Betis Energía Plus Paso a paso y récord a récord

  • El dominio del Betis Energía Plus en la liga se evidencia en las marcas logradas: invicto en casa, balance de 30-4, ascenso más tempranero y mayor diferencia con el segundo

Curro Segura dialoga con Javi Carrasco, ayudante en el Betis Energía Plus, durante un entrenamiento. Curro Segura dialoga con Javi Carrasco, ayudante en el Betis Energía Plus, durante un entrenamiento.

Curro Segura dialoga con Javi Carrasco, ayudante en el Betis Energía Plus, durante un entrenamiento. / José Ángel García

Hay muchas formas de subir, que al final es lo importante. Es lo que queda al momento, pero con el paso del tiempo hay equipos que resurgen al mantener sus marcas temporadas tras temporadas y es lo que puede pasar con este Betis Energía Plus, dominador como nadie en los últimos tiempos de una de las LEB Oro más duras de los últimos tiempos. Y es que con la veda abierta a los ascensos la competitividad creció, al menos del segundo para abajo, porque el conjunto sevillano mandó con puño de hierro.

Prueba de ello son los récords y marcas que ha instaurado esta campaña y que, seguramente, tardarán en ser igualados a batidas muchos años. Por eso a la hora de hablar del curso 2018-19 del equipo verdiblanco no sólo hay que hacerlo del qué, el ascenso, sino también del cómo: paso a paso al principio, récord a récord, después.

Invicto en San Pablo

Tras dos ejercicios en los que el aficionado al baloncesto en la ciudad solo vio derrotas, algunas vergonzantes, y de veranos en vilo por la posible liquidación del club, por fin en San Pablo se vivieron muchas alegrías. De hecho, sólo se vivieron alegrías.

Y es que el conjunto verdiblanco contó todos sus partidos en casa por victorias convirtiendo su cancha en un fortín inexpugnable en el que tomó carrerilla tras las primeras derrotas en Huesca y Pucela. En liga los números fueron para enmarcar: 17 triunfos con 85 puntos de promedio a favor y 70,9 en contra. De hecho, el plantel sevillano acabó el campeonato como el máximo anotador con 82,2 puntos de media y 73,1 encajados, siendo la sexta mejor defensa de la liga con el lastre del inicio del campeonato, cuando las piezas aún no estaban bien engranadas, y las derrotas en Palma de Mallorca y Bilbao.

No perdió en San Pablo, registró una balance de 30-4 y enlazó 18 victorias consecutivas

Ganar todos los partido en casa es algo que sólo había hecho el CAI Zaragoza de José Luis Abós en la temporada 2009-10, pero a esos 17 encuentros el Betis sumó uno más, pues ejerció de anfitrión en la Copa Princesa, que se llevó ganando al Bilbao. No perder en San Pablo fue clave en esa racha de 18 partidos seguidos, batiendo la marca de 16 que el CB Murcia del sevillano Luis Guil estableció en la 2010-11.

Tempranero Ascenso

Esa racha no le sirvió al conjunto murciano más que para meterse en la pelea por el primer puesto, pues tuvo que remar hasta el final para lograr el ascenso directo en la última jornada. Mucho antes lo logró el Betis, que firmó el primer puesto ganando al Real Canoe en la jornada 30, consiguiendo el ascenso más tempranero de la historia. En la 2011-12 el CB Canarias de Alejandro Martínez (y Richotti, Levi Rost, Sabat y Donaldson, entre otros) lo hizo en la jornada 31.

Pero los de Curro Segura no bajaron los brazos y siguieron acumulando triunfos y haciendo caer récords. La victoria en la última jornada en el Barris Nord de Lérida le permitieron acabar con un balance de 30-4, igualando el mejor de ese CB Murcia de la 2010-11 y acabar con la máxima diferencia de la historia respecto al segundo: seis triunfos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios