Los nuestros | Alberto González, maestro de 'jiu jitsu'

El perfecto equilibrio entre cuerpo y mente

Alberto González. Alberto González.

Alberto González. / M.G.

Alberto González (02/05/84) es una de esas personas que siempre ha estado ligada a un deporte, en concreto las artes marciales, y que no ha dejado de luchar por su pasión a pesar de que ésta no fuera tan comprendida o extendida a nivel popular.Durante toda su vida ha estado practicando artes marciales, desde kárate a kick-boxing, pasando por el kung-fu, pero lo que realmente ha acabado marcando su vida de verdad es el jiu jitsu brasileño.

Sin nadie en su familia que le inculcase algo por el estilo, a Alberto le llamó la atención y mientras lo compaginaba con su trabajo (era militar) entrenaba y competía con esmero para llegar a ser alguien grande en el futuro. Y así fue pues después de viajar a un Europeo de jiu jitsu sin kimono, un cazatalentos lo llamó para acudir a los Emiratos Árabes a un programa nacional en el que se especializó en la profesionalización de esta práctica, ya que allí es considerado como deporte nacional y se enseña a gran parte de la población, al igual que se retrasmite por diversos medios de comunicación.

Al volver, se decidió a crear una academia cuyo nombre es Sutemi Academy junto a su mujer, su gran apoyo cotidiano en cuanto al jiu jitsu se refiere, y su socio, Enrique Marín, más conocido como Wasabi, el primer español en competir en la UFC y también uno de sus grandes pilares.

"El respeto a tus compañeros, que son los que te ayudan en el día a día, es clave, pero también lo es el respeto a tus rivales"

Hoy en día, a sus 35 años, Alberto no se pone limitaciones a excepción de su edad, que sabe que le hará parar antes o después, aunque su intención es no dejar nunca de competir porque ama lo que hace.

Ahora su pasión son sus alumnos y demostrar que este deporte cada día puede llegar a más gente. “Ya muchas veces me alegro más por los triunfos de mis alumnos que por los míos propios, que los tengo más asimilados”, asegura.

Después de ponerse múltiples objetivos, Alberto ha ido viendo cómo con esfuerzo y sacrificio ha podido acabar llegando a ellos e insta a todo el mundo a no decaer en sus propósitos.

En cuanto a los valores que aporta a los más jóvenes el jiu jitsu, lo tiene claro, pues la disciplina que te otorga un deporte de éstas características es siempre saber respetar tanto al compañero, como al rival. “El respeto a tus compañeros, que son los que te ayudan en el día a día, es clave, pero también el respeto al rival, que es el que permite que haya competición y que pueda haber alguien que gane”.

Alberto no se arrepiente de nada en su vida, solamente le queda la espinita de saber qué habría pasado con su carrera deportiva si en vez de nacer en España lo hubiera hecho, por ejemplo, en un país como Estados Unidos, que apoya este deporte en todos los ámbitos.

Ahora, muy cerca de entrar en las diez primeras posiciones del ranking mundial, su objetivo es más ambicioso y se plantea llegar a estar entre los cinco mejores, algo que, a buen seguro, podrá conseguir ya que ha demostrado un gran equilibrio entre su mentalidad y su cuerpo, algo clave en este deporte tan singular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios