Coosur Real Betis

Un pasito adelante del Coosur Betis en Madrid en la puesta a punto (68-66)

  • El Coosur Betis cae frente al conjunto de Pablo Laso en su segundo amistoso ofreciendo mejores sensaciones, aun con los problemas por dentro

  • El trío Ouattara (17 puntos), Key (21) y Campbell (16) sostuvo al equipo en ataque, junto a una buena defensa en el último cuarto

Campbell y Borg defienden a Deck.

Campbell y Borg defienden a Deck. / Real Madrid

El Coosur Real Betis cayó en su segundo amistoso ante el Real Madrid por 68-66, en un partido en el que el agujero interior hizo mella en los sevillanos aunque el grupo supo sobreponerse a ello y a la falta de los puntos de Feldeine con la aportación ofensiva de TJ Campbell y Key. Pero cuando los de Pablo Laso apretaron en el tercer cuarto el mayor físico de los blancos, esta vez de oscuro, y la falta de recursos desde el banquillo de los verdiblancos acabaron por abrir una brecha que llegó a ser de 14 puntos (58-44). No se rindió el cuadro hispalense, que de la mano de Ouattara se metió en el choque y tuvo la última posesión para incluso llevarse el duelo.

No importa en estos encuentros tanto el resultado como las sensaciones. Y la sensación es que, mejorados respecto al choque con Unicaja, a los de Curro Segura les falta para estar acoplados y funcionar como el técnico quiere. Lógico cuando los béticos presentan un equipo muy renovado esta campaña con ocho caras nuevas, aunque esta vez faltaron una referencia en ataque como Feldeine, que sigue recuperándose de su lesión, Ndoye, que aterrizó el martes en Sevilla y Harrow, que no saltó a la pista por precaución por un golpe en el último entrenamiento, aunque su pasaporte jamaicano sigue sin llegar. Con tantas bajas hizo pruebas el técnico granadino: Mike Torres y Cambell jugando juntos, Key haciendo de pívot y hasta Pablo Almazán, de cuatro. Es el momento para los experimentos, claro, aunque lo que sí evidenció este choque es que Campbell y Key serán dos claros de referentes. Y es que quizá haya un cinco titular muy definido en el Betis (Campbell, Feldeine, Ouattara, Key y Ndoye) y será clave en la temporada cómo funcionen los recambios del banquillo.

Ouattara encara a Garuba. Ouattara encara a Garuba.

Ouattara encara a Garuba. / Real Madrid

Empezó bien el Betis, dinámico en ataque y duro en defensa, aunque se nota que falta todavía coger el punto de forma como demostró Niang fallando dos cómodos tiros bajo el aro. Pese a todo, con Campbell al mando, el cuadro andaluz se mantuvo por delante en el marcador (12-15) hasta el final de los primeros 10 minutos, cuando Segura pidió tiempo muerto para preparar un último ataque con 15-18 y poco más de tres segundos por delante, la acción acabó en pérdida sin avanzar el reloj y Llull empató el choque sobre la bocina con una de sus típicas mandarinas. Detalles que en un partido oficial no se pueden dar.

Sin Feldeine, fue Ouattara quien de inició quiso ser la referencia, pero desacertado dejó el testigo a Key y Campbell, mucho más regulares y seleccionando mejor sus lanzamientos. Notó el equipo ofensivamente a salida del base, ya que Mike Torres es menos anotador y sobre el parqué tenía menos alternativas. El dominicano debe brillar máscon un anotador a su lado al que buscar. Ouattara inició el segundo acto con tres tiros seguidos fallados y se fue al banquillo. Probó Segura entonces con la dupla de directores de juego en pista, con Campbell como escolta , pero un parcial 12-3 del Real Madrid con Taylor y el canterano Vukcevic muy activos amenazó con abrir brecha (30-21). Campbell y Key acudieron al rescate, mientras Pablo Almazán sufría ante Randolph como ala-pívot improvisado, Magassa padeciendo a Carroll y el interior australiano tratando de frenar a Tavares como pívot. Un rompecabezas. Aun así, un triple del aussie dejó el choque en 39-38 al descanso.

Mike Torres, en acción. Mike Torres, en acción.

Mike Torres, en acción. / Real Madrid

Tras el paso por los vestuarios el Real Madrid aceleró, adueñándose de la pintura, capturando varios rebotes ofensivos que le daban segundas oportunidades. Subieron los de Laso la intensidad atrás y el Betis se frenó en ataque (ocho puntos sólo en el tercer acto) con Obi muy fallón, Pablo Almazán tirando de lejos en vez de aprovechar su físico para hacerse un espacio más cerca de canasta y sin apenas presencia interior, ante un rival que pareció en un primer momento no sufrir la pérdida de Tavares por un esguince de tobillo. No jugó más el caboverdiano, como Randolph en todo el segundo tiempo. El duelo parecía decidido antes de entrar en el último periodo (58-46).

Pero nunca ha sido el Coosur Betis de Curro Segura un conjunto que baje los brazos. Lo han entendido también los nuevos muy pronto y con un equipo sobre el parqué más ofensivo el cuadro andaluz aceleró. Ouattara dejó el perímetro para aprovechar su fuerza y anotar desde más cerca y Campbell frenaba a Llull, Alocén y al base que se le pusiera por delante. Entre los dos firmaron un 0-8 para acercar al Betis en el marcador desde el 58-44, máxima renta blanca, hasta el 61-56 obra de Niang, más cómodo ante jóvenes como Vukcevic o Garuba. El senegalés fue el único que anotó en el último cuarto fuera del trío Ouattara-Key-Campbell. Le dio la vuelta al marcador el conjunto verdiblanco (64-65) y con 68-66 tuvo Ouattara un triple solo desde una esquina que no tocó el aro. Falló Taylor y tuvo el último ataque el Betis con 68-66. En un amistoso, hubo todo o nada y Campbell, en una mala situación se jugó un triple sin suerte ni fe para poner fin a un partido (el AVE de vuelta esperaba) en el que el equipo verdiblanco dio mejores sensaciones, aunque queda aún trabajo por delante.

Pablo Almazán pugna con Garuba por el balón. Pablo Almazán pugna con Garuba por el balón.

Pablo Almazán pugna con Garuba por el balón. / Real Madrid

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios