Rugby

Un Ciencias en las antípodas

  • Al contrario que en su última aventura en División de Honor, el conjunto sevillano apuesta por fichajes de Oceanía y olvidar los proyectos amateurs

El jugador australiano Phillip Bradford, en acción. El jugador australiano Phillip Bradford, en acción.

El jugador australiano Phillip Bradford, en acción. / M. G.

Tras un par de años peleando por volver a la élite, el Ciencias retornó a la División de Honor. Y lo ha hecho con la intención de quedarse y apuntar a cotas más altas, propias de su historia, que las de firmar la permanencia sin hacer ruido. La última experiencia en la máxima categoría a nivel nacional ha servido para que el club se diera cuenta que con el amateurismo es más complicado alcanzar los retos y este verano está fichando jugadores para elevar el nivel de la plantilla. Y lo ha hecho mirando a las antípodas, tal y como refleja su quinta incorporación este verano, el talonador australiano Phillip Bradford.

El aussie, de 22 años, 1,82 metros de altura y 113 kilos de peso, proviene del Maitland NHRU y la temporada anterior estuvo en West Harbour RUFC. Ha formado parte de Australian Schoolboys (el combinado sub 20) y el club lo define como un jugador "muy móvil, duro en los contactos, fuerte físicamente tanto en melé como en juego abierto y preciso en el lanzamiento de touch".

Pero antes el Ciencias ya incorporó al pilar de origen samoano Patric Tulafasa, procedente del Karaka Rugby Football Club de Nueva Zelanda. Otro fichaje joven (21 años) para dotar al equipo de potencia, merced, a sus 1,80 metros de altura y 125 kilos, que lo convierten en un "jugador muy poderoso en las fases estáticas, dinámico y buen portador del ova"”.

Al australiano y al samoano el Ciencias también suma a un neozelandés, el apertura Tomas Hanham-Carter, de 20 años, 1,93 metros y 95 kilos de peso. Antes, el club sevillano incorporó a Ignacio Morchón, medio de melé de 20 años procedente del VRAC Quesos Entrepinares, y Pablo Herrero Picabea, que vuelve tras jugar la temporada pasada en el Kituro RC de la liga belga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios