueta ha entrado en vigor también para fuentes de iluminación. Como en marzo, los distribuidores dispondrán de 14 días hábiles para efectuar el cambio en los productos a la venta.

"Las decisiones de eficiencia energética del usuario en este ámbito suponen un importante ahorro en su factura".

Basándose en el Informe Sintético de Indicadores de Eficiencia Energética en España de 2020, que se elaboró con datos del 2018, el 11,75% del consumo eléctrico de los hogares se destina a iluminación, por lo que las decisiones de eficiencia energética del usuario en este ámbito suponen un importante ahorro en su factura, algo más que necesario debido a las elevadas cuotas de luz que se están abonando en territorio español desde hace escasos meses.

Además, este nuevo etiquetado elimina las clases energéticas A+, A++ y A+++, volviendo a una escala de clasificación que va de la A a la G, donde la A se asigna a los productos de menor consumo y mayor eficiencia energética, y la G a los de mayor consumo y menor eficiencia energética. De esta forma, la etiqueta mantendrá siete clases diferentes.

Otra de las novedades de estas etiquetas es la incorporarán un código QR para que el consumidor pueda acceder, a través de su Smartphone, a las características y datos específicos de cada modelo dentro de una nueva base de datos a escala europea denominada EPREL (European Product Database for Energy Labelling).

El nuevo etiquetado promoverá el desarrollo tecnológico de productos más eficientes.

¿Cuál es el objetivo del cambio de las etiquetas?

Con la modificación del etiquetado energético se pretende fomentar el desarrollo tecnológico y, a la vez, ampliar el rango de elección de productos a los consumidores en base a su eficiencia energética. Una de las causas que ha motivado este cambio deviene de que, en los últimos años, las categorías A+ y superiores se han saturado de modelos, de modo que los nuevos desarrollos tecnológicos no han encontrado un hueco para diferenciarse adecuadamente dentro de la escala de eficiencia establecida.

De esta forma, la nueva etiqueta ampliará las opciones de eficiencia energética en el mercado de fuentes luminosas y promoverá el desarrollo tecnológico de productos más eficientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios