Deportes

Un adiós con los días contados

  • El Barça envía a Begiristain y un vicepresidente a Sevilla para poner fin a la venta de Daniel · La diferencia está en un millón

La presión que está sufriendo Joan Laporta en Barcelona con la amenaza de un paso de los socios por las urnas para ratificar su gestión como presidente de la entidad culé ha aceleredo la posible marcha de Daniel Alves después de cinco temporadas y media en Nervión. Según desvelaba en la Ciudad Condal una emisora local, RAC 1, Txiki Begiristain y Marc Ingla, director deportivo y vicepresidente azulgrana, respectivamente, viajaron ayer a Sevilla para tratar de cerrar definitivamente el acuerdo de traspaso de un jugador que puede terminar de romper definitivamente el mercado a tenor de los precios que siempre ha defendido José María del Nido. Incluso éste también daba a entender ayer mismo en una entrevista en la radio oficial del Sevilla que el final de la historia está cerca y que más temprano que tarde Daniel acabará abandonando el club sevillista.

El motivo de la visita de los emisarios barceloneses al Ramón Sánchez-Pizjuán fue el aumento de la oferta del Barcelona por el lateral brasileño, una cifra que puede quedar como definitiva y que se ajusta mucho a lo que Del Nido siempre ha exigido para empezar a hablar de un traspaso. En este sentido, si ya el Barça había llegado a ofrecer hasta 30 millones de euros por el jugador, la nueva propuesta llegaría a los 31 millones más otros 2 por objetivos (el Sevilla pide 32+3) y el 30% que el Barcelona controla del pase de Fernando Navarro, lateral izquierdo del Mallorca que ya ha llegado a un acuerdo con la entidad nervionense. Bajo esos parámetros se va a cerrar el acuerdo, aunque los detalles a discutir hasta el cierre final tendrán que ver con asuntos fiscales y formas de pago, incluyendo probablemente ciertas cuestiones del fichaje de Keita también por el Barcelona.

El presidente del Sevilla explicaba la situación de Daniel y las dificultades que el club tiene ya para retenerlo, máxime cuando ya la temporada pasada rechazó una oferta estratosférica procedente del Chelsea. "Daniel tiene contrato en vigor con el Sevilla, pero sí es cierto que el Barcelona se ha interesado, a Poulsen le queda un año de contrato y a Daniel cuatro (le preguntaron también por el danés). El Sevilla ha recibido ofertas concretas por el primero, no por el segundo, por el que nos reuniremos para su renovación cuando se incorpore tras las vacaciones", comenzó diciendo el máximo mandatario sevillista, quien sí quiso dejar claro que no iba a dar todos los detalles de la negociación: "Subastar a un jugador a través de medios es un riesgo que ningún sevillista querrá y no voy a decir lo que vale, pero que se mire lo que se ha pagado por un lateral derecho en la historia del fútbol mundial. No hay que sacar los pies del tiesto, Daniel se ha puesto en el mercado nuevamente, es difícil mantenerlo en nuestra disciplina por cuestiones contractuales y mentales y la no clasificación para la Champions ha cambiado todo".

En este punto, Del Nido recordó que el Sevilla corre el riesgo de dejar pasar otro tren que en este caso sería el último. "Todos los clubes tenemos la esapada de Damocles sobre la espalda con el artículo 17 de la FIFA. Eso está ahí y ahí están los casos de jugadores. Nosotros haremos lo que mejor convenga al Sevilla Fútbol Club en este momento", comentó. Daniel no puede acogerse a esta medida por la que podría descvincularse unilateralmente -caso Webster-, porque firmó su última renovación de contrato hace aproximadamente un año y medio y el requisito fundamental para acogerse a dicho artículo es haber cumplido tres años con el mismo contrato, pero la temporada que viene se acercaría peligrosamente a esa fecha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios