Força Lleida-Betis Energía Plus | Crónica No cabía un epílogo mejor

  • Un triple de Obi, a falta de 2,7 segundos, da el triunfo al Betis ante un combativo Lleida

Malmanis se gira hacia canasta ante la defensa de Kyie. Malmanis se gira hacia canasta ante la defensa de Kyie.

Malmanis se gira hacia canasta ante la defensa de Kyie. / Puertas&Enjuanes

Pensar en un mejor epílogo para este idilio entre el Betis y la LEB Oro era imposible. No cabía. Los verdiblancos cerraron con una nueva victoria, la trigésima de la temporada, su paso por la segunda categoría del baloncesto español. Lo hicieron ante un muy peleón Força Lleida, que quería brindar a su público algo que sólo cuatro equipos pueden presumir en esta temporada: haber tumbado a uno de los mejores equipos que, históricamente, han pasado por la LEB Oro. El debut de Da Silva, otra buena noticia.

Tuvo contra las cuerdas al campeón el cuadro de Jorge Serna, pero no lo remató. Y, cuando llegó el momento, ¡zas!, lo acabó pagando. No en vano, en sólo dos ocasiones se pusieron por delante los hispalenses el duelo que ponía el broche a la temporada regular en el Barris Nord. La primera fue en el minuto 12 de partido, después de que un triple de Obi adelantara a los béticos (25-26), una renta que duró lo que Djuran, un auténtico martirio para los visitantes, enchufara uno de los cinco triples (en seis intentos) que anotó en la primera mitad. La segunda, y definitiva a los postres, tuvo al mismo protagonista. El cuatro norteamericano recibió abierto después que Dani Rodríguez le doblara la pelota tras una entrada y, desde la esquina, no fallaba (84-86) y volvía a poner por delante a los suyos a falta de 2,7 segundos. Pero en esta ocasión, el lanzamiento de Djuran salió cruz y el Betis volvió a San Pablo con la victoria 30 en el casillero.

La plantilla y el 'staff' técnico celebran la victoria. La plantilla y el 'staff' técnico celebran la victoria.

La plantilla y el 'staff' técnico celebran la victoria. / RBB

La garra de este equipo es digna de elogio. Ni el verse 14 abajo (máxima renta de los locales con el 49-35), ni los triples de Djuran (acabó con 7/14) y mucho menos las bajas (del lesionado Bropleh o del cedido Lluís Costa) minaron a los de Curro Segura, que entraron en el último cuarto con una desventaja de diez puntos (68-58). Pero en el ADN de estos jugadores está el no rendirse y el no arrojar la toalla hasta el final, por lo que la batalla estaba asegurada en el parcial definitivo. Subió un peldaño la intensidad defensiva con una defensa en zona, que tan buenos resultados ha dado en muchos partidos, y Dee se encargaba de tirar del carro en la faceta ofensiva con 13 puntos y algún triple marca de la casa.

Con estos argumentos, y después de un parcial de 3-14 que cerró un 2+1 de Stainbrook, el marcador se situaba con una renta mínima para el Força Lleida (84-83) a falta de menos de un minuto para el final. Momento crítico para ambos bandos. Djuran tomó la responsabilidad en el bando local y lanzó un triple muy forzado gracias a la buena defensa visitante que se marchó rebotado en el aro, el rechace caía en manos de Feliu, y Dee, en un intento de robo, cometía la quinta personal, que conllevaba la evidente eliminación. Todo parecía cuesta arriba, con posesión para los catalanes, que podían ampliar de nuevo la brecha en el marcador, y dejar sentenciado el partido.

Sin embargo, como un calco de la última jugada, de nuevo la pelota cayó en Djuran, que volvió a fallar un triple forzado, aunque en esta ocasión la pelota caía en manos de Pablo Almazán, que pedía calma. La última posesión, con 20 segundos por delante, era para los verdiblancos. Subió la pelota Dani Rodríguez, quemó segundos, y en una entrada dobló la pelota a Obi, que a falta de 2 segundos y desde la esquina liberado anotaba el triple que volvía a poner por delante a los béticos. El resto ya es historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios