Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

fútbol | liga santander

Piratería: La otra liga de La Liga

  • El esfuerzo de la patronal reduce en un año de un 50% a un 25% o 30% la emisión ilegal del fútbol en los establecimientos públicos

Piratería Piratería

Piratería

Como un equipo que va al ataque, la patronal de los clubes profesionales de fútbol, LaLiga, ha lanzado una ofensiva contra la piratería audiovisual en domicilios y establecimientos públicos que le ha permitido reducirla a la mitad y ha generado interés de otras ligas y deportes, como el motociclismo.

El visionado ilícito de los partidos produce cada año un lucro cesante de 269 millones de euros, según el Observatorio de la Piratería de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, que agrupa a las patronales de cine, videojuegos, editores de libros artistas y músicos. Una lucha contra la que la patronal de clubes ha asumido un papel protagonista en los últimos años.

"Como comercializadores de los derechos tenemos que ser los primeros en velar por que el contenido no se piratee. Somos los depositarios de los derechos de los clubes, máximos interesados en que tengan el mayor valor y no disminuya por la piratería", explica a Efe la responsable de proyectos estratégicos de LaLiga, Loreto Quintero.

Con este fin, la patronal emplea varios equipos que involucran a casi 150 personas: un centenar dedicadas exclusivamente a la inspección de locales públicos, otras 25 del área tecnológica centradas en detectar a los emisores de contenido pirata y trabajar para que sus portales sean bloqueados por la Justicia, y varias decenas en áreas como la jurídica, internacional o comunicación.

Los resultados de esta ofensiva son ya palpables: de la temporada 2017-18 a la 2018-19 los establecimientos públicos que ofrecían fútbol pirata en España han pasado de ser el 50 % de los que muestran el balompié (unos 48.000) al 25-30%, con el trabajo de LaLiga en un proyecto conjunto con la empresa ganadora del concurso de derechos audiovisuales, Mediapro.

En cuanto a los consumidores residenciales, los usuarios que ven fútbol de forma ilegal en España se han reducido de los 7,6 millones que estimaba LaLiga en noviembre de 2015 a 2,9 millones al cierre de la temporada pasada.

INSPECTORES EN ESTABLECIMIENTOS

El binomio que une al fútbol en directo con muchos bares y cafeterías es un fenómeno social exitoso en España: 2,6 millones de personas van cada semana a ver partidos de la Liga a establecimientos públicos y el consumo a las horas de partido aumenta un 107 % de media durante el encuentro y un 146 % cuando el árbitro pita el final del duelo, según un estudio de la consultora Nielsen.

Sin embargo, prácticamente la mitad de ellos televisaban la pasada campaña los partidos ligueros sin pagar el canal específico que Mediapro ofrece a los bares (LaLigaTV Bar). De ellos, el 70 % pone en sus televisores la señal recibida de una IPTV (señal recibida a través de internet) de un proveedor pirata, y el 30 % ofrece una señal de cliente residencial.

Son datos ofrecidos por el equipo de cien personas que LaLiga y Mediapro pusieron en marcha la temporada pasada para inspeccionar los bares, a partir de la información previa que tenían de las operadoras de televisión, y que en la campaña 2018-19 visitó 105.000 establecimientos, prácticamente el total del universo de bares que emiten fútbol en España.

"Existía una cierta sensación de impunidad", admite el responsable del proyecto antipiratería en establecimientos públicos, Jesús López, que coordina a este centenar de inspectores. Utilizando una herramienta de inteligencia artificial que combina hasta 111 variables para elegir las 4.000 rutas completadas el curso pasado, los inspectores observan, sin identificarse, si la señal del establecimiento tiene los distintivos que indican que es legal.

En caso de contenido ilícito, LaLiga se pone en contacto con el establecimiento, pidiéndole que se pase a la oferta legal o que deje de exhibirlo. También pone en marcha la ofensiva legal, que ha llevado a más de 5.000 denuncias, de las que han surgido un millar de procesos penales abiertos y las primeras condenas, con penas de cuatro meses de prisión e importantes multas.

Hasta el momento, la mayoría de los que han sido advertidos han optado por apagar el televisor, un 70 %, mientras que el 30% decidió pasarse a la oferta legal. El importe de la señal para los establecimientos es de unos 250 euros mensuales.

EL NUEVO ENEMIGO DE LOS 'HACKERS' DE LALIGA

En el territorio residencial, la patronal cuenta desde hace años con un equipo de expertos informáticos que vigilan las redes en busca de contenidos protegidos.

De este laboratorio de hackers, al que se accede dentro de las oficinas de LaLiga con la huella dactilar, surgieron herramientas como Marauder, que busca contenido protegido en webs y redes sociales; y Lumière, que analiza esas páginas para detectar el servidor, cedido al Ministerio de Cultura español y al Indecopi peruano, que protege la propiedad intelectual en ese país.

Aún habiendo conseguido un fuerte descenso de los usuarios de fútbol ilegal, los especialistas de LaLiga tienen dos nuevos enemigos: los servicios IPTV (televisión a través de internet) piratas y los sistemas de card-sharing, que utilizan tarjetas de usuario pirateadas para acceder al contenido y distribuirlo.

En la guarida de los hackers de la patronal, su nueva herramienta Blackhole muestra en grandes pantallas con gráficos de telas de araña a los proveedores piratas geolocalizados y las webs que dependen de cada uno. Tienen más de 371 proveedores de IPTV pirata localizados, que ofrecen más 5 millones de canales; y 46.718 servidores de card-sharing. Están por todo el globo.

Una vez han identificado el servidor, pueden poner en marcha la acción legal, centrada en pedir a los jueces que bloqueen las webs piratas. Esto suele tardar entre siete y ocho meses, pero recientemente un juzgado mercantil de Madrid ha abierto la puerta a bloquear direcciones en un máximo de 72 horas, tras una demanda de Telefónica. La decisión, vinculada al cierre de 44 webs, es recibida con satisfacción por la patronal, que ve en ella un paso positivo.

Lucas Vázquez celebra un gol en

el Zaragoza-Real Madrid de la

presente Copa del Rey.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios