Coosur Real Betis-Real Madrid | La previa

Ante lo más difícil, crecerse o derrumbarse

  • El Betis, tras el fiasco en Manresa, recibe necesitado de una catarsis en forma de triunfo al líder Real Madrid

  • Ouattara,que sigue recuperándose, y Harrow, que recayó, serán bajas

Curro Segura da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento en San Pablo. Curro Segura da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento en San Pablo.

Curro Segura da instrucciones a sus jugadores durante un entrenamiento en San Pablo. / Betis Baloncesto

Nunca llueve a gustos de todo y en una situación delicada como por la que pasa el Coosur Real Betis, con un solo triunfo y cinco derrotas en este arranque liguero, no es la visita del Real Madrid (18:30) la ocasión perfecta para levantar el vuelo. O sí, quién sabe, aunque mucho tendrá que mejorar el conjunto de Curro Segura para hincarle al diente a uno de los dos equipos de la Liga Endesa que cuenta sus encuentros (junto al Iberostar Tenerife) por victorias.

En Manresa el equipo sevillano tocó fondo. Exceptuando precisamente los dos encuentros contra el conjunto blanco de la pasada campaña, ningún equipo lo había pasado por encima como lo hizo el sábado el de Pedro Martínez, en un choque en el que los verdiblancos exhibieron a la vez todas sus carencias: falta agresividad atrás y acierto, mucho acierto, en ataque. Porque Feldeine empieza a jugar de nuevo para aliviar sus números, cara a la galería, los pívots sigue mostrándose muy blanditos por dentro y por fuera cuesta un mundo meter un triple.

Y es que si el curso anterior el Betis fue de los mejores en el lanzamiento exterior, esta campaña, fruto entre otras cosas de cambiar ocho jugadores de un año a otro, es el peor en esa faceta con apenas un 31,1% de efectividad, a lo que se suma también un bajo porcentaje en tiros de dos puntos (51,5%). Faltan puntos, sin contar el bajísimo acierto desde la personal, en la escuadra hispalense y eso ante el Real Madrid es una condena. Sin puntos, la defensa es la otra vía para sorprender a los de Pablo Laso, pero los helipolitanos sufren en la salida a siete metros de su interior, que deja un agujero en su zona, y en la defensa perimetral, ya que los rivales apenas con mover un poco la pelota encuentran al jugador liberado.

Sin Ouattara, que sigue recuperándose, ni Harrow, que recayó de su lesión, la misión se complica más. Pablo Almazán, sin ser un tirador, sigue cumpliendo como alero, posición que debería alternar más con Feldeine u Obi para que Borg se una al equipo como una amenaza más por fuera. Va de menos a más el sueco esta temporada y debe dar un paso adelante para tirar del carro.

También debe asumir más protagonismo en ataque Campbell. Inició la reacción ante el Estudiantes y el Manresa desde el triple, pero aparece cuando el choque está perdido. Con Harrow ausente y Mike Torres que de momento no se adapta a la categoría, deberá marcarse otra minutada a poco que haya la más mínima opción en el partido, como Feldeine si le da por jugar en equipo y no ve el aro pequeño como le pasó la última jornada.

Otro que sigue a medio gas es Kay, uno de esos jugadores que habría que explotar más porque tiene capacidad para aportar mucho más en ataque. Se trata de buscar situaciones cerca de canasta para él, porque no es un ala-pívot del todo fiable desde la línea de los 6,75 metros, aunque sí tiene otras virtudes muy aprovechables.

En definitiva, se trata de hacer un partido redondo en los dos lados de la cancha y que el rival no tenga su mejor día. Incomodarlo, hacerlo sentir fuera de sitio con una defensa dura, cerrar el rebote y que no lleguen con facilidad balones por dentro a Tavares. Tapar las líneas de pese para que Thompkins, Carroll o Abalde, no martilleen la canasta desde el triple (es el conjunto con mejor porcentaje de efectividad)... Rozar la perfección, quizá en el momento más complicado. ¿Será posible?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios